Innovación y ahorro, dos prioridades para la farmacia hospitalaria

Hoy finalizan en La Granja de San Ildefonso (Segovia) las IV Jornadas de Gestión aplicada a la Farmacia Hospitalaria, que tienen como objetivo analizar la adaptación de los servicios de farmacia de los hospitales españoles a los tiempos de cambio e innovación que ha traído consigo la crisis económica que vive nuestro país.

Esta situación está afectando a los servicios de farmacia con recortes presupuestarios que obligan a realizar cambios, reasignar funciones dentro del equipo e intensificar el esfuerzo para conseguir los objetivos planteados.La Dra. María Sanjurjo, jefe del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y uno de los miembros del Comité Científico de estas Jornadas, explica que «en nuestro hospital, del año 2007 al 2010 se ha incrementado en un 42% la actividad del servicio de farmacia, pero contamos con los mismos recursos humanos». Debido a la crisis, esta situación es similar en muchos otros hospitales lo que está obligando a los farmacéuticos de hospital a innovar y adaptarse a los tiempos de cambio. Hay que buscar la rentabilidad, por ello la especialista de Madrid señala que «en el Hospital Gregorio Marañón por cada euro invertido en farmacia hospitalaria hemos ahorrado 5 euros en gasto farmacéutico, midiendo sólo la eficiencia, pero no la seguridad de los medicamentos, que es otro parámetro importante». Este significativo ahorro ha sido posible entre otras cosas gracias a la implantación de nuevas tecnologías como la puesta en marcha «del proyecto Ipharma, que supone innovar a través de la aplicación de nuevas tecnologías para mejorar la rentabilidad. Estas herramientas están relacionadas con la calidad y la seguridad a la hora de dispensar los medicamentos», matiza la Dra. Sanjurjo.

 

Error cero

El presupuesto que manejan los farmacéuticos de hospital es muy importante. Del total del gasto en medicamentos, un 35% se invierte en los hospitales. De este porcentaje, el 15% está destinado a los pacientes ingresados, un 20% a pacientes ambulatorios y más de un 50% a la dispensación de medicamentos para pacientes que no están ingresados pero que requieren medicación para patologías tales como hepatitis, VIH, etc. Gestionar estos presupuestos de manera eficaz es fundamental. La importancia de la crisis económica ha obligado a innovar a los servicios de farmacia hospitalaria, «creando modelos de trabajo que supongan un menor coste pero que sigan garantizando la eficacia, la seguridad y un sistema sostenible de trabajo», explica el Dr. José Luis Poveda, presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y miembro del Comité Científico de estas Jornadas. «El objetivo es conseguir que a la hora de prescribir y dispensar los medicamentos se produzca error cero». Las nuevas tecnologías están ayudando mucho mediante la implantación de «la receta electrónica o el control en la preparación de los medicamentos. De todos los pacientes ingresados en un hospital el 4% tienen algún efecto adverso ligado a los medicamentos y de ellos el 1% están relacionados con un error en la medicación», lo que traducido en número de pacientes supone una cantidad significativa, explica el Dr. Poveda.

 

IV Jornadas

Durante las IV Jornadas se están abordando todas las novedades que durante los últimos años se han producido en el funcionamiento de los servicios de farmacia, proporcionando una serie de pautas a seguir para la adaptación y actualización de los servicios.

El coordinador de estas IV Jornadas de Gestión aplicada a la Farmacia Hospitalaria es el Dr. Joaquín Giráldez, director del Servicio de Farmacia Hospitalaria de la Clínica Universidad de Navarra. Son miembros del mismo, el Dr. José Luis Poveda; la Dra. M.ª Antonia Mangues, directora del Servicio de Farmacia del Hospital Sant Pau de Barcelona; la Dra. María Sanjurjo, y la Dra. Ana Herranz Alonso, miembro del Servicio de Farmacia Hospitalaria del Hospital General Universitario Gregorio Marañón.

Destacados

Lo más leído