• Home

  • Tendencias

  • Entrevistas

  • Susana Gregorio Mazo: «Con la pandemia se ha visto que las farmacias pueden hacer mucho, pero que se les está dejando hacer bastante poco»

Susana Gregorio
Susana Gregorio Mazo

Entrevistamos a Susana Gregorio Mazo, Farmacéutica comunitaria en Calahorra (La Rioja).

− ¿Cómo surgió la decisión de ser farmacéutica?

− Ya hace muchos años, porque pronto voy a cumplir 50, pero recuerdo que antes no teníamos la misma información que ahora. Haciendo memoria, me gustaba mucho la química y otras ciencias como medicina. La idea fue combinarlo con farmacia, una carrera que tenía muchas salidas profesionales diferentes. En realidad, en mi familia no había ningún farmacéutico. No tenía referencias.

− Por un lado, es farmacéutica adjunta, y por el otro, formadora en Farmacia. ¿Cuándo y por qué decidió trabajar en el ámbito de la docencia?

− Más que formadora, doy charlas de formación de manera eventual. Esto surgió porque, aparte de Farmacia, hace unos años hice una diplomatura en salud pública y tuve que hacer un trabajo final de grado (TFG). Como tema elegí los probióticos, de los que entonces no se hablaba mucho, y acabé especializándome. Además, también pertenezco a dos sociedades científicas: ASPROFA, que es la asociación de los profesionales de farmacia, y la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC). En ambas sociedades existen grupos de trabajo y se preparan cursos online, charlas de formación, y de ahí los laboratorios te van conociendo, surgen congresos, te llaman por si quieres colaborar... Esta es la parte complementaria al trabajo de farmacéutica adjunta. Siempre estoy haciendo algo en mi tiempo libre.

− ¿Qué áreas de farmacia le interesan más?

− Cuando trabajas en farmacia tienes que saber un poco de todo, aunque formarse en todo es imposible. En una farmacia cada uno del equipo se puede especializar en un área distinta. A mí el tema que más me gusta es la nutrición, de cara el público o, incluso, en la formación dentro de la propia farmacia. Aun así, estoy abierta a nuevas propuestas y siempre acepto. Por ejemplo, me llaman para participar en cursos o charlas. En mi caso, no me costó nada encontrar trabajo. Nunca he estado sin trabajar. Afortunadamente, en nuestra profesión no hay paro. Sí que es verdad que me hubiera gustado tocar otras áreas, y por eso cuando me llaman para hacerme propuestas de colaboración nunca doy un «no» por respuesta. Me permite salir un poco de lo que llevo haciendo toda mi vida, aunque eso no significa que no me guste.

− ¿Qué gran cambio quiere ver en el sector farmacéutico de España?

− Los farmacéuticos llevamos mucho tiempo pidiendo a la Administración que se nos tenga más en cuenta en la Sanidad. Con la pandemia se ha visto que las farmacias pueden hacer mucho, pero que se les está dejando hacer bastante poco. Me gustaría que se nos tuviera más en cuenta. En la sociedad el farmacéutico está muy bien considerado, pero la Administración y el Gobierno nos siguen viendo como «tenderos», y esta imagen, que para nada tiene que ver con la realidad, es la que a mí y a mis compañeros no nos gusta que nos den.

− ¿Qué consejo daría a futuros estudiantes de Farmacia?

− Ahora tengo el caso de mi hija, que va a empezar Bachillerato y le gustaría hacer medicina, farmacia u otras parecidas. Si estudias farmacia tienes un montón de áreas para tocar y hay que tener muy claro que, de todas las opciones que te ofrece la carrera, al final te dedicas a una en especial. Si quieres algo, lucha por ello.

Otras noticias destacadas

Destacados

Lo más leído