• Home

  • crisis económica

crisis económica

La fórmula

La farmacia media española alcanzó la cima económica en el año 2009. Después de un titubeante 2010, soportó el descalabro del bienio trágico, para acabar tocando suelo. Y en ese suelo está y las perspectivas inmediatas son que en ese suelo permanezca.

El futuro de la farmacia

El futuro de la farmacia

El Farmacéutico cumple 30 años (¡felicidades!) y me solicita que mi colaboración trate el tema del futuro de la farmacia, es decir, si la farmacia tiene futuro y cuál. La primera reflexión que se me ocurre va en contra del pesimismo generalizado. En 2007 empezó un ciclo devastador que ha destruido empleo, empresas, ha borrado del mapa financiero cajas de ahorro que parecían muy sólidas y ha endeudado al Estado español de modo espectacular. Se ha revisado el cálculo de las pensiones, obviamente a la baja, los funcionarios y millones de trabajadores han perdido no sólo poder adquisitivo sino salario real, y se ha reducido el número de funcionarios. España ha estado al borde de la bancarrota y del impago, con la prima de riesgo por las nubes e intervenida de facto como resultado de las cuantiosas ayudas al sector financiero.

Menú brotes verdes

El fin de semana pasado comimos con unos amigos en un pequeño restaurante del barrio de Gracia de Barcelona. Un restaurante sencillo de ambiente familiar, un restaurante de menú, pero de menú de verdad, de esos en los que aún puedes comer un plato de verdura como los de casa.

Economía, estúpido

El mercado de los medicamentos dispensados en las oficinas de farmacia españolas está decreciendo en unidades y en facturación. Creo que esa es una buena descripción de la situación actual del sector.

FEDIFAR considera agotada la vía del recorte en farmacia

La Federación Española de la Distribución Farmacéutica (FEDIFAR) considera agotada la vía de recorte del gasto en medicamentos para sostener el Sistema Nacional de Salud (SNS). Así lo ha manifestado en un comunicado tras la publicación de las cifras del gasto farmacéutico de 2011, publicadas el pasado 20 de enero por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La bajada del 8,78% en la factura significa, en opinión de FEDIFAR, un nuevo golpe en la línea de flotación de las empresas del sector. Más aún cuando las empresas todavía arrastran los recortes de 2010 y el número de recetas sigue aumentando, con lo que FEDIFAR considera que hay camino que recorrer en el uso racional del medicamento y pide a las autoridades sanitarias que no abunden en recortes de la factura pública de medicamentos que se venden en farmacia.

El paso cambiado

Durante más de medio siglo la farmacia española ha conocido muchas crisis, de hecho ha vivido en una crisis permanente, pero ha mantenido unos puntos de referencia que le concedían estabilidad y cohesión: facturación y beneficios crecientes, aumento del valor de la cifra de traspaso, unión de la propiedad con la titularidad, titulación universitaria, aceptación de que las farmacias son establecimientos sanitarios, limitación en función del número de habitantes y de las distancias, fortaleza colegial, exclusividad en la dispensación de todos los medicamentos. Ese ha sido el marco en el que se ha insertado la farmacia española hasta identificar ese modelo con el modelo natural, poco menos que el mejor y el único posible. Ha habido muchos ataques y controversias, pero en 2011 el modelo sigue intacto, salvo en un aspecto crucial: la rentabilidad de las farmacias. Los retrasos en el pago de la factura farmacéutica por parte de unas administraciones autonómicas en grave situación financiera, los recortes en el precio de los medicamentos y sus márgenes, la dispensación por principio activo y de la especialidad más barata, el aumento de los costes de explotación combinado con una disminución de los ingresos están conduciendo al modelo a una progresiva implosión de efectos imprevisibles.

Calma tensa

Una calma tensa como las que anteceden a la tormenta perfecta se detecta en el ambiente de este final de año. La sociedad española está expectante ante la llegada del paquete de medidas anticrisis con el que seguramente se inaugurará esta legislatura y, aunque el sector haya soportado ya diversos recortes, nada indica que esta vez tampoco vaya a salir indemne. No se trata simplemente de hacer predicciones sobre la dureza de las medidas y de dejarlo todo a la suerte. Debería evitarse a toda costa la parálisis atenazadora frente al desastre que se intuye, y aunque no tener un plan preparado con el suficiente tiempo y decisión es un grave problema, sólo existe una opción: ponerse manos a la obra.

  • 1
  • 2
Lo más leído