Los múltiples casos de corrupción han sensibilizado a la sociedad sobre esa necesidad, ya no para evitar lo que es reprobable a todas luces, sino porque no acepta que las medidas que se aplican ni se expliquen ni se pase cuentas de los resultados obtenidos.
La política del medicamento en España ha tenido un objetivo claro, algunas veces parece que único. Rebajar su precio. Una política que se está llevando a unos extremos que pueden poner en peligro un sector que genera riqueza y puestos de trabajo. Una política que ha confundido el uso racional de los medicamentos con el recorte indiscriminado de precios de un producto de altísimo valor añadido y una modificación del copago sin tener en cuenta suficientemente el valor pedagógico que una medida como ésta debería tener.
En este escenario, que podemos calificar como de alta sensibilidad, sorprende que los resultados de una medida como la de las subastas de medicamentos implantadas en la Comunidad Autónoma de Andalucía no se expliquen con transparencia. Después de infructuosas búsquedas no nos ha sido posible encontrar los resultados de la medida y si éstos existen en qué y cómo se aplican.
Estamos convencidos de que no es positivo dudar sistemáticamente, y no lo hacemos, del objetivo de las medidas de las administraciones, pero nos parece injustificable que los datos objetivos de los resultados de las mismas no sean expuestos y explicados con la claridad que se merece la sociedad y específicamente el sector afectado. ¿Cuánto suma anualmente el ahorro que aporta la medida a las cuentas públicas y en qué partidas se aplica?

Destacados

Lo más leído