¿Podrá un diurético ayudarnos a respirar?

IntroducciónLa furosemida es un diurético de alto techo utilizado para tratar el edema causado por hipertensión pulmonar que actúa a nivel de la rama descendente del asa de Henle aumentando la excreción de electrolitos (Na,K,Cl…).

¿Podrá un diurético ayudarnos a respirar?
¿Podrá un diurético ayudarnos a respirar?

Este principio activo fue sintetizado por primera vez en el año 1964, por lo que estamos hablando de un fármaco con un largo recorrido, pero la pregunta que nos hacemos en este caso es si un diurético será capaz de ayudarnos a respirar.

Como diurético, lo más común es encontrarlo comercializado en comprimidos de 40 mg, aunque la posología varía según pacientes pudiendo ir desde los 20 hasta los 80 mg/día; sin embargo, las dosis de mantenimiento van de los 20 hasta los 40 mg/día.

En cuanto a las reacciones adversas, las más características de este grupo de fármacos son las alteraciones electrolíticas: deshidratación, hiponatremia, hipopotasemia, aumento del volumen de orina…

Según estudios recientes, el uso de furosemida nebulizada, a dosis inferiores que en las utilizadas como diurético en pacientes con diversas patologías respiratorias, como pueden ser la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o el asma bronquial parece ser que ayuda a mejorar el pronóstico de la enfermedad y la calidad de vida de los pacientes.

Destacamos también la ausencia de reacciones adversas en todos los estudios consultados.

Metodología
Para esta revisión bibliográfica hemos utilizado dos buscadores de artículos como son PUBMED y DIALNET.

Para el primero hemos acotado las búsquedas a «free full text» y a los últimos 5 años utilizando como palabras clave «furosemide» y «furosemide and COPT». Encontramos un total de 7 artículos relacionados con nuestra búsqueda.

Mientras que para el buscador DIALNET la búsqueda ha sido acotada a las siguientes características: «free full text», últimos 10 años y como palabras clave en este caso hemos utilizado «furosemide» y «furosemide and asthma». En este buscador hemos encontrado un artículo.

También hemos utilizado la web de la Agencia Española del Medicamento para conocer más a fondo las características físico-químicas de este principio activo.
(http://www.aemps.gob.es/)

Resultados y discusión
Nos hemos basado en dos artículos los cuales vamos a desarrollar a continuación:

El estudio I habla de una serie de casos de pacientes terminales de cáncer a los cuales se les administra una dosis de furosemida nebulizada para el tratamiento de la disnea. Los 2 primeros pacientes con cáncer de pulmón responden favorablemente al tratamiento, mejorando su disnea y aumentando el % de saturación de oxígeno, mejorando considerablemente su calidad de vida aunque lo más destacable es la ausencia total de reacciones adversas al tratamiento. En el caso del tercer paciente no podemos destacar nada, ya que falleció al poco tiempo debido al cáncer de colon.

Estudio I

tabla 1

Estudio II
En el segundo estudio se realiza una comparativa en un total de cuarenta pacientes con una insuficiencia respiratoria sobre los efectos de la administración de salbutamol versus la administración de salbutamol+furosemida.

Como se puede apreciar en el gráfico, los pacientes a los cuales se les administra sólo salbutamol, presentan un flujo máximo de aire espirado menor que a los pacientes que se les administra salbutamol y furosemida de forma conjunta.

En los resultados podemos apreciar las ventajas de la administración de los 2 fármacos conjuntamente, ya que aumenta de manera considerable el flujo espiratorio máximo.

Destacamos de nuevo la ausencia de reacciones adversas en los pacientes a los que se les administra los 2 fármacos de manera conjunta.

figura

Conclusiones
La inhalación a dosis únicas de entre 20 y 40 mg de furosemida favorece la broncodilatación y mejora la disnea.

A estas dosis, la absorción vía inhalatoria favorece la broncodilatación en lugar de la diuresis.
Algunos indicios apuntan que la furosemida actúa suprimiendo las fibras C pulmonares en el epitelio bronquial y estimulas los mecanoreceptores de las vías respiratorias.

Y una de las conclusiones más evidentes e importantes es que en ninguno de los casos la furosemida provocó reacciones adversas en los pacientes.

Bibliografía
• Kamal AH, Maguire JM, Wheeler JL, Currow DC, Abernethy AP. Dyspnea Review for the Palliative Care Professional: Treatment Goals and Therapeutic Options. Journal of Palliative Medicine. 2012;15(1):106-114.
• Kian-Chung Ong, Ai-Ching Kor, Wai-Fung Chong, Arul Earnest, and Yee-Tang Wang. "Effects of Inhaled Furosemide on Exertional Dyspnea in Chronic Obstructive Pulmonary Disease ,American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, Vol. 169, No. 9 (2004), pp. 1.028-1.033.
• Quiñones Pérez A, Alvarez Jiménez P, García Sánchez MJ, Ferrer Frías MdM. Furosemida nebulizada como tratamiento en urgencias de la disnea en pacientes con cáncer terminal. Emergencias: Revista de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias 2011; 23(3): 208-210.
• Inokuchi R, Aoki A, Aoki Y, Yahagi N. Effectiveness of inhaled furosemide for acute asthma exacerbation: a meta-analysis. CriticalCare. 2014; 18(6): 621.

Destacados

Lo más leído