La Federación Española de Estudiantes de Farmacia

Cuando me encargaron escribir este artículo de presentación sobre la Federación Española de Estudiantes de Farmacia (FEEF), me sentí a la vez honrado y preocupado.

Juan Cordero Vicente

Claro está, a uno siempre le hace ilusión que le pidan un artículo sobre un organismo por el que ha trabajado tanto tiempo, pero plasmar ese sentimiento en unas pocas páginas es complicado. Por ello, he decidido orientar este artículo a una presentación superficial, añadiendo unas breves pinceladas históricas para dar al lector una visión general de qué es la Federación, qué hace y por qué lo hace.

La FEEF es una federación laica, sin ánimo de lucro, sin intencionalidad política y basada en los mecanismos de funcionamiento democrático. Como federación, sus miembros son asociaciones de estudiantes de Farmacia de diferentes facultades españolas.

A lo largo del tiempo, son muchas las asociaciones que han pertenecido a la FEEF. Algunas de ellas se han vuelto inactivas y han perdido su condición de socio de pleno derecho, aunque aún persisten en el recuerdo de la Federación.

FEEFEn la actualidad, la FEEF está constituida por seis asociaciones de Farmacia de distintas universidades españolas, a saber, las de Alcalá de Henares (AELFA), Barcelona (AEF-UB), Granada (AGEF), Salamanca (ASEF), Santiago de Compostela (AEFUSC) y Valencia (AVEF), y trabaja activamente en la adhesión de nuevos miembros. Puede obtenerse más información en nuestras webs (http://feef.portalfarma.com y http://www.feef.es) o a través del correo electrónico de contacto de la Federación (feefcontacto@gmail.com).

Los orígenes

Pero hagamos un poco de memoria para encuadrar correctamente esas asociaciones en su marco histórico concreto. Allá por el año 1989 (el 1 de diciembre se cumplieron 21 años) se reunieron en La Laguna (Tenerife) un grupo de estudiantes provenientes de las facultades de Farmacia de La Laguna, Valencia, Sevilla, Alcalá de Henares y Granada, con un objetivo común: crear una federación de asociaciones de estudiantes de Farmacia, creando así la semilla de la que cuatro meses después, el 1 de mayo de 1990, surgiría la FEEF, bajo la presidencia de don Ignacio M.ª Navarro Muros.

Su nacimiento surge de la necesidad de intercomunicación entre las diferentes asociaciones existentes por todo el Estado, a fin de lograr objetivos que de forma independiente resultaba más difícil alcanzar y de compartir recursos y actividades de interés común para el estudiantado de Farmacia de distintas facultades.

INTERFARMA-06-SEVILLAUno de sus primeros proyectos conjuntos fue el intercambio de información sobre la normativización homogénea de las prácticas tuteladas en la licenciatura (algo que antes de 1992 aproximadamente no se incluía en los planes de estudio, y que empezó a regularse tras la publicación de los RD 1667/89 y 1464/90, entre otros). La FEEF participó activamente, a través de sus miembros, en la planificación de los futuros cambios del plan de estudios, no sólo a nivel de universidades, sino también manteniendo reuniones con la Conferencia Nacional de Decanos de Farmacia, ministerios, colegios oficiales de farmacéuticos, el Congreso de los Diputados, el Parlamento Europeo e incluso la industria (esto último debido a una moratoria de la directiva europea que permitía la posibilidad de realizar las prácticas tuteladas en laboratorios farmacéuticos en tanto no se regulara en España la obligatoriedad de realizarlas en oficinas de farmacia u hospitales).

Los siguientes años de trabajo de la Federación fueron muy intensos, con frecuentes apariciones en prensa, fuese por el tema de las prácticas tuteladas, por los cambios en los planes de estudio allá por el año 95 o por las modificaciones en las leyes de ordenación farmacéutica. Hay que destacar que las delegaciones de estudiantes –organismos de obligada existencia en las facultades, que estaban formados por la representación estudiantil de la titulación– de las diferentes facultades de Farmacia del país no tenían apenas interrelación, y no existía una sectorial (asociación de delegaciones) de Farmacia. De ahí que el único organismo de ámbito nacional con fines parecidos, la FEEF, se encargase de esa labor (luego, hacia 1996, se crearía la Delegación de Alumnos de Farmacia de España, proyecto que en 1999 se abandonó, y quedó reducido a una página web colgada en la red por un antiguo delegado de Salamanca); y lo sigue haciendo hoy, aunque a otro nivel.

En la actualidad

Desde principios de los años noventa hasta ahora, la representación estudiantil a todos los niveles ha desarrollado un continuo proceso de refuerzo e institucionalización. Era necesario. En comparación con otros países, nuestra organización era inexistente (como ejemplo, las recientes manifestaciones estudiantiles que han tenido lugar en Francia han sido promovidas por la UNEF, organismo estudiantil con 110 años de historia). Ahora los propios estudiantes se organizan entre sí a través de sus delegaciones, consejos de estudiantes, sectoriales –en breve se espera que el Consejo de Estado apruebe el tan esperado Estatuto del Estudiante, que incluye la creación del Consejo de Estudiantes del Estado– para compartir propuestas y resolver problemáticas que les afectan.

A nivel de Farmacia, la FEEF mantiene el espíritu de unión que motivó su creación, colaborando con los órganos de representación en sus acciones en pro de los estudiantes como herramienta nacional, y supliendo otras carencias de los planes de estudio actuales.

El sector farmacéutico es muy extenso y complejo, ya que cambia constantemente, y las salidas de un titulado son tan amplias que ningún catálogo publicado las abarca todas. Por eso es importante ofrecer la posibilidad a los estudiantes de conocer otras visiones más allá de la oficina de farmacia, la farmacia hospitalaria o la investigación. Nuestros miembros llevan más de veinte años organizando charlas, conferencias, excursiones, encuentros; en resumen, actividades culturales de interés para los estudiantes de Farmacia de las respectivas facultades, y encuentros nacionales, internacionales e intercambios con otros países a través de la Federación; actividades que por motivos de tiempo y organización no tienen cabida en un plan de estudios reglado.

Federación Internacional

Pero la FEEF no es sólo una federación con presencia activa en el Estado español. Como organismo estudiantil nacional, forma parte de las asociaciones europea y mundial de estudiantes de Farmacia, la EPSA y la IPSF, respectivamente, con las que colabora estrechamente.

Desde 1992, la FEEF es miembro de pleno derecho de la International Pharmaceutical Students' Federation (IPSF), organismo mundial que une a las organizaciones de estudiantes de Farmacia de distintos países alrededor del mundo fundado en 1949 (un año después que la OMS), siendo la primera organización estudiantil de ámbito mundial de la historia.

IPSFLa IPSF representa en la actualidad alrededor de 400.000 estudiantes de Farmacia, en más de 70 países del mundo, repartidos por los cinco continentes. Está centrada en el fomento y promoción de los intereses de los estudiantes de Farmacia mediante el contacto y la cooperación internacional con los otros miembros de su misma profesión. Las actividades de la IPSF ofrecen a los miembros de la Federación la oportunidad de mirar más allá de sus fronteras interiores, conociendo, trabajando y comparando ideas con colegas de todo el mundo.

Una de sus actividades estrella es el SEP (Students Exchange Programme), un programa que llevan a cabo las federaciones nacionales de estudiantes de Farmacia coordinado por la IPSF. El programa consiste en la inmersión en la cultura de otro país miembro de la IPSF mediante un puesto de prácticas en un hospital, una oficina de farmacia, un departamento de la universidad de acogida o una empresa relacionada con el mundo de la Farmacia, siendo el lugar de trabajo una elección del estudiante, y teniendo una duración de 1 a 3 meses. El programa tiene lugar durante todo el año, pero es especialmente en los meses de verano cuando la mayoría de los estudiantes deciden viajar. Las asociaciones participantes conceden a los estudiantes acogidos alojamiento, un puesto de trabajo en prácticas y manutención, costeándose los participantes el transporte y un seguro.

Cada año 600 estudiantes de los países miembros se acogen al programa, en 60 países participantes, entre los que se encuentran desde la mayoría de los países europeos a lugares tan exóticos como pueden ser Nepal, Turquía, Tailandia o Ghana.

Aparte de este programa, la IPSF desarrolla otros proyectos, entre los que destacan actividades de cooperación internacional, ayuda humanitaria, campañas informativas a nivel global y colaboraciones con organismos como la Federación Internacional de Farmacéuticos (FIP) o la OMS.

La Asamblea General de la IPSF se reúne anualmente en un congreso de 10 días, que se celebra en un país (y generalmente un continente) distinto cada año. El congreso proporciona un fórum internacional para revisar y discutir temas que puedan hacer que avance la Federación y, con ella, los estudiantes de Farmacia de todo el mundo. También es una oportunidad ideal para mejorar las relaciones entre países, organizaciones estudiantiles y estudiantes en general.

Asociación Europea

Por otra parte, la FEEF es asimismo miembro de pleno derecho de la European Pharmaceutical Students' Association (EPSA), que es una asociación de estudiantes que representa a más de 120.000 estudiantes de Farmacia en 32 países europeos. La misión de esta asociación es el fomento de la cooperación entre estudiantes europeos, permitiendo así que compartan intereses comunes y contrasten opiniones.

EPSALa EPSA surgió como organización con un fin concreto: estudiar la posible unificación de los estudios de Farmacia a nivel europeo, antes incluso de que los gobiernos de los distintos países estudiaran la cuestión.

En la primavera de 1978, la Association Nationale des Étudiants en Pharmacie de France invitó a un grupo de estudiantes de distintos países europeos a su congreso anual, que se celebró en Nancy, Francia. (No es de extrañar: las asociaciones europeas nos llevan décadas de historia de ventaja. ¡Holanda casi un siglo!). La intención era hacer una comparación de los estudios de Farmacia dentro de la ya formada Comunidad Europea (CE) y debatir sobre los procedimientos a seguir para que los títulos fuesen equivalentes en toda la CE (¡esto sí que es adelantarse a Bolonia!). En las reuniones que tuvieron lugar se hizo evidente que los resultados no se obtendrían a corto plazo, y que habría que esperar. Los participantes coincidieron, pues, en la necesidad de celebrar reuniones regulares para seguir debatiendo sobre este tema. Para ello solicitaron a la IPSF la creación de un subcomité europeo, que finalmente se estableció en el 29º Congreso de la IPSF, en Edimburgo.

En 1982, el subcomité se transformó en una organización independiente tomando el nombre de European Pharmaceutical Students Committee. El principal objetivo seguía siendo la obtención de la equivalencia entre los distintos títulos europeos. El asunto, aunque planteado desde distintos ángulos y perspectivas, presentaba un obstáculo que parecía insuperable: la diferencia de asignaturas que se impartían en los distintos países.

Objetivos vigentes

Este obstáculo, que precisaba la actuación conjunta de los gobiernos de los distintos países, motivó que la EPSA replanteara su plan de acción (que, tras una actualización en 1998 en la asamblea celebrada en Alcalá de Henares, sigue en vigencia hoy), resumido en cuatro puntos principales:

• Mantener, a través de Internet, un contacto y un intercambio de informaciones permanentes entre los estudiantes de Farmacia europeos.

• Desarrollar un programa que fomente el desplazamiento de estudiantes europeos que les permita realizar prácticas o labores de investigación fuera de sus países de origen.

• Tratar de obtener un consenso entre los estudiantes de Farmacia europeos sobre los temas que presenten relevancia para su formación y/o interés profesional.

• Organizar y desarrollar actividades que permitan al estudiante europeo encontrar un perfil profesional adecuado.

Uno de los principales logros de estas organizaciones es que todas sus acciones y actividades están desarrolladas única y exclusivamente por estudiantes, al margen de las colaboraciones externas que en cada momento se precisan. En la actualidad, la formación académica es importante, pero no es lo único. El mercado laboral actual busca egresados con iniciativa, creatividad, capacidad de liderazgo, y ésas son competencias (tan de moda ahora) que no se obtienen de los libros, pero sí durante la etapa universitaria. Que un estudiante pueda decir en una entrevista de trabajo «yo organicé, con algunos compañeros, una charla, un curso, un congreso nacional o quizá internacional», o «yo representé a mis compañeros estudiantes en un congreso mundial» o, incluso «yo, antes de terminar la carrera, estuve un mes de prácticas en Japón, para ver el funcionamiento del sistema sanitario fuera de España» son hechos que marcan la diferencia, no sólo a nivel profesional, sino también a nivel personal.

A día de hoy, tanto los objetivos de la IPSF y la EPSA como los de la FEEF siguen vigentes. Se han resuelto muchos problemas y ayudado a enfocar otros, pero la labor continúa. La constante entrada de estudiantes a la vida universitaria y su salida al mundo laboral hace preciso una renovación continua de miembros. Durante veinte años, la Federación ha logrado salvar ese escollo y mantenerse activa, pero el testigo debe cambiar continuamente de manos. Estimado lector, ¿estás dispuesto a recogerlo?

Destacados

Lo más leído