El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular que se caracteriza por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal y que va acompañada de síntomas oculares, en la que la inestabilidad e hiperosmolaridad de la superficie ocular, la inflamación y daño de la superficie ocular, y las anomalías neurosensoriales desempeñan papeles etiológicos. En definitiva, se trata de un síndrome provocado por la pérdida de agua de la película lagrimal (que lubrica y alimenta al ojo) que origina molestias y llega a afectar a la agudeza visual. La causa puede ser la disminución de producción de lágrima y/o el aumento de evaporación en la película lagrimal.

El síndrome del ojo seco es en la actualidad el primer motivo de consulta al oftalmólogo. Afecta a un 15-30% de la población y va en aumento debido al estilo de vida actual, ya que el esfuerzo visual que comporta el uso de ordenadores, dispositivos móviles, horas de televisión, conducir, leer, entre otros, incrementa el trabajo ocular y obliga a disminuir el parpadeo, por lo que la lágrima se evapora más

Consejos para el síndrome del ojo seco

¡Aquí encontrarás los mejores consejos para el síndrome del ojo seco! Te lo presentamos en formato PDF para descargar e imprimir, y también en bloques de imágenes para compartir en redes sociales o donde tú quieras.   

Fuente: María José Alonso Osorio, farmacéutica comunitaria y especialista en Farmacia Galénica e Industrial.

Otras noticias destacadas

Destacados

Lo más leído