Publicidad

banner-profaes

Publicidad

banner-ontex-mascarillas

¿Atención farmacéutica o gestión empresarial?

Tengo muchos amigos farmacéuticos que son firmes partidarios de la atención farmacéutica. Algunos trabajan o colaboran en la universidad, y todos coinciden en que la farmacia comunitaria precisa un cambio estructural, definir la carrera profesional y ofrecer una cartera de servicios que ponga el acento en la atención farmacéutica.
Para ellos no hay otra salida que convertir las farmacias en centros de salud, en establecimientos sanitarios desligados de las presiones comerciales. Cuando les escucho, me doy cuenta de que no les faltan razones: está claro que la comercialización de las farmacias nos aleja de nuestra función sanitaria y dificulta que seamos vistos como profesionales sanitarios, con todo lo que esto conlleva. Mis amigos partidarios de la atención farmacéutica son emprendedores, luchadores, están bien formados y constituyen una de las avanzadillas de la profesión. Tienen claros sus objetivos, aunque menos claro está cómo llevar adelante el proyecto, cómo hacer que la práctica totalidad de los farmacéuticos se apunten a esa opción profesional, que supondría cambios importantes, desde los planes de estudio a la remuneración que reciben los farmacéuticos comunitarios.

Tengo también muchos amigos con oficina de farmacia que están al borde del ataque de nervios, agobiados por los impagos, los decretos, la reducción de márgenes, el aumento de costes, el descenso de la facturación, la desvalorización de las farmacias, los problemas fiscales, administrativos y laborales. Estos amigos no quieren ni oír hablar de la atención farmacéutica, la consideran un proyecto idealista y romántico que todavía aumentará más los costes sin obtener beneficios que justifiquen la inversión, y se declaran agobiados por la gestión de las compras y la organización empresarial de su farmacia. Querrían más libertad, ampliar la gama de productos que pueden venderse en las farmacias, poder agruparse, liberalizar parcialmente el sector, formar cadenas, liberarse de una legislación que creen que les asfixia y que terminará ahogándolos. Recriminan a los colegios una actitud conservadora, y a la Administración que continúe castigando un sector que ya está para pocas alegrías, pues lo cierto es que, en términos empresariales, hay demasiados puntos de venta y su rentabilidad es escasa. Estos amigos me dicen que quieren ser empresarios que adquieren y despachan medicamentos y ofrecen servicios sanitarios a la población, pero que necesitan mayor libertad comercial y un enfoque empresarial para sacar adelante el establecimiento del que viven.

Escucho a unos y otros, comprendo sus razones y su angustia y llego a una única conclusión: no hay una receta válida para todos, el sector es demasiado complejo y heterogéneo para que puedan adoptarse medidas al gusto de todos. Los intereses de los farmacéuticos no son siempre coincidentes, incluso difieren y se oponen muchas veces. La excelencia comercial y empresarial no lo solucionará todo, pero servirá para que muchos farmacéuticos salgan adelante. La atención farmacéutica es una opción imprescindible, pero no es «la opción», la única, la que deba imponerse. Terminaron los tiempos de la aparente uniformidad de las farmacias, y el gremialismo ha sido reemplazado por un escenario cambiante en el que cada farmacéutico ha de encontrar su opción sin imponerla a los demás.

Deseo a mis amigos lo mejor: que los partidarios de la atención farmacéutica la desarrollen, que los empresarios encuentren menos obstáculos y más facilidades. Los dos grupos son necesarios y lo ideal sería encontrar un punto intermedio.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.