El Juicio de París

Se conoce como el Juicio de París una controvertida degustación que puso en el mapa los vinos del nuevo mundo. Hasta el 24 de mayo de 1976 existían dos tipos de vinos en el mundo: los franceses y el resto. No se concebía que ningún vino pudiera estar por encima, ni siquiera al mismo nivel, que los vinos franceses. Ni los vinos europeos, ni mucho menos los del Nuevo Mundo (Estados Unidos, Sudamérica, Australia...).

Pep Bransuela

Pep Bransuela

Farmacéutico y enólogo

Interesados en dar a conocer la calidad de los vinos de California, Steven Spurrier y su socia Patricia Gallagher decidieron hacer una cata de vinos un tanto especial. Enviaron invitaciones a nueve personalidades del mundo del vino y la gastronomía francesa para hacer una cata de vino de California a ciegas. En la invitación nunca se mencionó que también se probarían los principales vinos franceses de la época. Cuando llegó el día de la cata decidieron desvelar que la cata consistiría en un enfrentamiento de los mejores vinos de Francia contra Chardonnays y Cabernets de California.
Durante la cata, los jueces no dejaron de comentar sus sensaciones, con grandes comentarios que acabarían pasando a la historia. Un juez dijo en voz alta: «Este vino es la magnificiencia de Francia», y era un Cabernet Sauvignon de Napa Valley. Otro dijo: «Éste es definitivamente un Californiano, no tiene nariz», y era nada más ni nada menos que uno de los mejores vinos de Francia, el Batard-Montrachet del 73.
El resultado fue una arrolladora victoria de los vinos californianos tanto en el apartado de blancos como en el de tintos. Supuso un cambio en el establishment de la época y permitió que otras regiones que no fuesen las francesas brillaran más allá del cliché de calidad y prestigio que habían envuelto únicamente a los vinos franceses.

zinfandelThe big top Zinfandel 2012
Precio: 11 €
Graduación: 13,5º
California
Este vino tiene unos aromas intensos a granos de pimienta acabados de partir y un intenso predominio de las moras y frambuesas maduras, obteniendo un contraste entre las especias y la robustidad de las frutas rojas. En boca es intenso y picante con fuertes aromas retronasales a bayas rojas maduras y especias. Es un vino largo que deja una agradable sensación en el paladar y un posgusto anisado y balsámico. Perfecto para tomar una buena hamburguesa completa o unos buenos guisos con carne roja o salchichas en salsa.

Destacados

Lo más leído