Publicidad

banner-lainco


Ya viene el sol

Marcos

Marcos ha muerto. Lo que temía desde hace unos meses ha sucedido. Ya no me acompañará tarde alguna en la farmacia, cuando a pasos cada vez más cortos se dirigía a veces a por sus medicinas, otras tantas a conversar y muchas más a protegerme, porque, según decía, eran horas propias para que algún raterillo pudiera entrar a robarme. Pocas personas como él saben lo que cuesta ganar dinero, un montañés que llegó al sur con lo puesto, con apenas diez años, que dormía en el soberado del bar en el que trabajaba, y que se labró una vida digna para él, para María, su mujer, y para sus hijos, a los que pudo librar de la dureza de sus inicios ofreciéndoles el porvenir que cada cual quiso darse.

Marcos no era un cliente de toda la vida en la farmacia. Lo fue, no hace tantos años, después de que a María, su esposa, la librásemos por dos veces de unos gravísimos problemas producidos por los medicamentos que utilizaba: el primero, una bradicardia severa por la que su corazón latía apenas a 35 pulsaciones por minuto, y el segundo, un alargamiento del intervalo QT del electrocardiograma producido por la asociación de un mal antidepresivo y sus medicamentos para prevenir un nuevo infarto como el que había sufrido años atrás. Esta segunda intervención, causada, a diferencia de la primera, por una mala praxis, me costó el único problema que tuve alguna vez con otro profesional de la salud, mi aparición involuntaria en la portada de su revista colegial y la amenaza de una denuncia por intromisión que nunca llegó a producirse, porque no sólo carecía de sustento, sino que además podría haberse vuelto en contra del presunto denunciante. Aquella situación tan surrealista puso a Marcos y a María entre la espada y la pared a la hora de elegir, y decidieron abandonar a aquel profesional y que yo los acompañase hasta ahora en la vida de las personas que toman medicamentos.

Marcos ha muerto y con él he perdido a una persona que supo darme muchos consejos, porque, inteligente como era y tan en el mundo como sólo puede estar quien luchó tanto en la vida, era consciente de mi aversión a poner los pies en el suelo, empecinado en una quimera como la de que los farmacéuticos ocupásemos otro lugar en el ámbito de la salud. Nunca perdió cualquier oportunidad para tratar de que pusiera los pies en la tierra, y eso que mi caminar entre las nubes le había salvado la vida a su esposa en dos ocasiones.

Con su fallecimiento también he perdido la oportunidad de contar una buena historia, ahora que mi vida giró hacia otra ficción, la literaria. Porque la suya es la historia de una generación, la que nació durante la Guerra Civil o en los años posteriores, que pasó hambre, que luchó en silencio, que abrió caminos apretando los dientes y trabajando desde que el sol salía hasta que el último cliente abandonaba las tabernas, en zigzag, a gatas o a rastras. La generación de los padres de quienes ya sobrepasamos la cincuentena y a la que tantos de nosotros le podemos poner rostro.

Marcos ha muerto, pero su recuerdo permanecerá imborrable cada día que pase por su cafetería camino de la farmacia o de regreso. Lo veré allí, tras la barra, vendiendo pan recién hecho traído del pueblo de los panaderos, sobaos pasiegos o quesadas de su Cantabria amada que cada martes llegaban directamente de su tierra en un viaje de nostalgia. Pasaré junto a su establecimiento y recordaré su pelo cano, sus gafas doradas, su andar encorvado por los años y, sobre todo, que es gracias a gente como Marcos por la que hoy tenemos otro país. Ojalá, por la memoria de él, y de tantos como él, no lo echemos a perder.

 

Valorar este artículo
(4 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.