Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-vilardell


Fitoterapia

Áloe del Cabo (Aloe ferox)

Bajo el nombre de Aloe se conoce un género de plantas de la familia de las Asphodelaceae que comprende más de 500 especies vegetales que crecen, dependiendo de la variedad, en distintas regiones del mundo, especialmente en África (es famoso el que crece en las provincias de El Cabo, en Sudáfrica) y América.

Se trata de plantas suculentas y la mayoría de las especies forman una roseta de hojas grandes, gruesas y carnosas que salen de un tallo generalmente corto, aunque en algunas especies puede ser largo e incluso ramificado. Las hojas son generalmente lanceoladas, con borde espinoso, y acabadas en un ápice afilado. El color de las hojas varía del verde grisáceo al verde brillante y en algunos áloes las hojas pueden tener rayas de distinto color o estar moteadas. Las flores tubulares nacen de un tallo simple o ramificado, sin hojas y se agrupan en inflorescencias cuyo color puede variar en distintas tonalidades que van del amarillo al rojo. Se reproducen por polinización cruzada pero también se pueden multiplicar por semillas o plantando sus retoños.

Desde la antigüedad
Las antiguas civilizaciones de China, India, Egipto, Asiria, Grecia o Roma, ya conocían y utilizaban el áloe con diversos fines medicinales y cosméticos. El áloe se cita en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, y consta en el Evangelio que fue utilizado en los ritos de embalsamamiento de Jesús: «Y vino también Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras. Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos con especias, como es costumbre sepultar entre los judíos» (San Juan 19, 39-40).
El comercio del áloe fue muy extendido por los árabes y su uso se ve reflejado a lo largo de la historia. Por su interés, Paracelso lo incluyó en la primera edición de su libro Botánica oculta (1529)1. Desde entonces y hasta nuestros días el áloe ha sido ampliamente utilizado tanto en medicina tradicional («casera»), como en uso terapéutico formando parte de la formulación de diversos medicamentos y productos para el cuidado de la piel e incluso, por su agradable aroma, en perfumería. En medicina casera, el acíbar del áloe solía ingerirse envolviendo una pequeña cantidad en miga de pan para disimular su sabor amargo.

En la actualidad
En la actualidad, las dos especies de áloe más utilizadas son el Aloe ferox Miller, que se cultiva en diversas partes de África, y el Aloe barbadensis Miller (sinónimo A.vera L), que es originario de Barbados y se cultiva principalmente en América.
De ambas especies se obtienen dos tipos de productos distintos: el zumo o acíbar y el gel de áloe utilizado principalmente como protector y antiinflamatorio de piel y mucosas.

Zumo de áloe del Cabo (Aloe ferox Miller)
El nombre Aloe se considera que deriva del árabe alloeh, que viene a significar sustancia amarga, mientras que ferox se refiere a la agresividad de sus bordes espinosos. Aunque se conoce como áloe del Cabo, tiene una amplia distribución geográfica, que se extiende a más de 1.000 kilómetros al sur de Cabo Occidental.
El zumo o látex, conocido como acíbar, se obtiene por incisión de las hojas y procede de la zona pericíclica de las hojas. Este zumo, una vez desecado, resulta en una masa amorfa, translúcida u opaca de color pardo amarillento o verdoso. Entre sus componentes principales destacan los derivados hidroxiantracénicos, las10-C-heterósidos aloínas A y B (15-30%) y 5-hidroxialoína A, y los 10-C-11-O-heterósidos aloinósidos A y B. También contiene cromonas y flavonoides. El zumo (jugo o látex) no debe confundirse con el gel, que corresponde únicamente a la fracción mucilaginosa del parénquima o pulpa de las hojas frescas y cuyo uso principal es el tópico. El zumo de áloe tiene una acción laxante, cuya intensidad depende de la dosis. Su efecto se debe a que, tras su administración oral, la flora intestinal del colon transforma los derivados hidroxiantracénicos en aloe-emodín antrona, que actúa específicamente sobre las terminaciones nerviosas de la mucosa intestinal, modificando la motilidad del intestino grueso al estimular el peristaltismo y estimulando al propio tiempo la secreción mucosa y de líquido hacia la luz intestinal mientras que inhibe la reabsorción de agua y electrolitos en el intestino grueso, lo que humecta y fluidifica las heces.
Por otra parte, el zumo del áloe, obtenido a partir de la cutícula externa, la capa mucilaginosa y el parénquima interno, contiene (además de cierta cantidad de antraquinonas) monosacáridos y polisacáridos, entre los que destacan la glucosa y la manosa, como monosacáridos, y el acemanano y la celulosa como polisacáridos. Estas fibras solubles, al unirse con el agua, forman soluciones viscosas con acción lubricante y protectora del intestino.
Debido a estos efectos, el zumo del aloe contribuye a la regulación del tránsito intestinal en caso de estreñimiento y también en aquellas situaciones en las que se necesita una evacuación fácil con heces blandas (como en caso de fisuras anales, hemorroides, después de intervenciones quirúrgicas en la zona ano-rectal, etc.)
La monografía de la EMA (Agencia Europea del medicamento) recomienda como posología, para mayores de 12 años, cantidades equivalentes a 10-30 mg de derivados hidroxiantracénicos, calculados como aloína, una vez al día, por la noche. Sin embargo, también indica que la dosis debe adaptarse de forma individual y que la más adecuada será la dosis mínima que produzca una defecación cómoda.
En personas sensibles pueden presentarse efectos indeseables como espasmos y dolor abdominal, lo que puede paliarse combinando el áloe con plantas de acción antiespasmódicas como la manzanilla u otras plantas carminativas.

 

1Botánica oculta-Las plantas mágicas, Paracelso, Editorial Humanitas, Barcelona, España (1994).

 

Valorar este artículo
(0 votos)
María José Alonso Osorio

Farmacéutica comunitaria y especialista en Farmacia Galénica e Industrial

Más en esta categoría: Fitoterapia en pediatría »

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Incluso a los que nos gusta presumir de cierto inconformismo, a los que ya nos está bien pisar con tiento algún callo de vez en cuando, incluso a esos traviesos, nos ataca la añ ...

«Soy consciente de lo importante que es la investigación en mi vida docente, ya que ese enriquecimiento que me proporciona lo transmito en la clase.» Celia Sánchez Ramos em ...

A pesar de que los avances de la medicina y la ciencia han contribuido enormemente a curar las enfermedades y a defendernos de los agentes externos patógenos con nuevos y mejores medicamentos ...

La farmacia comunitaria es un terreno liderado principalmente por farmacéuticas, y además los usuarios más habituales también son mujeres. Este hecho hace que las consult ...

La nueva realidad económica y social que nos ha traído el coronavirus no deja mucho margen de acción desde el punto de vista del marketing y la gestión del retail

«¿Qué le pasa a mi bebé en las mejillas?», «¿Por qué cuando sale del baño la piel se le enciende?», «¿Es posible que yo ...

Tema 2. Nutrición en las diferentes etapas de la mujer

Pablo García Vivanco*, Ana Rodríguez Sampedro**,
Cursos

Desde el nacimiento, la mujer va pasando por diferentes etapas y situaciones fisiológicas, en las que sus requerimientos nutricionales y energéticos van variando. El embarazo, la lacta ...

Una vez dejamos atrás la campaña de la renta 2019, llega el momento de reflexionar sobre las novedades y posibles consecuencias de la inagotable voracidad informativa de nuestra Agenci ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

«Había semillas terribles en el planeta del Principito... Eran las semillas de baobabs. La tierra del planeta estaba infestada. Y de un baobab, si tomamos medidas demasiado tarde, no po ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Son tiempos extraños estos de la pandemia. Con una atención primaria a punto de reventar, de colapso, de desorganización, de falta de medios, no son pocas las voces farmac&eacut ...

Leo en la revista Hoyesarte un artículo sobre Oliver Sacks firmado por el farmacéutico Pepe González Núñez, y me quedo enganchada. Un neurólogo, di ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.