Publicidad

banner-lainco
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2935

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2932

Santas palabras

  • 13 Marzo 2015
  • Rafael Borrás

En farmacia los consejos con más pegada los tiene secuestrados la televisión. Es como una condena. Hasta hace unos años, el farmacéutico podía envolver la dispensación de un fármaco con argumentos científicos y contrastados sin que el paciente los cuestionara. Pero de un tiempo a esta parte batallamos contra un fantasma inasible que se manifiesta por boca del mismo paciente. A mitad de camino de tu mano al estante y de elaborar un comentario adjunto, escuchamos desde el otro lado del mostrador las santas palabras: «Mire usted, mejor deme lo que sale en la tele». Cinco años de carrera a tomar viento.

Comparado con la tele, no ha habido en la historia de la Humanidad ningún emperador, profeta, oligarca o sultán que poseyera ni por asomo el mismo poder de manipulación. Solo Internet podría quizá disputarle el laurel, si bien como triturador de cerebros todavía es un segunda división entre la clientela clásica de una farmacia de calle.
Igual que los bolcheviques conquistaron el Palacio de Invierno, la televisión ha colonizado la capacidad crítica de los ciudadanos y, con ello, su libre albedrío. Abocados a la conexión diaria con la pantalla de plasma, casi siempre en la reunión familiar alrededor de la mesa, celebramos la liturgia doméstica de la fumigación del juicio propio, de la amputación intelectual, para así seguir atrapados en la telaraña del pensamiento clónico.
Entre el anuncio del último prodigio de la industria automovilística y el de la mejor opción para que tu olor corporal no diezme al pasaje de un ascensor, aparecerá en pantalla el de un protagonista sólo levemente descalabrado –nada grave: estornudos, piernas cansadas, jaquecas, a lo sumo una contusión– en un entorno reconocible: hogareño o callejero o laboral, no importa. Manejando frases con su punto de retórica hueca, el sufrido personaje encontrará la solución inmediata a sus molestias con un fármaco que a los boticarios nos suena a viejo amigo. Porque nunca es rutilante novedad, sino uno que ya ha sido amortizado vía financiación. Tampoco es obstáculo que su precio duplique o triplique el de otros con formulaciones actualizadas incluidos en el sistema público. O lo que el mismo fármaco costaba antes de exhibirse en la tele. O sea, lo de siempre. O sea, el humo de la publicidad. Que tampoco es, dicen los expertos, para que a nadie se le salten los plomos de la conciencia.
Sé que no descubro nada, las maniobras televisivas con medicamentos vienen de lejos. Pero el subsuelo de este fenómeno ha tomado nuevas derivas con el descomunal abaratamiento de las presentaciones financiadas, con el todo a cien entregado desde una bata blanca en la que cuelga una placa con un título universitario. La de un profesional que, encima, ha dedicado bastantes minutos a dispensar cada receta electrónica. Ante tal panorama, los laboratorios tiran de pragmatismo, y para compensar que en algunas referencias no se comen una rosca, previo retoque de calculadora solicitan la vitola de publicitario en fármacos de su vademécum con antigua y reconocida inserción en el mercado. Con una campaña bien planeada los beneficios suelen estar garantizados, pese al coste feroz de cada segundo de publicidad.
«Deme usted lo que sale en la tele», y los números vuelven a cuadrar. En resumen, la legendaria tentación gatopardesca de aliarse con el disfraz para sobrevivir.

Valorar este artículo
(2 votos)

Rafael Borrás

Doctor en Farmacia. Expresidente del COF de Valencia. Miembro de AEFLA

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.