Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas


Ya viene el sol

El qué y el cómo

Debatir sobre el futuro de una profesión siempre es sano, enriquecedor. Escuchar puntos de vista diferentes, teorías o propuestas que uno no había llegado a formularse, permite pensar entre muchos, lo cual suele ser por lo general bastante más positivo que hacerlo solo. Los grandes problemas que atentan contra la productividad del debate, que lo pueden hacer estéril o incluso desgraciado, suelen ser dos: la actitud de los que debaten y el diagnóstico del problema, que en el caso de los farmacéuticos suele tener que ver con la esencia de nuestra profesión y el papel que desempeña en la sociedad. Si una actitud inadecuada puede llevar a situaciones desagradables, el no acordar una hipótesis de partida común puede llegar a lo que, en términos marinos, se denominaría «diálogo de besugos».

Los farmacéuticos, como es normal, al igual que en cualquier otra profesión, suelen estar preocupados por su futuro y tienen interés en escuchar propuestas e ideas. Las profesiones que sobreviven siempre son las que están atentas a las necesidades cambiantes de la sociedad en lo que respecta a su papel, de ahí que la innovación, la renovación e incluso la reinvención sean materia imprescindible de investigación y reflexión para permanecer siendo útiles. Resolver problemas de la sociedad y posibilitar dicha resolución mediante una forma de retribución económica que garantice el ejercicio profesional son aspectos tan fundamentales como establecer unas reglas de juego éticas y de actuación que garanticen la seguridad de los destinatarios y beneficiarios de la práctica profesional.

Cambiar nunca es fácil. La resistencia al cambio es habitual en cualquier ámbito, en parte porque es cómodo no hacerlo, y en parte también porque es necesario establecer un camino evolutivo que garantice que la innovación tenga sentido y no sea la idea peregrina de un chalado, cosa que a veces pasa.

Uno de los grandes problemas de los farmacéuticos a la hora de establecer una hoja de ruta innovadora es la confusión de la hipótesis inicial, el qué es lo que somos, cuál es el papel que tenemos en la sociedad, para así poder profundizar en la forma en la que podemos mejorar y en nuestro papel. Con frecuencia confundimos el qué somos con el cómo lo hacemos, el qué creemos que somos con el cómo nos ven los otros, cuál es nuestra función y cómo se ha diseñado la retribución para cumplirla. El gran peligro de no tener un qué común es caer en un diálogo estéril, de besugos, y si el qué lo confundimos con el cómo podremos llegar a deducciones tan lógicas como inútiles y que podrían rellenar decálogos, manifiestos y manuscritos tan llenos de palabrería como vacíos de contenido. En definitiva, pasar del diálogo de besugos a marear la perdiz, y que hagan con nosotros el agosto los que viven de la confusión.

Hace ya unos veinticinco años que los farmacéuticos comenzamos a escuchar que necesitábamos renovar nuestro papel ante la sociedad. Poco se ha avanzado al respecto, a pesar de la creciente toma de conciencia de que el futuro no está en el valor y la transacción de lo que albergamos en nuestras estanterías, sino en lo que se aloja en nuestras mentes, en el conocimiento. Mucho se ha debatido y publicado; sin embargo, son escasos los avances. Por una confusión en lo que somos continuamos buscando productos que vender, mientras dejamos al margen el valor más importante que tiene una profesión: su capacidad para modificar la realidad de las personas. En nuestro caso, dar salud evitando los daños que los medicamentos producen a las personas, maximizando su beneficio a favor de nuestros semejantes. O sea, lo que se espera de cualquier profesión.

Valorar este artículo
(7 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las palabras nos acompañan, nos emocionan, nos enfurecen, nos alegran, nos llenan hasta que descubrimos que están vacías, entonces se convierten en un ruido monóto ...

Soy optimista por elección personal. Estoy convencida de que nuestro camino por la vida es una gran aventura que merece la pena protagonizar con ...

El ojo seco, las úlceras, la blefaritis, el orzuelo o la conjuntivitis son algunas de las patologías oftálmicas que se atienden con más frecuencia en la oficina de farmac ...

Eduardo Senante
Farmacéutico comunitario.
Farmacia Senante. Zaragoza (https://farmaciasenante.com/)

Vivimos en un ...

El cáñamo o marihuana, en latín Cannabis sativa, es una planta herbácea anual dioica hirsuta que puede alcanzar hasta los 3 m de altura. Los tricomas (pelos glandulares) ...

El embarazo constituye una etapa más en la vida de la mujer, durante la cual se producen cambios fisiológicos, hormonales y estructurales que pueden provocar síntomas o ser la b ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La D.O. Ribeiro es una de las cinco denominaciones de origen existentes en Galicia. Se ubica en el borde noroccidental de la provincia de Ourense y en las confluencias de los valles formados por los ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Cuenta Ovidio en Las metamorfosis que Apolo se burló de Eros por su costumbre de jugar con el arco y las flechas. Resentido, Eros tomó una con punta de diamante que incitaba a ...

No hay que poner grandes nombres a lo que hacemos. Si lo que hacemos está bien hecho, su designación se ennoblece por sí misma y su permanencia queda asegurada. Con el nombre de ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.