Profesión

Estreñimiento, un problema cotidiano

La definición estricta de estreñimiento se refiere a eliminar una cantidad de materia fecal inferior a 50 g/día; sin embargo, diremos que se considera estreñimiento a la dificultad para lograr la defecación, a la disminución del número de defecaciones a menos de 1 cada 3 días o a la consistencia pétrea de éstas.

El estreñimiento ha sido un problema de siempre. Ya en el año 3500 a.C., en los inicios de la civilización mesopotámica, los sumerios usaban para combatirlo métodos que se mantienen en la actualidad, como los enemas o el aloe vera. También la antigua medicina china aconsejaba la ingesta del aloe y del ruibarbo. Enemas de agua y aceite en la India, o supositorios de grasa mezclados con semillas de sen o ricino en Egipto, son ejemplos de las propuestas de las distintas civilizaciones para combatirlo.

Epidemiología
Hoy sabemos que uno de los problemas más cotidianos del siglo XXI en occidente es el estreñimiento. Afecta más a las mujeres, y su frecuencia aumenta con la edad y en determinados estados fisiológicos. Es un síntoma, no una enfermedad en sí misma, pero puede aparecer de forma puntual o sufrirse toda la vida: es el «estreñimiento crónico».

Un grupo de población que suele sufrirlo son los niños. Los recién nacidos hacen una media de 4 deposiciones diarias, pero esta frecuencia disminuye con la edad, de manera que, a los 4 años, lo normal es una deposición al día.

Según diversos estudios, hasta el 35% de las embarazadas lo padecen. La razón, además de los cambios hormonales, es doble: por un lado, en el embarazo el peristaltismo intestinal se ve reducido y, por otro, el crecimiento en peso y volumen del útero puede comprimir el colon y dificultar la defecación.

Es especialmente común entre los ancianos, pues ingieren pocos líquidos y hacen poco ejercicio, lo que, unido al envejecimiento (que produce cambios funcionales y degenerativos que aumentan el tiempo de tránsito intestinal, disminuyen la masticación y la percepción de la necesidad de evacuar), puede llevar a una grave complicación, la llamada «impactación fecal» o «fecaloma».

Un fecaloma es la acumulación de heces endurecidas y compactas que el paciente no puede expulsar de forma espontánea. Pacientes ancianos, personas incapacitadas o con deterioro cognitivo y enfermos terminales de cáncer son los grupos que lo sufren con mayor frecuencia.

Las complicaciones de un fecaloma pueden ser múltiples, desde locales (como dolor abdominal y anal, incontinencia fecal y/o urinaria, fisuras anales y hemorroides), hasta problemas sistémicos (como cuadros confusionales, deterioro funcional, anorexia y agravamiento de patologías cardiorrespiratorias, edemas, etc.).

La combinación de laxantes orales para ablandarlo y la extracción manual suelen ser los tratamientos más indicados, pero no debe olvidarse la reeducación intestinal para corregir el estreñimiento, recomendando un aumento en la ingesta de líquido y fibra y el ejercicio físico adecuado a las condiciones del paciente.

Síntomas
Los más comunes son:

• Sensación de evacuación incompleta.
• Que las heces sean duras y se expulsen con dificultad.
• Sensación de obstrucción y gran esfuerzo para evacuar.
• Falta de apetito, náuseas y vómitos.
• Hinchazón y dolor abdominal, malestar general, dolor lumbar y cefalea.

No es verdad que una evacuación intestinal diaria sea lo normal. En cada persona es distinto, y se considera un hábito intestinal normal tanto tener entre 1 y 3 deposiciones al día como 1 cada 3 días.

Causas
Existen numerosas causas que pueden tanto provocar como acentuar un estreñimiento ya existente. Podemos clasificarlas del siguiente modo:

• Debidas al estilo de vida:
– Baja ingesta de fibra en la dieta: las recomendaciones de los expertos dicen que un adulto debe ingerir entre 20 y 35 g/día de fibra. Las dietas ricas en grasa de origen animal y azúcares simples son causa frecuente de estreñimiento crónico, y las ricas en fibra producen defecaciones más frecuentes. Está demostrado que una dieta con consumo regular de frutas y verduras reduce significativamente la posibilidad de padecer cáncer de colon.
– No tomar suficientes líquidos, que determinarán la fluidez de las heces. Cuanto menor es la ingesta de líquidos, más secas y duras serán las heces.
– Ejercicio físico: su práctica ayuda a que los intestinos trabajen de forma adecuada.
– Cambios de la rutina que modifican el estilo de vida: dejar de hacer deporte, hacer un viaje, alteración de horarios, una convalecencia que obliga a una vida sedentaria o situaciones como un embarazo o el envejecimiento son causas habituales de estreñimiento. Los viajes provocan cambios en la dieta, menor ingesta de líquidos, incluso el cambio de agua de bebida, lo que puede llevar a sufrir este trastorno.
– Un acceso difícil al baño o cualquier causa que haga ignorar las ganas de defecar puede hacer que las heces se acumulen e incluso que se pierda la sensación de necesidad de evacuar. El bloqueo reiterado de la sensación de urgencia por evacuar desencadena su pérdida. Esto es frecuente en personas con horarios irregulares o demasiado escrupulosas para usar un baño público.

• Debidas a patologías:
– Ciertas enfermedades relativas al intestino (como una obstrucción, un tumor, colon irritable o disfunciones musculares), al recto o al ano (como las hemorroides), enfermedades endocrinas (como diabetes o hipotiroidismo) y enfermedades relacionadas con el sistema nervioso (como el Parkinson o una esclerosis múltiple), pueden provocar estreñimiento. Por otro lado, problemas más comunes, como una diarrea o vómitos intensos, que reducen la presencia de sales minerales, pueden ocasionar un proceso de estreñimiento posterior.

• Debidas a medicamentos: numerosos medicamentos pueden ocasionar estreñimiento, sobre todo aquellos con actividad anticolinérgica u opioide, aunque también es muy frecuente el estreñimiento derivado del abuso de los laxantes. Así, entre los fármacos con capacidad para producir estreñimiento destacan los siguientes: analgésicos opiáceos (como antidepresivos tricíclicos), sales de hierro, relajantes musculares, psicotrópicos, antiácidos, diuréticos, betabloqueadores, antitusígenos, etc.

Tratamiento
El tratamiento dependerá de qué ocasione el estreñimiento, pero en la mayoría de los casos basta con medidas higiénico-sanitarias.

Medidas higiénico-sanitarias
• Hacer cambios en la dieta, evitando consumir en gran cantidad alimentos astringentes (como leche, quesos curados, arroz, etc.) y aumentando los alimentos ricos en fibra (como frutas, verduras y legumbres...).
• Si fuera necesario, la dieta puede complementarse con fibras dietéticas como el salvado de trigo y las semillas de lino, o frutas secas como ciruelas pasas, pan integral, etc.
• No retrasar innecesariamente la defecación si se siente la necesidad.
• Beber entre 1 y 2 litros de líquido al día.
• Ejercicio físico moderado, evitando el sedentarismo.
• Conseguir un horario fijo para ir al baño; tomarlo con tranquilidad y sin obsesionarse con ello es una medida muy eficaz.

Tratamiento farmacológico: laxantes
• Incrementadores del bolo intestinal.
• Emolientes.
• Lubrificantes.
• Salinos.
• Hiperosmóticos.
• Estimulantes.

Un laxante debería ser «no irritante y no tóxico, actuar sólo en el colon y producir heces normales durante las horas después del uso». Como esto no es del todo posible, habrá que elegir uno en función del tipo de estreñimiento (puntual o crónico) y de las condiciones del paciente, siempre que las medidas higiénico-sanitarias no sean suficientes o hayan fracasado.

Nunca se usarán laxantes cuando el paciente presente dolor abdominal, náuseas, vómitos u otros síntomas agudos, ni cuando existan otras patologías o se estén tomando medicamentos que puedan interaccionar.

Los laxantes deben usarse sólo de forma temporal. Si el estreñimiento no se corrige, se suspenderá el tratamiento y deberá derivarse al paciente al médico. El abuso agrava el problema y origina complicaciones que pueden ser graves.

Bibliografía
Fraile Huertas R, De Arana Amurrio JI. El estreñimiento, pasado y presente. You & us, 2007.
De la Fuente Gutiérrez C, Lomas Sampedro E. Estreñimiento e incontinencia fecal en el anciano. En: Guillén Llera F, Pérez del Molino Martín J, Petidier Torregrossa R, eds. Síndromes y cuidados en el paciente geriátrico, 2.ª ed. Barcelona: Elsevier Doyma, 2008; 601-618.
Mascaró J, Formiga F. Estreñimiento en el anciano. Rev Esp Geriatr Gerontol. 2006; 41: 232-239.
Mascaró J, Fariñas O, Formiga F, Limón E, Miralles R, Pérez-Castejón JM. Manejo del estreñimiento en el paciente anciano. Grup de Treball de la Societat Catalana de Geriatria i Gerontologia, 2009.
Moreira VF, López San Román A. Estreñimiento. Revista Española de Enfermedades Digestivas. 2006; 98(4): 308.

Valorar este artículo
(0 votos)
Esperanza Pastor Velasco

Responsable de Registros. Dirección técnica Cofares

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

La farmacia española está de moda. Sus representantes ocupan los puestos más importantes a nivel mundial. Una ex presidenta y el a ...

El impacto que la noticia del diagnóstico de cáncer tiene sobre el paciente produce en muchos casos un efecto demoledor. En esta nueva se ...

Un tema de suma importancia y que cada vez preocupa más a las mujeres, y por lo tanto también a los médicos y farmacéuticos ...

Es evidente que la influencia que ejercen las redes sociales en nuestro día a día cada vez es más notoria, y es por ello que las n ...

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) fue creada el 5 de marzo de 1953 por Juan Biosca. En la actualidad cuenta con 320.0 ...

La gestión por categorías se resume en el proceso por el cual se gestionan las diferentes categorías como unidades de negocio inde ...

Insomnio

Beatriz Casas Torcida, Elena Rivas Díez, Víctor Rivas Díez, Nuria Mielgo García, Raquel Ramos Pérez, Ramón Valdés Solís Fernández de Retana,
Cursos

La complejidad etiopatológica del insomnio hace difícil establecer una definición concreta que englobe toda su naturaleza. Seg&uac ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariam ...

La uva riesling es una variedad muy aromática, afrutada y floral. En los climas frescos puede dar notas de fruta verde y chispas cítricas ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Antonio Corradini (1688-1752) trabajó para el enigmático Raimondo di Sangro, séptimo príncipe de Sansevero. Participó ...

Al contrario de lo que el grupo Golpes Bajos cantaba en los años de «la movida», no corren hoy malos tiempos para la lírica; ...

 

Lo más leído este mes

Las farmacias cambiarán los medicamentos con valsartán afectados por la alerta de la AEMPS


Crónicas

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha habilitado una nueva vía para facilitar la sustitución de los…
Visto 1886 veces

Dos farmacias en una


Un día en la farmacia de...

Maria Rosa Sala es la farmacéutica de El Port de la Selva, un pueblo situado en las proximidades del…
Visto 1660 veces

Solares: consejos desde la oficina de farmacia


Profesión

La radiación solar es fuente de vida indispensable para los seres vivos. Nos ayuda a sintetizar la vitamina D…
Visto 1567 veces

Primera ECOE para los estudiantes de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera


Crónicas

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera ha realizado la primera prueba ECOE…
Visto 1443 veces

Concedido el III Premio «El Farmacéutico Joven» de Implantación de Servicios Farmacéuticos


En abierto

El Decanato de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona y la revista online El Farmacéutico Joven…
Visto 1412 veces

La gestión por categorías


La fórmula del éxito

La gestión por categorías se resume en el proceso por el cual se gestionan las diferentes categorías como unidades…
Visto 1242 veces

Dermatitis atópica: definición, consejos prácticos y tratamiento


Profesión

La dermatitis atópica, también conocida como «eccema atópico», es una enfermedad dermatológica inflamatoria crónica que afecta de manera predominante…
Visto 1179 veces

La base de datos de la farmacia: ¿cómo sacarle partido?


Gestión para novatos

La base de datos o BBDD de la farmacia se puede convertir en uno de nuestros principales activos, ya…
Visto 1138 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.