Publicidad

banner-lainco


Preguntas más frecuentes en el mostrador

Resfriado común

  • 10 Octubre 2011
  • Rebeca González Ginés*

¿Qué es un resfriado?

El término «resfriado» o «catarro» hace referencia a cada uno de los episodios de obstrucción nasal, aumento de mucosidad y tos, que tenemos comúnmente en el periodo invernal.

 

Generalmente es un proceso benigno, autolimitado, que se cura sin dejar secuelas, aunque representa el motivo de consulta más común en los países desarrollados. Es un problema más frecuente en los niños pequeños y más prevalente al inicio del otoño y la primavera.

 

¿Quién lo produce? ¿Cómo se transmite?

La mayoría de los resfriados son causados por virus, principalmente el rinovirus, aunque pueden estar implicados los adenovirus, el virus influenza, el parainfluenza o el virus sincitial respiratorio.

La infección se transmite por contacto con las secreciones de las vías respiratorias que se expulsan al aire mediante la tos o los estornudos, o a través de las manos y superficies contaminadas con estas secreciones. La puerta de entrada puede ser la boca, la nariz o la fina piel que recubre los ojos. El periodo de incubación es corto, de uno a dos días tras la exposición.

 

Síntomas

Sus manifestaciones más frecuentes son mucosidad nasal, estornudos y obstrucción nasal. Habitualmente debuta con dolor de garganta y se puede acompañar de malestar general, cefalea, tos, fiebre (esta de observa con más frecuencia cuanto menor sea la edad de quien lo sufre) o ronquera.

No es raro notar cierto escozor en los ojos y sensación de presión en los oídos y en los senos paranasales debidos al edema o congestión de la mucosa respiratoria afectada.

La mucosidad nasal va cambiando a lo largo del curso de la enfermedad: inicialmente es como «agüilla» que se escapa por la nariz, pero enseguida se va espesando convirtiéndose en mocos blanquecinos que luego se vuelven amarillos e incluso verdosos. Esto no es signo de sobreinfección bacteriana, ni de necesidad de antibiótico para su tratamiento.

La duración de los síntomas nasales y de garganta suele ser de una semana, la tos puede persistir durante más tiempo (2 o 3 semanas) y la fiebre no suele durar más de 3 días.

 

¿Cómo se puede prevenir el resfriado?

Son tantos los virus que producen un resfriado común que no puede existir una vacuna eficaz que combata específicamente cada uno de ellos, ni todos a la vez. Por tanto, las medidas preventivas son estrictamente higiénicas:

• Taparse la boca y la nariz al toser o estornudar.

• Usar pañuelos de papel de usar y tirar.

• Evitar permanecer en lugares cerrados y llenos de gente durante los periodos de epidemia.

• Evitar ambientes fríos y los cambios bruscos de temperatura.

• Lavarse las manos con frecuencia.

• Evitar tocarse los ojos y la nariz, ya que el virus puede estar en las manos que han tocado objetos contaminados o bien personas infectadas.

• Evitar que se enfríen las manos y los pies.

 

¿Cómo se trata?

El objetivo primordial en el tratamiento de un resfriado común es aliviar los síntomas, ya que no podemos atacar el origen, y además prevenir en lo posible la aparición de complicaciones.

Hay cinco tipos de medicamentos básicos para aliviar los síntomas del resfriado:

1. Analgésicos y antitérmicos: se utilizan para aliviar la fiebre, el dolor de cabeza y de garganta y para mejorar el malestar general. Los principios activos comúnmente usados son el ibuprofeno, los AINE y el paracetamol.

2. Anticongestivos nasales: provocan la constricción de los vasos que riegan la mucosa nasal. Así se disminuye la congestión nasal y el exceso de mucosidad. Se administran por vía nasal u oral.

3. Antihistamínicos: se suelen usar combinados con otros medicamentos para aliviar la secreción abundante, la congestión nasal y los estornudos.

4. Antitusígenos: se utilizan para aliviar la tos seca. Entre los principios activos más usados podemos citar dextrometorfano y cloperastina.

5. Expectorantes y mucolíticos: se utilizan para facilitar la fluidez de las secreciones. Entre otros, carbocisteína.

Pacientes con resfriado que deben derivarse al médico

• Resfriado de más de una semana de duración sin mejoría alguna.

• Fiebre muy elevada (superior a 40,5 ºC) o con una duración de 48-72 horas (independientemente de su valor).

• Dolor de localización muy precisa como dolor de oídos o gran dificultad para tragar.

• Presencia de mal estado general o acompañado de vómitos o dolor de cabeza muy intenso.

• Existencia de marcados síntomas respiratorios, como dificultad para respirar o ruidos de pecho.

 

Atención farmacéutica

¿El resfriado se produce a causa de los virus o de las bacterias?

Los resfriados son causados por virus. Dado el origen vírico y no bacteriano del resfriado, es importante saber que el tratamiento con antibióticos no acorta su duración ni disminuye la probabilidad de complicaciones.

Ya que el resfriado es un proceso leve, ¿puedo automedicarme sin pedir previo consejo?

No, hay que pedir consejo al farmacéutico, que es el profesional del medicamento y le ayudará para combatir los síntomas de su resfriado adecuadamente.

¿Cuántos resfriados es «normal» sufrir al año?

Se estima, como promedio, que un adulto normal padece 1 o 2 catarros anuales y un niño entre 5 y 6, aunque dependerá mucho del momento de la infancia en que se encuentre, con un pico de incidencia máxima en los primeros años de escolarización o de asistencia a la guardería. Esta situación de susceptibilidad aumentada es transitoria, y al cabo de un par de malos años, el número de episodios anuales de resfriado disminuye claramente.

Mi hijo está resfriado, ¿cuándo debo llevarlo al pediatra?

Los resfriados que no se complican se curan solos. La vigilancia de los padres debe dirigirse a la detección de posibles complicaciones. Estas son producidas sobre todo por bacterias: otitis, sinusitis, neumonía, etc. La persistencia de fiebre de más de 3 días, el dolor de oídos, la dificultad para respirar, la persistencia de más de 10 días de mucosidad nasal espesa de color amarillo o verdoso, o el decaimiento, deben ser considerados síntomas de alarma y, por lo tanto, debe consultarse con el pediatra.

Valorar este artículo
(0 votos)

Rebeca González Ginés*

*Farmacéutica técnica. Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid

Más en esta categoría: « Lumbalgia

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.