Oficina de farmacia

El farmacéutico adjunto que viene

  • 07 Abril 2014
  • José Luis Calle Pérez

Miles de farmacias comparten un mismo escenario. Tienen el personal, los recursos y las capacitaciones justas para cumplir con el día a día, es decir, custodia, conservación y dispensación de medicamentos, venta de parafarmacia y burocracia, mucha burocracia.

Esta situación supone que, en general, se den en nuestras farmacias una serie de carencias que podríamos definir como deficiencias profesionales no percibidas por el farmacéutico y que si no se satisfacen hacen peligrar la subsistencia de la farmacia.
Podemos encontrar farmacéuticos que sabiendo que su farmacia tiene una serie de carencias no lo vean como un problema y prefieran continuar como están. Ahora bien, cuando se percibe como un problema a solucionar es cuando aparece la necesidad, que no es más que una carencia detectada por el cerebro y que dependiendo de la resistencia de cada individuo y de su experiencia se transformará más o menos intensamente en necesidad.
Lo que para algunas farmacias puede parecer una necesidad básica –aquellas para las que va dirigido este artículo–, en otras no será aceptado puesto que no consideran que afecte a su supervivencia ni a su razón de ser.
La farmacia comunitaria en general es muy consciente de su carencia asistencial que afecta al nivel más básico de funciones, a ese nivel en el que estarían también la custodia, conservación y dispensación de medicamentos. Igualmente, es indudable que la carencia económica está ligada a las carencias asistenciales de la farmacia, como también lo está el planteamiento profesional que cada farmacéutico le da a su establecimiento sanitario. Todo esto implica la necesidad de definir de forma precisa la solución a las carencias detectadas.

Servicios que cambiarán la cara de la farmacia
Estamos ante una situación difícil. Las carencias económicas impiden cubrir las necesidades asistenciales. La Administración está entregando las llaves de las farmacias a bancos y distribución, y quién sabe si no también al gran capital. Para aquellas farmacias que apuestan por una farmacia proveedora de servicios profesionales pero su situación económica no les permite su implantación mi recomendación es la contratación de farmacéuticos autónomos capacitados en los servicios que desee prestar en su farmacia: los farmacéuticos adjuntos que están por llegar a nuestras farmacias.
Hablamos de servicios como la revisión del uso de la medicación (RUM), atención domiciliaria, cesación tabáquica, cribados, AMPA/MAPA, SFT... servicios profesionales farmacéuticos que permiten a la farmacia contratadora cubrir las necesidades asistenciales sin agrandar sus carencias económicas porque el farmacéutico autónomo cobra por los servicios que presta según un porcentaje acordado con cada una de las farmacias que lo contrate.
Imaginemos una farmacia de facturación muy baja, incluso una farmacia VEC, o una farmacia asfixiada por los préstamos y refinanciaciones, o bien una farmacia sin cargas pero sólo con el titular y un auxiliar. En realidad imaginemos cualquier farmacia. Con contadas excepciones, ninguna farmacia está ni en situación económica ni tiene el nivel asistencial para ofrecer la batería de servicios profesionales que están por llegar y que van a cambiar la cara de las farmacias que lo deseen, aquellas que tienen la necesidad de implantarlos.
Sigamos imaginando un par de servicios. Pongamos de ejemplo uno que se haga en la propia farmacia, como es el RUM, y otro que se haga desde la farmacia, como es la atención domiciliaria, que puede ser visto como un servicio o como un conjunto de ellos. ¿Cuántas farmacias tienen la necesidad de farmacéuticos capacitados en ambos servicios?
Podemos poner muchos más ejemplos de servicios realizados dentro y fuera de la farmacia. ¿Qué tal SPD y atención a residencias de mayores y otros centros sociosanitarios?
Ya no hablo de carencias, sino de necesidad de ofrecer y cobrar por servicios a los que debe agarrarse la farmacia porque suponen estar en contacto con medicamentos y pacientes. Si no es así, otros lo harán, sin duda, y se lo pagarán.
La oferta de los servicios es posible si los realizan farmacéuticos adjuntos acostumbrados a tratar con pacientes reales, expertos en medicamentos, capacitados, autónomos, siempre ejecutados en la farmacia o desde la farmacia, pero bajo un contrato mercantil, no laboral, de forma que el adjunto cobra de la farmacia un porcentaje de cada uno de los pacientes a los que realiza un determinado servicio ofertado.

Todos ganan
El adjunto autónomo y la farmacia sumarán esfuerzos en interés mutuo porque ganan las dos partes, en lo profesional y en lo económico.
Es importante tener claro que el responsable último de la prestación de estos servicios es el farmacéutico titular, por lo cual será éste quien deba facturar al paciente (sin IVA) los servicios que realice el farmacéutico en régimen de autónomo.
Pero, ¿y por qué estos servicios profesionales farmacéuticos pueden ser prestados por farmacéuticos autónomos y otros, como la dispensación, no? La ley 16/1997 de 25 de abril, que regula las oficinas de farmacia, establece la exigencia de que los servicios básicos que enumera en su artículo 1 sean prestados por el farmacéutico titular o propietario asistido en su caso por ayudantes o auxiliares.
Al no tener los servicios profesionales farmacéuticos como RUM, cesación tabáquica, AMPA/MAPA, SFT, optimización de la farmacoterapia, cribados, atención domiciliaria, etc., la consideración de servicios básicos, no existe motivo para impedir que su prestación pueda hacerla un farmacéutico distinto al titular que haya sido contratado al efecto bien bajo régimen laboral, bien como profesional.
Farmacias con carencias económicas y/o que no puedan permitirse la contratación de farmacéuticos por cuenta ajena tienen aquí una solución para prestar servicios profesionales que necesitan. Para los farmacéuticos adjuntos capacitados se abre una importante puerta de desarrollo profesional.
Mediante un contrato mercantil ambas partes negocian y fijan sus acuerdos de igual a igual, entre farmacéuticos comunitarios, un escenario muy alejado de la mediocridad que lleva imponiendo la patronal autodeclarada mayoritaria en los últimos cinco convenios.
Y a los adjuntos, ¿en qué beneficia esta propuesta? Principalmente porque estos servicios profesionales sólo los pueden hacer aquellos farmacéuticos con experiencia en farmacia comunitaria, que es donde o desde donde se llevan a cabo. Estos servicios implican experiencia en el manejo de pacientes reales y una capacitación y supone ser farmacéutico en cada momento de tu trabajo y ganar más reconocimiento y dinero cuanto más y mejor se haga. Y supone tiempo para seguir formándose, para asistir a congresos y jornadas. ¿Hoy en día pasa esto?

Dos tipos de adjuntos
En breve convivirán dos tipos de adjuntos. Los actuales, muchos con casi 25 años de experiencia, se han dejado media vida en un trabajo a cambio de muchas injusticias como la falta de reconocimiento profesional, la pérdida de poder adquisitivo, el menosprecio en los concursos de farmacia y en oposiciones, la indefensión más absoluta en resumen. Poco o nada bueno se ha hecho por ellos desde colegios y patronales, más bien al contrario, pero es que tampoco los adjuntos han apostado por compañeros que un día decidieron dar un paso adelante para cambiar las cosas y que acabaron cansándose y/o siendo despedidos (se me vienen a la cabeza tantos nombres). Y esta situación va a peor, en caída libre, como la farmacia.
Por otra parte, aparecerán los adjuntos autónomos en farmacias diferentes, en farmacias de servicios que no pueden pagar más nóminas para realizarlos o que quizá no cuentan con el personal adecuado o ni siquiera tienen personal.
Incluso las farmacias rurales que no han visto nunca un adjunto porque no da ni para el titular podrán realizar los mismos servicios profesionales como la atención domiciliaria, RUM, cribados, etc. que cualquier farmacia de una ciudad, porque ni esas farmacias ni sus pacientes se merecen menos, pero sólo lo pueden hacer si no empeora aún más su situación económica y si se hace bien.
Se trata de no dejar nada para la improvisación. La farmacia oferta los servicios, capta pacientes y administraciones interesadas en pagar por mejorar el estado de salud de la población para evitar gastos que se están disparando, como el de los ingresos hospitalarios. Y busca farmacéuticos capacitados que quieran repartir el pago por servicios a cambio de hacerlo bien bajo contrato mercantil.
Si el adjunto actual piensa que es preferible la estabilidad actual a la incertidumbre del adjunto que está por venir, debe saber que la farmacia adolece sobre todo de estabilidad, debe saber que le interesa seguir formándose a gran nivel y sobre todo capacitándose para realizar servicios profesionales farmacéuticos porque será la apuesta de muchas farmacias y aún serán más si contamos con adjuntos autónomos capacitados. Los servicios no van a mejorar la situación económica de las farmacias, sin duda, «únicamente» van a conseguir que la existencia de la farmacia tenga justificación y esto ha de hacerse sin menoscabo de su economía.
Los ciudadanos seguirán disfrutando de una excelente red física de farmacias y podrán elegir su farmacia en función de la calidad de los servicios profesionales realizados unas veces por los titulares y/o adjuntos clásicos y en otras por adjuntos autónomos. La capacitación será la misma en ambos casos.
Cuando llegue este adjunto hablaremos, mientras tanto soñaremos. Os espero.

Valorar este artículo
(5 votos)

José Luis Calle Pérez

Farmacéutico comunitario de Toledo

4 comentarios

  • Enlace comentario ANA ISABEL Sábado, 26 Abril 2014 15:47 publicado por ANA ISABEL

    Estoy totalmente de acuerdo que el farmacéutico adjunto puede desempeñar la función de enseñar correctamente al paciente,pero para ello habría que cambiar algunas funciones y dedicar más tiempo a la atención farmacéutica que tanto desconoce el paciente que acude a una oficina de farmacia dónde simplemente se le da el medicamento y no se comenta nada .No creo que merezca por tanto dedicarte cinco años para eso.
    Hay que enseñar más y que la labor del farmacéutico adjunto sea mucho más reconocida porque dedican mucho tiempo de su vida a la oficina de farmacia

  • Enlace comentario nms Jueves, 10 Abril 2014 14:59 publicado por nms

    Buenas tardes; no estoy segura de haber entendido el concepto.

    Lo que he entendido es que para aumentar los servicios profesionales en la oficina de farmacia(como el servicio de dosis personalizada) se contrate a un farmacéutico adjunto en calidad de autónomo, y los clientes los factura la farmacia, porque con el farmacéutico tiene otro contrato...¿cuál? ¿por horas?
    ¿el farmacéutico adjunto autónomo factura algo?

    Para empezar no sé si la gente va a pagar por esos servicios, a las pruebas me remito cuando hay farmacias que lo ofrecen gratuitamente a residencias y para captar nuevos clientes.

    Por otro lado veo muy bien lo de ser farmacéutico autónomo y facturar horas de servicio, sin que eso te ligue exclusivamente a una farmacia. Aunque imagino que los honorarios por hora aumentarán considerablemente y así deba hacerse.(Ya no es un asalariado más ni goza de vacaciones, bajas, desempleo...a parte de pagarse su cuota de autónomo)

    Hoy por hoy, no se puede ejercer de esta manera. Voto porque se promueva y se dé mayor independencia y categoría al servicio profesional. Me gustaría que en esta profesión comunitaria no haya sólo farmacéuticos titulares y adjuntos. Soy farmacéutica, tengo másteres, cursos, experiencia...no soy una adjunta más, no acabo de terminar la carrera, he avanzado en mis conocimientos y tengo pruebas que lo avalan. Ampliemos la categoría de adjunto y que se valoren independientemente nuestros logros y méritos.

  • Enlace comentario Cris Martes, 08 Abril 2014 22:54 publicado por Cris

    asisitimos a un gran cambio en la profesión pero por mi parte pocos farmaceuticos adjuntos he visto lo suficiente motivados para darle un vuelco semejante a la profesión. Espero poder verlo algún día. Mientras tanto el titular tiene que estar en todas partes y ser "multi-task".
    Dejo aqui dos interrogantes: si el servicio lo hace un farmaceutico adjunto,¿que impide separar un servicio como la atención farmaceutica domiciliaria de la farmacia? y ¿que impide que sea otro profesional sanitario el que lo haga?

    Un gran artículo.

  • Enlace comentario susana Martes, 08 Abril 2014 13:48 publicado por susana

    A mí ya me tienes!!!
    A ver si de una vez todos abrimos los ojos. Buen articulo Jose, de verdad. Yo me he visto ahí y he visto mi impotencia de años atrás reflejada en tus palabras. Mis ganas de ir hacia delante y mejorar no se comparten demasiado, porque no basta con desearlo. Se ha de actuar. "O te metes o no" recuerdas?? Pues yo me he metido...

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las plagas, en efecto, son una cosa común, pero es difícil creer en las plagas cuando las ve uno caer sobre su cabeza.»
A. Camus

...

Sin prisas, pero con una gran constancia, Pilar Gascón se ha hecho un hueco importante en el mundo farmacéutico. Primero como farmacéutica comunitaria, pero al mismo tiempo tamb ...

Los farmacéuticos/as constituyen «la otra primera línea» de la batalla contra la covid-19, en la que no quedan al margen del ...

El sector farmacéutico ha demostrado su papel fundamental en la pandemia causada por el coronavirus. Los diferentes eslabones del sector –Farmaindustr ...

Después de dos meses de aislamiento en España y desde que Farmamundi activara su protocolo de emergencias el pasado mes de febrero, la ONG, con más de 25 años de experien ...

La actual crisis como consecuencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 está teniendo unas consecuencias extraordinariamente graves tanto a nivel sanitario como económico y ...

El glutatión en la infección vírica1
El glutatión (GSH) es el principal antioxidante de las c&eacut ...

Imprescindibles en verano 2020

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Tras los excelentes presagios que acompañaban el inicio de 2020, el inesperado estancamiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 nos impele a encarar, enfundados de ilusión, el ...

Ácidos grasos omega-3

Ave Mari Aburto, Elena Castiella,
Profesión

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, con un grupo carboxilo en un extremo (terminal alfa) y un grupo metilo en el otro (terminal omega). La nome ...

En el día a día del farmacéutico el dolor es uno de los principales motivos de consulta, y debemos saber indicar al paciente qué tipo de solución es la mejor para ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El sekt es un vino espumoso poco conocido que está avanzando a pasos agigantados. La mayoría de los vinos alemanes o austríacos sekt se elaboran utilizando el método del ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Escribo este artículo a principios del mes de abril, cuando España ha alcanzado la tristísima cifra de trece mil muertes causadas por la COVID-19. Nadie sabe a ciencia cierta, a ...

Benito Pérez Galdós es un canario tan ligado a Madrid, que se le considera el autor clave para conocer la vida y los personajes del Madrid del siglo XIX. Tanto, que Del Valle-Incl&aacu ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.