Imprimir esta página

Juan Antonio Sánchez publica un manual sobre la inspección de Hacienda en la farmacia

  • 15 Enero 2019

¿Cómo afronta tu farmacia una inspeccion de Hacienda? es el título del manual que acaba de publicar Juan Antonio Sánchez, economista asesor fiscal y socio director de Taxfarma Asesores, S.L., editado por los Laboratorios Normon.

La oficina de farmacia, como cualquier otro contribuyente, está obligada al cumplimiento de sus obligaciones fiscales. Consciente de ello, con este manuel Juan Antonio Sánchez pretende facilitar al farmacéutico unas nociones básicas sobre las principales gestiones que debe mantener con la Administración y tratar de poner en un lenguaje accesible los principales términos y procesos con los que puede encontrarse. Además, expone las denominadas «Áreas de Riesgo» en las que los cuerpos Inspectores del Estado suelen hacer más hincapié.

No se debe olvidar que la responsabilidad ante una inspección fiscal siempre recaerá en primera persona en el titular o titulares de la farmacia, que responderá/n con todo su patrimonio ante una eventual infracción tributaria, por lo que un buen seguimiento fiscal de la farmacia aportara, sin duda, seguridad jurídica a las decisiones empresariales.

Juan Antonio Sanchez señala que «la oficina de farmacia actual y por supuesto la del futuro debe reservar una parte de su gestión empresarial a la planificación fiscal de su actividad. Resulta básico para los farmacéuticos, como empresarios que son, calcular el impacto de sus decisiones en sus impuestos, basando sus decisiones en la experiencia y en el conocimiento». «La Agencia Tributaria –añade–, mediante sus departamentos de Gestión y de Inspección, realiza un control cada día más exhaustivo de todos los contribuyentes. Y no cabe duda que las oficinas de farmacia son un colectivo que entra dentro de sus selecciones de posibles inspecciones».

El autor explica que la estructura de inspección en las oficinas de farmacia sigue teniendo dos líneas ya conocidas en este sector empresarial, por un lado, las comprobaciones de operaciones de transmisión y, por otro, la inspección de rendimientos de la actividad económica. «Las herramientas de control por parte de la inspección –puntualiza– cada día son mejores y las denominadas inspecciones ‘por personación’ (las que se producen in situ en la propia farmacia) se han incrementado, aunque este hecho también ha ocurrido en otros sectores».

Valorar este artículo
(0 votos)

Artículos relacionados