Publicidad

banner-lilly-creatividad-investigacion

Una «nueva» farmacia

La irrupción en los últimos tiempos de nuevos inputs que nunca habían afectado a la gestión diaria de la oficina de farmacia ha devenido en una «nueva farmacia» desde el punto de vista de su gestión empresarial.
Un ejemplo claro lo tenemos en la cascada de normativas iniciadas por el famoso Real Decreto Ley 5/2000, normativas que han ido mermando de forma paulatina y progresiva los márgenes de resultado de las oficinas de farmacia españolas en los últimos 16 años.

Cierto es que otros aspectos también han tenido su incidencia, como las sucesivas rebajas de precios, los horarios comerciales ampliados y la competencia sobrevenida. Y, como gran novedad en el espectro farmacéutico, los impagos por parte de las consejerías de Salud de las recetas dispensadas en las oficinas de farmacia.

Todas estas circunstancias, digamos sectoriales, se han visto acrecentadas con el durísimo proceso de crisis económica general que ha vivido la economía mundial, pero en especial nuestro país.

Con estos «mimbres» se ha vuelto básica la profesionalización del farmacéutico titular, entrando en materias que no habían sido estrictamente necesarias en su quehacer diario y que habitualmente eran delegadas al cien por cien a profesionales externos a la farmacia: gestión financiera, fiscal, laboral, marketing, etc.

Una consecuencia de lo anterior ha sido la extensa oferta formativa en gestión de la farmacia, que en la última década se ha incorporado a la formación postuniversitaria, «más estrictamente profesional», que realizaban los farmacéuticos hasta ese momento.

Ya no es suficiente con delegar, sino que el farmacéutico-empresario debe «pulsar» de una forma estrictamente personal los principales indicadores económicos de su actividad, conociendo tanto «lo que quiere oír, como también lo que no quiere oír».

Una primera parte de ese «chequeo» viene derivada de la inmersión que el farmacéutico ha de realizar en los aspectos financieros de su actividad. En situaciones de tensión de tesorería, vividas muy de cerca por el sector en los últimos años, no puede dejarse nada «a la improvisación». Fórmulas de financiación como el factoring, confirming, etc., han protagonizado las posibles soluciones temporales a las dificultades por las que han pasado las farmacias españolas, para pagar sus compras a los proveedores, las nóminas a sus empleados, los impuestos a la Agencia Tributaria y, en definitiva, todos los gastos necesarios para poder prestar su servicio sanitario a la sociedad.

Hemos podido comprobar el interés suscitado por esta inmersión financiera en numerosos farmacéuticos de toda España, que de una forma «obligada» han tenido que conocer y valorar periódicamente las principales ratios financieras y económicas de su actividad. En primer lugar, es necesario «traducir» el tedioso lenguaje contable al sector que nos ocupa, ya que de nada sirve la rigurosidad financiera si no se hace comprensible a quien debe utilizarla.

«Foto estática»
Una primera parte de esta inmersión financiera va dirigida a que el farmacéutico conozca la «foto estática» de su farmacia en un determinado momento, lo que en contabilidad denominaríamos su «balance de situación». Este documento nos presenta el activo de nuestra farmacia, es decir, una especie de «mochila delantera» que refleja lo que «tenemos»:
• Todas las inversiones materiales realizadas en la farmacia (local, mobiliario, equipos informáticos, etc.) menos la amortización (desgaste/depreciación en función de los años).
• Aportaciones a cooperativas: aunque sean propiedad de la farmacia, se consideran «necesariamente permanentes» mientras se mantenga la relación con el mayorista cooperativista.
• Existencias inventario a precio de coste.
• Clientes: el saldo pendiente de cobro de la Seguridad Social más los saldos pendientes de cobro de particulares.
• Tesorería: el saldo de las cuentas corrientes utilizadas en la farmacia más el efectivo disponible en caja.
Por otro lado, el mismo balance de situación de nuestra farmacia nos muestra una «mochila trasera» que refleja lo que debemos y lo que vamos capitalizando cada año:
• Pasivo exigible a largo plazo: deudas a más de un año con entidades financieras, particulares (ejemplo: préstamos familiares), proveedores de inmovilizado y proveedores de mercancías (en compras de pago aplazado).
• Pasivo exigible a corto plazo: deudas a menos de un año con proveedores, acreedores por servicios, pólizas bancarias, Hacienda, etc., mientras se mantenga la relación con el mayorista cooperativista.
• Patrimonio neto: diferencia entre «activo» menos el «pasivo exigible». Es la aportación de capital individual del farmacéutico a la farmacia.

«Foto dinámica»
Una segunda parte de la información económica de nuestra farmacia viene dada por la «foto dinámica» de nuestra actividad. Y eso nos lo proporciona la cuenta de pérdidas y ganancias (o explotación). En este documento, se refleja la evolución de lo que dispensamos o facturamos frente a todas las compras y gastos necesarios para tal fin. Es decir, estas cifras deben proporcionarnos el «termómetro» de los resultados de la farmacia. Además, también nos dará pistas sobre cómo podrán irnos las cosas.

Una vez conocemos el esqueleto en el que se sustentan las cifras de nuestra actividad, la «nueva farmacia» necesita cada día más un chequeo de sus principales indicadores de rentabilidad. Con una buena información numérica podremos establecer mecanismos periódicos de alerta, que nos ayudarán a corregir, o como mínimo a conocer, situaciones de tensión financiera en la farmacia. Este tipo de análisis ha de ser de carácter «dinámico» y no «estático», ya que una visión no continuada de las ratios financieras y económicas de la farmacia puede provocar reacciones no ajustadas a la realidad.

Indicadores más relevantes
A continuación, definiremos brevemente, y como siempre en un lenguaje propio de nuestro sector, los indicadores más relevantes.

Las principales ratios financieras (derivadas de cifras del balance de situación de nuestra farmacia) que podemos utilizar en la gestión empresarial de la farmacia son:
• Liquidez: conocer si con lo que cuentas en el banco y la farmacia (stock, deudas pendientes recetas + particulares) puedes hacer frente a las deudas a un año vista.
• Prueba ácida: la misma ratio anterior, pero sin contar con las existencias. Es decir, poder afrontar mis obligaciones de pago el próximo año con lo que me deben y con lo que tengo en bancos y caja.
• Endeudamiento: saber «hasta dónde puedo financiarme», en virtud de lo que tengo. Este indicador ha sido básico en los periodos de impago recientes en nuestro sector empresarial.
• Periodos medios de cobro y pago: evidentemente, la coordinación entre estas dos cifras ha de ser palpable, ya que en los últimos tiempos analizar «lo que tarda en cobrar una farmacia» ha sido portada diaria en los medios de comunicación.

Por otro lado, las más significativas ratios económicas (derivadas en este caso de la cuenta de explotación o de pérdidas y ganancias) que la farmacia puede valorar de una forma periódica son:
• Rentabilidad económica: esta ratio nos orienta sobre «lo que da la farmacia». Es decir, relaciona lo que hemos invertido en ella y el resultado económico que nos origina. Si la farmacia ha sido recientemente comprada o de nueva apertura, esta cifra deberá ser analizada en dicho contexto.
• Rotación de inventarios: con este índice valoraremos nuestra gestión del stock de una forma periódica, calculando «el número de veces» que el stock se renueva, y recordemos que en gestión empresarial «lo que permanece estoico e inmóvil no produce nada».
• Ventas por empleado frente a coste medio por empleado: estos indicadores relacionan cuánto venden nuestros empleados y lo confronta con cuánto «nos cuesta» mantener dicha plantilla.

Participación del farmacéutico en la gestión fiscal
Una segunda parte del chequeo y «toma de tensión» en la nueva farmacia lo constituye la participación del farmacéutico en la gestión fiscal de su actividad. Muy lejos va quedando la imagen del empresario que «deja a un lado estos aspectos» confiando en que los ha delegado en un profesional o colaborador externo.

El conocimiento de la carga impositiva anual de la farmacia y la actualización de las herramientas para optimizarla se han convertido en una materia de conocimiento más en el colectivo de los farmacéuticos españoles. No se trata de convertir al titular de la farmacia en «asesor fiscal», sino de reciclarlo periódicamente en la batería de oportunidades de que dispone para aligerar su factura anual ante el fisco.

Durante los últimos años, se ha producido un número más elevado de actuaciones inspectoras en las oficinas de farmacia, incluso utilizando con bastante asiduidad la entrada y registro de documentación in situ en el propio recinto empresarial de ella. Esta conducta siempre ha estado presente en la mecánica inspectora, pero ha tomado más relevancia en los últimos años.

Uno de los aspectos que ha cobrado más protagonismo en este nuevo desarrollo empresarial de la farmacia es la planificación sucesoria de ella. Ya no se deja al azar lo que pueda pasar cuando el titular fallezca o pueda jubilarse, sino que los interesados estudian todo el espectro de posibilidades que pueden darse, sopesando pros y contras y estableciendo una especie de «protocolo empresarial familiar» que marque la hoja de ruta cuando llegue el momento.

¿Cuánto vale una farmacia?
Muy relevante y en conexión con lo inmediatamente anterior ha sido la evolución durante los últimos 16 años de la valoración económica de la oficina de farmacia. Y con esta afirmación entramos en el espinoso tema de ¿cuánto vale una farmacia? Ríos de tinta podemos reproducir sobre este asunto, pero lo resumiremos brevemente reflejando la situación actual. Ahora, en los nuevos tiempos de la farmacia española, no únicamente podemos atender a factores exógenos (el coeficiente de valoración en cada comunidad autónoma, etc.), sino que toca adentrarse en los factores endógenos de cada oficina de farmacia en cuestión. De ahí que incluso las empresas más conocidas dentro del mundo de la tasación inmobiliaria hayan entrado (normalmente a petición de las entidades financieras que prestan el dinero) en el polémico tema de la valoración de la oficina de farmacia.

Otro gran aspecto de la evolución de la farmacia en lo que a gestión empresarial se refiere lo protagonizan las acciones de marketing sectoriales. Estas campañas internas, junto al gran desarrollo de las redes sociales, han abierto un nuevo canal de comunicación con los pacientes/clientes, así como con la profesión en general. Se nos antoja absolutamente básica la ejecución de un plan de marketing anual específico para cada farmacia, conjuntado con una estrategia en redes y una inmersión en la geolocalización de nuestra clientela.

Y por último, la gran influencia que pueden tener en la gestión diaria de la farmacia la evolución de las herramientas de software sectorial. Aplicaciones que desarrollan en tiempo real un cuadro de mandos para el farmacéutico, softwares que nos ayudan a llevar a cabo el establecimiento de incentivos en nuestra plantilla laboral, herramientas que nos permiten optimizar el stock diariamente, etc.

En conclusión, la farmacia española no es que necesite para el futuro una mayor gestión empresarial, sino que desde hace ya años vive inmersa en ese camino, del que no podrá permitirse salir en un futuro inmediato.

Valorar este artículo
(0 votos)
Juan Antonio Sánchez

Economista Asesor Fiscal. Socio Director. TAXFARMA, S.L.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

Aspiramos a ser recordados. El vértigo que nos produce el olvido es parte de nuestra naturaleza. Un temor con fundamento porque lo cierto es que, demasiado a menudo, lo que hemos dicho y lo q ...

Aunque las raíces farmacéuticas de Carlos Alonso Garre estén ligadas a la tierra zamorana en Manganeses de la Lampreana, el pueblo natal de su padre y donde su familia paterna t ...

Nunca en la historia de la humanidad las cosas habían cambiado de una forma tan rápida. La imprenta, la máquina de vapor y el generador de electricidad supusieron un antes y un ...

Definición y prevalencia
La cistitis aguda se define como una inflamación de la vejiga o de las vías urinarias inferi ...

Diarrea, una consulta frecuente en la farmacia

Irene Cordero Sánchez, M.ª José Díaz Gutiérrez, Yolanda Gardeazabal Ayala, Estíbaliz Martínez de Luco García, María Martínez de Luco García,
Profesión

La diarrea es un síntoma caracterizado por un tránsito intestinal excesivamente rápido, con deposiciones líquidas o en cantidades superiores a las normales, considerando ...

Este artículo es el último de la serie que hemos dedicado al comportamiento del consumidor y está pensado para ti como comprador, como persona que toma decisiones constantes, a ...

Módulo 2. Cefalea y migraña

Juan Carlos Roig*, Rafael Sánchez Roy**,
Cursos

Objetivos de aprendizaje

  • Definir las principales características (concepto, epidemiología, patogenia, sintomatolog ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Los pequeños pueblos enclavados en la Serra de Tramuntana, al norte de la isla de Mallorca, son un placer para ponerse en contacto con ancestrales olores y sabores primarios. Limones, naranja ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Mucho se habla sobre los nuevos servicios profesionales que se pueden prestar desde la farmacia, como una forma de orientar a la farmacia hacia una labor netamente asistencial y al farmacéuti ...

De un tiempo a esta parte, quizá por mi peregrinar por hospitales y ambulatorios, oigo una y otra vez comentarios sobre el sueldo de los médicos. La prensa también se ocupa de l ...

 

Lo más leído este mes

«Retail», tecnología y consumidor omnicanal


Marketing farmacéutico

Nunca en la historia de la humanidad las cosas habían cambiado de una forma tan rápida. La imprenta, la…
Visto 2302 veces

Módulo 1. Introducción a la patología del sistema nervioso central. Papel de la farmacia comunitaria


Cursos

Las enfermedades que afectan al sistema nervioso central (SNC) pueden englobarse en dos tipos: enfermedades neurológicas y psiquiátricas. Ambas…
Visto 1873 veces

Apuestas de «e-commerce» desde la farmacia


El color de mi cristal

La transformación digital está cambiando la forma de distribución de los medicamentos. En esta ocasión «El color de mi…
Visto 1507 veces

Complementos alimentarios en hiperlipidemia


Protocolos en la farmacia

Definición y prevalenciaLa hiperlipidemia y dislipidemia (o dislipemia) consiste en la presencia de altos niveles de lípidos (colesterol, triglicéridos…
Visto 1385 veces

Papel del farmacéutico en residencias de personas mayores


Cursos

La esperanza de vida en España es la más elevada de Europa y supera ya los 83 años1. El…
Visto 1244 veces

Carlos Alonso Garre, un farmacéutico implicado con la profesión


Un día en la farmacia de...

Aunque las raíces farmacéuticas de Carlos Alonso Garre estén ligadas a la tierra zamorana en Manganeses de la Lampreana,…
Visto 1233 veces

Tratamiento de heridas: cortes, rozaduras, ampollas y quemaduras


Profesión

El término «herida» hace referencia a múltiples lesiones que rompen la piel u otros tejidos corporales debido a una…
Visto 1164 veces

Módulo 2. Cefalea y migraña


Cursos

Objetivos de aprendizaje Definir las principales características (concepto, epidemiología, patogenia, sintomatología y diagnóstico) de la cefalea y la migraña.…
Visto 1123 veces

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.