Imprimir esta página

Editorial

Reconocimiento

  • 08 Julio 2011
No creemos que sea necesario ni que aporte nada escribir otro editorial sobre las dificultades por las que atraviesa el sector sanitario de nuestro país. Estamos convencidos de que ahora es preciso resaltar que, en estos días en los que algunas farmacias sufren concursos de acreedores, los ERE afectan a grandes industrias y a empresas de la distribución, el sector continúa aportando su trabajo y sus conocimientos en la mejora de la salud de los ciudadanos. Esa y no otra es su misión.

Seguir con tenacidad este rumbo es la única forma de recorrer la pesada cuesta que ahora nos toca superar, para poder llegar a etapas que requerirán la misma exigencia, pero menos sufrimiento.

Ediciones Mayo, una de las editoriales decanas del sector, tiene la clara voluntad de mantener un proyecto empresarial rentable, basado en la iniciativa privada, implicado con y ligado a los pilares en los que se sustenta un sector –tan esencial para la economía y la estabilidad de una sociedad avanzada como la nuestra– como es el sector sanitario.

En unos momentos tan difíciles como los que está inmerso nuestro país –nuestro primer mundo– esta firme voluntad de continuidad es una muestra de confianza en el sector y también, en la medida de nuestras posibilidades, un modesto empujoncito para ayudar a vencer la tentación del desánimo y el pesimismo. Los profesionales y las empresas también necesitan, más allá de la excelencia, de la seriedad, del esfuerzo y de la ilusión, el reconocimiento del trabajo realizado.

Formar parte de este sector es para nuestra editorial un orgullo porque llevar la camiseta de un equipo tan importante como el sanitario es un privilegio. Estas palabras no son elogios gratuitos, son sinceras y estamos convencidos que en estos momentos es importante resaltar el valor del sentimiento de pertenencia y potenciar los valores colectivos por encima de otras consideraciones.

Por todas estas razones, la revista El Farmacéutico, el mascarón de proa de la editorial, quiere hacer mención especial del premio al farmacéutico del año que ha recaído en Pilar Gascón Lecha. Una batalladora incansable que no ha cejado, ni cejará estamos seguros, en el intento de posicionar a la farmacia comunitaria como un instrumento sanitario importante en lo que debería ser una atención primaria moderna. Una atención primaria más abierta a todos los profesionales sanitarios, y capaz de aprovechar el potencial colectivo de unos profesionales preparados, cercanos, accesibles y generadores de confianza como son los farmacéuticos. Felicidades.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Artículos relacionados