Publicidad

banner-lainco


Ya viene el sol

Socorro

Que para hacerse un buen profesional de la salud se necesita trabajar con pacientes lo saben ellos, los pacientes, mejor que nadie. Sin embargo, los que pretendemos serlo no lo tenemos tan claro, ya que, con más frecuencia de la recomendable, solemos admirar y reconocer a quienes publican en revistas científicas de prestigio, mientras se nos olvida que la experiencia clínica, la que se adquiere interactuando con esas personas a las que denominamos con paternalismo «pacientes», es la única vía para aprender a ayudar, misión de cualquier profesión que se precie.

Aunque ninguna profesión de la salud es ajena a este problema, ésta es una de las claves que explica la falta de implantación de servicios de seguimiento farmacoterapéutico en su sentido ortodoxo, y no el que han transfigurado quienes no son capaces de atender a pacientes en sus necesidades farmacoterapéuticas.

Somos los pacientes que atendemos, las personas que ayudamos a mejorar su salud y que nos ayudan a aprender a ayudar a otros. Si eso lo tenía claro antes, aún lo tuve más cuando conocí a Socorro y me permitió aprender con ella.

Conocí a Socorro cuando acudió a una de las sesiones que realizamos con pacientes en el Máster de Atención Farmacéutica de la Universidad San Jorge de Zaragoza, un milagro docente que llevamos a cabo desde hace años y en el que, en cada sesión presencial, trabajamos con personas de carne y hueso, para que los alumnos comiencen a adquirir esa experiencia clínica que siempre nos sorprende.

Filósofa de formación, Socorro me ha ayudado, nos ha ayudado a todo el equipo docente, a ser mejores profesionales. Gracias a ella hemos entendido hasta qué punto nuestro conocimiento técnico es subsidiario de la relación terapéutica, que es ésta, y no tanto los fármacos, la que es capaz de modificar de forma trascendental la salud de los seres humanos que viven acompañados de medicamentos.

Gracias a una relación sincera, en la que se pusieron sobre la mesa nuestros miedos y experiencias, nuestras aspiraciones y deseos, fuimos capaces de encontrar la conexión que ha permitido hallar la forma y el momento de dar respuesta a las necesidades farmacoterapéuticas de Socorro. Porque, para resolver problemas, siempre necesitamos un cómo –que está marcado por el conocimiento técnico– y un cuándo –que lo marca quien usa los medicamentos.

Veinticinco años después de haber empezado a ver «pacientes» –vocablo que quiero dejar de usar pero que aún es esencial para hacerse entender en un artículo–, tras cientos, miles de personas atendidas, todavía es posible crecer. Y doy fe de que uno se hace más grande como profesional cuanto más empequeñece su ego, cuanto más abre los ojos para ver y los oídos para escuchar.

Trabajando con Socorro, junto a ella, con ella, ha podido dejar de fumar, poner a raya su diabetes, adelgazar y bajar su perfil lipídico o su presión arterial. Pero también ha agrandado su sonrisa y ha recuperado el placer por caminar y por estar en el mundo. Y yo también he agrandado la mía, porque Socorro me ha recordado que los profesionales somos personas cuando atendemos a personas y que, como ya nos recordaban algunas tribus africanas, sólo somos humanos a través de la humanidad de los otros. Gracias, Socorro, por regalarme humanidad. Atender personas es un privilegio. No te lo pierdas, tú que puedes.

Valorar este artículo
(6 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.