Publicidad

banner-lainco


Ya viene el sol

La atención farmacéutica como responsabilidad jurídica

Los títulos que expiden las universidades representan una garantía jurídica para la sociedad. Quienes reciben –en nombre de Su Majestad el Rey, y a través del Ministerio de Educación– una titulación universitaria gozan de los requisitos mínimos exigidos para ejercer una profesión, de acuerdo con las responsabilidades que la legislación del país marca.

Quien adquiere el grado de Farmacia, por tanto, tiene la capacidad de ejercer la profesión farmacéutica, y adquiere la responsabilidad y el compromiso con la sociedad en lo que se refiere a las competencias que las leyes del Estado señalan.

De acuerdo con esto, en España un farmacéutico debe tener una formación que la sociedad ha decidido que sea del más elevado nivel, universitaria, y tiene que orientarse hacia lo que, a través de los políticos que se eligen en las urnas, esta sociedad ha entendido que deben ser sus funciones y responsabilidades.

Por tanto, un título universitario, y el de farmacéutico lo es, supone la garantía jurídica de que la sociedad puede estar tranquila respecto a las competencias de este profesional, porque su formación lo garantiza.

En España –en abril ha hecho ya 15 años–, la legislación obliga al farmacéutico al seguimiento de los tratamientos farmacológicos de los pacientes. Sin embargo, sólo ha sido muy reciente la introducción en las facultades de Farmacia de una difusa y etérea asignatura de Atención Farmacéutica, que imparten muchas veces profesores que enseñan e investigan sobre otras materias y con una experiencia más que dudosa sobre la materia. Resulta además paradigmático que la universidad de referencia en Atención Farmacéutica en España, la de Granada, incluso no tenga esa materia como obligatoria.

Por tanto, resulta difícil de defender que las facultades de Farmacia, salvo excepciones, otorguen una titulación que garantice a la sociedad que el farmacéutico les va a defender de la importantísima morbimortalidad asociada al uso de medicamentos que sufre, y que provoca importantísimos daños en su salud y su economía.

De ahí que existan dos posibilidades de futuro. La primera sería derogar la Ley 16/1997, para dispensar (en otra acepción) al farmacéutico de las responsabilidades que contrae con esa ley. La segunda opción sería la de obligar a las universidades a que se tomen en serio la formación del farmacéutico y cumplan la legislación vigente. Esto, además, llevaría a un desarrollo real de la legislación, que definiera derechos y responsabilidades, funciones y maneras de ejercerlas. En definitiva, crear una Ley General para el seguimiento farmacoterapéutico.

Entretanto, podemos seguir mareando la perdiz, con políticos, universidades y profesionales mirando para otro lado, discutiendo sobre el sexo de los ángeles y enredándose en aspectos menores. Mientras esto no se tome en su verdadero alcance, el seguimiento farmacoterapéutico no será posible en España.

Mientras medita si está de acuerdo o no con lo que ha leído, recuerde el sonido de alguna ambulancia y piense si usted podría haber hecho algo por quien iba dentro. Y acuérdese si en su familia alguien ha muerto, o ha sufrido una enfermedad grave recientemente, que se pudiera haber evitado con esta práctica asistencial.

Valorar este artículo
(5 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.