Publicidad

banner-lainco


Ya viene el sol

Dakar o Montmeló

Lo que relata este artículo lo firma alguien que lleva veintidós años enseñando en másters de atención farmacéutica, que lo ha hecho en varias universidades españolas y también en no pocas de América Latina y Portugal, así que algo sé de esto.

Dicen que a los profesores debemos calificarlos por la excelencia de sus alumnos, por crear escuela, por transformar la materia que imparten y dar sentido a cualquier ejercicio profesional y, por ende, a la sociedad a la que sirven. Por ello, es posible que no exista nadie peor que un servidor, aunque, obvio es decirlo, también me acompañen en este indeseable pódium más de uno y más de dos. Lo más grave es que todos seguimos ahí, a modo de oxímoron docente, porque al ser tan malos no hay nadie que se interese por el tema, así que no queda más remedio que repitamos los mismos hasta que nos jubilemos, siempre y cuando no nos empecinemos en persistir más allá, aduciendo méritos que no sabría yo justificar sin que se me cayera la cara de vergüenza, propia y ajena.

Desgraciadamente, el problema no se puede atribuir en exclusiva a quienes decimos enseñar en posgrado. Cada curso que comienza aparecen similares alumnos, con los mismos prejuicios hacia los pacientes, análogas poses de superioridad basadas en no sé qué conocimientos, y alzados sobre parecidos pedestales de barro no cocido. Estudiantes que, sin ser responsables de ello, tienen que desaprender lo aprendido antes de comenzar el proceso docente, si es que éste puede llegar a comenzar en algún momento.

Me viene a la memoria una pintada de la época de la Transición que decía, ante la decepción que produjo a algunos la democracia, aquello de «Contra Franco vivíamos mejor», que los de más edad recordarán. Esta irónica sentencia me recuerda el momento que vivimos en la farmacia, por mi añoranza de aquellos tiempos en los que la dirigencia profesional se oponía a la atención farmacéutica. Sí, contra la atención farmacéutica vivíamos mejor. Creo no exagerar si afirmo que no hubo peor momento para la disciplina que aquel en el que la profesión decidió que ése era su futuro y se empeñó en destrozarlo. A partir de ahí todo se desfiguró y optamos por una senda acelerada hacia ninguna parte, cada vez a más velocidad.

Hoy día, la atención farmacéutica se parece más a una carrera de Fórmula 1, en la que unos pilotos corren a toda velocidad, arriesgando su vida, la de la profesión, para acabar en el mismo punto de partida después de haber malgastado cantidades ingentes de energía. Tanto esfuerzo para llegar al mismo sitio donde se empezó.

La profesión eligió correr en Montmeló en lugar de hacer el Dakar. Escogió correr en círculos a toda velocidad en lugar de aventurarse a explorar caminos inexplorados en los que la resistencia y la intuición, junto a la capacidad de tomar decisiones drásticas, la podrían haber llevado a encontrar un nuevo destino.

Aficiones hay para todos los gustos y, líbreme Dios, no voy a obligar a nadie a preferir la aventura a la velocidad. El problema es que quienes han preferido la Fórmula 1 al Dakar, además de hacer carreras en círculos compiten sobre vehículos obsoletos, incapaces de alcanzar una mínima velocidad que permita mantener esperanza alguna de victoria, por muchas pegatinas y alerones que adhieran a sus automóviles. Sí, el nuestro se parece más al de Pierre Nodoyuna. Quizá los más jóvenes tengan que buscar en Internet quién era este señor, pero los que aún tratamos de exprimir aquel bote que se abrió hace al menos veinticinco años, seguro que saben a quién me refiero.

Valorar este artículo
(4 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.