Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas


Ya viene el sol

Veinte años no es nada

El pasado mes de octubre tuvo lugar una nueva edición del Congreso de Atención Farmacéutica. Como una metáfora del fracaso de esta práctica asistencial, se celebró en las antípodas españolas de aquel primer congreso que ilusionó a una generación de jóvenes farmacéuticos y que hoy, mucho más mayores y pragmáticos, ya hace tiempo que dejaron de soñar.

Decía Willy Brandt que quien no era comunista con veinte años no tenía corazón, y que quien continuaba siéndolo a los cuarenta lo que no tenía era cabeza. Y ése ha sido el camino de tantos compañeros y compañeras, dejar el corazón a un lado y tener cabeza, aunque lo que diseñara la cabeza fuera un programa inteligente de autodestrucción de una profesión. Y quienes nos mantuvimos en el sueño, los que no nos movimos del sitio mientras otros giraban, como me dijo mi buena amiga Amalia, nos convertimos, sin desplazarnos del sitio en el que estábamos, en la deriva extremista de la profesión.

De San Sebastián a Cádiz han pasado veinte años, y en ambas ciudades, a cual más hermosa, el evento se organizó de una manera fantástica. Pero de aquella práctica que anhelaba cambiar la orientación profesional del medicamento al paciente tan sólo queda otra que, en lugar de cambiar su mirada hacia las personas que utilizan medicamentos, la ha virado hacia nuestro propio ombligo. Ahora la Atención Farmacéutica (porque nunca dejó de llamarse así a pesar de que haya variado tantísimo el foco) es una práctica centrada en el farmacéutico, en lo que este profesional se siente capaz de hacer y no en lo que necesitan las personas. A la venta de medicamentos, pseudomedicamentos y parafarmacia se le ha añadido la de otros servicios, mediados siempre por un aparato, que poco o nada reflejan aquel desafío de disminuir la morbimortalidad asociada a la farmacoterapia, un problema que cada día que pasa causa un daño más grave en la salud de las personas y en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Las verdaderas consecuencias se verán en el futuro, aunque el presente no es precisamente lo que se dice halagüeño para nadie. El modelo farmacéutico vive de un margen comercial de venta de medicamentos cada día más baratos, y ve cómo en su canal cada vez entran más baratijas. Pero si el presente no resulta esperanzador para la profesión, aún lo es menos para las personas que utilizan medicamentos de forma crónica, muchos de los cuales son familiares de farmacéuticos, incluso aquellos propios farmacéuticos que en 1999 eran jóvenes y hoy son personas medicalizadas, necesitadas de un profesional que hoy no tienen porque ellos mismos no quisieron serlo de verdad.

Hoy hemos apostatado de ser una profesión, aquella que toma decisiones en torno a lo que es la esencia de su formación, para convertirnos en un oficio, ejercido por quienes tienen destrezas técnicas en realizar actividades repetitivas. Renunciamos a ser escultores para convertirnos en carpinteros. Y de eso, por favor, no echen la culpa a los extremistas, a los que decidieron permanecer en el lugar que conducía al cambio, sino a los que optaron por tomar un atajo que no conducía a ninguna parte.

Afortunadamente soy optimista respecto al futuro; la Humanidad siempre ha sabido responder a los desafíos, aunque sea de una forma sorprendente que ni siquiera hoy imaginemos. A pesar de las piedras del camino, puestas por quienes deberían haberlo allanado, a pesar de los muertos, se abrirán las grandes alamedas, como dijo Allende, querida Amalia, aunque en el caso farmacéutico sea más tarde que pronto y quienes os acomodasteis deberíais hacéroslo mirar. Nunca es tarde. Veinte años no es nada, que diría Carlos Gardel.

Valorar este artículo
(12 votos)
Manuel Machuca González

https://manuelmachuca.me

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las palabras nos acompañan, nos emocionan, nos enfurecen, nos alegran, nos llenan hasta que descubrimos que están vacías, entonces se convierten en un ruido monóto ...

Soy optimista por elección personal. Estoy convencida de que nuestro camino por la vida es una gran aventura que merece la pena protagonizar con ...

El ojo seco, las úlceras, la blefaritis, el orzuelo o la conjuntivitis son algunas de las patologías oftálmicas que se atienden con más frecuencia en la oficina de farmac ...

Eduardo Senante
Farmacéutico comunitario.
Farmacia Senante. Zaragoza (https://farmaciasenante.com/)

Vivimos en un ...

El cáñamo o marihuana, en latín Cannabis sativa, es una planta herbácea anual dioica hirsuta que puede alcanzar hasta los 3 m de altura. Los tricomas (pelos glandulares) ...

El embarazo constituye una etapa más en la vida de la mujer, durante la cual se producen cambios fisiológicos, hormonales y estructurales que pueden provocar síntomas o ser la b ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La D.O. Ribeiro es una de las cinco denominaciones de origen existentes en Galicia. Se ubica en el borde noroccidental de la provincia de Ourense y en las confluencias de los valles formados por los ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Cuenta Ovidio en Las metamorfosis que Apolo se burló de Eros por su costumbre de jugar con el arco y las flechas. Resentido, Eros tomó una con punta de diamante que incitaba a ...

No hay que poner grandes nombres a lo que hacemos. Si lo que hacemos está bien hecho, su designación se ennoblece por sí misma y su permanencia queda asegurada. Con el nombre de ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.