Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

El viejo y la mar

Una adivinanza demasiado obvia: «Soy el que jamás se cansa y va y viene sin cesar. Nunca me puedo secar y jamás te aburre mi danza. En presencia o añoranza, tú siempre me vas a amar». Y una perplejidad que me agobia desde hace muchos años, con tantos kilómetros de costa a lo largo de islas y Península, y habiéndose sucedido las oleadas de novela gótica, novela histórica, novela policiaca, todo tipo de novelas, seguimos sin tener apenas títulos referidos al mar, casi un vacío desde Los pilotos de altura, de Baroja.

El mar, siempre la mar, es uno de mis espejismos reincidentes que sin duda no comenzó con su descubrimiento, sino con el momento de privilegio de sentirme rodeado por la mar en mis 360 grados, alrededor y sobre la cubierta de un nada romántico petrolero. De ahí, quién lo iba a decir, a los versos de Baudelaire: «¡Hombre libre, tú siempre amarás al mar! / El mar es el espejo en el que tu ser se mira. / En la onda que hacia lo infinito se estira / y de ese amargo abismo tu alma está a la par». A los anfibológicos versos de Miguel Hernández: «El mar también elige puertos donde reír, / como los marineros. / El mar de los que son. / El mar también elige puertos donde morir. / Como los marineros. / El mar de los que fueron». O a la sentencia escéptica de Borges: «El mar es un antiguo lenguaje que ya no alcanzo a descifrar». Y de aquí a una confidencia que nunca hice pública, mínimo enigma. En la entradilla de mi novela La mar es mala mujer, escribo la cita del poema «Mar», en versión de Jorge Luis Borges: «El mar es el Lucifer de la luz / cuando mala mujer la mar es cruz / el cielo caído por querer ser su luz». Sabiendo de la antipatía del divino ciego por Federico, siempre me extrañó, aunque no agobió, el que ningún crítico me preguntara por el origen de tal versión. Me hubiese encantado explicarle que la cita es falsa, la versión es mía.

Todo este largo pórtico para anunciarles la presencia de dos novelas marineras simultáneas que tendré el placer de presentar en breve y que, ya puestos, adelanto aquí su existencia: La historia del capitán Izaguirre, de Antonio Vicario, en Ediciones Ulzama, e Índigo mar, de Ignacio del Valle, en la Editorial Pez de Plata. La primera es un sobrecogedor relato de un capitán de altura que bien hubiera podido ser colega de quien se deslizaba por el laberinto de las sirenas. Izaguirre era un vasco decidido y valiente, y el capítulo del abordaje pirata supera en suspensión de la duda al suspense del Espaniola hacia la isla del tesoro, tanto como el desenlace entre azar y necesidad. La segunda es un salto en la narrativa realista y políticamente incorrecta del autor (recuerden su film Silencio en la nieve) para adentrarse en el delirio de una isla en invierno, una galerna amenazante sobre la que se deslizan panteras que hablan en idiomas incomprensibles y aguas que recorren galerías subterráneas en busca del horizonte. La realidad no siempre es verosímil.

Dos relatos muy diferentes que se acogen al aserto de Joseph Conrad: «Nada más seductor y esclavizante que la vida en el mar». Nada tan confortable como sentir el escalofrío de esa aventura de vientos y mareas leyendo cómodamente en casa. La adivinanza inicial es obvia, y como no es develar ningún misterio suelo terminarla con un «en la añoranza tú siempre te vas al mar».

Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Artículos relacionados

  • Dejar un comentario

    En el último número de la revista...

    El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

    Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

    Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

    Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

    El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

    El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

    En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

    «Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

    Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

    Selección de las últimas novedades literarias.

    ...

    Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

    Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

     

    Revista El Farmacéutico

    El Farmacéutico

    La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.