Publicidad

banner-lainco

Publicidad

banner-lilly-septiembre

Publicidad

banner-vilardell


Tertulia de rebotica

Manual del líder

En vísperas de elecciones porque en democracia todo el tiempo es víspera de elecciones. Como a pesar de la democracia se sigue creyendo que gobernar es ganar las elecciones, es por lo que rememoro este breviario de normas para el líder político, para refrescárselas a los votantes quiero decir.
Ya sé que acaban de votar pero hay más. La primera norma es clara y definitiva: el líder agitador, para ser persuasivo, debe tener la habilidad de sustituir la razón por la emoción, aboliendo la línea que separa lo verdadero de lo falso. Lo demás son consecuencias. Para la muchedumbre no hay término medio, por eso es necesario simplificar los problemas evitando toda suerte de grises. Unos pocos símbolos simples referidos a unos pocos problemas básicos son preferibles a las cuestiones complejas que exijan meditación. El líder debe ocuparse de lo blanco y de lo negro, debe reducir la vida a una película de buenos y malos y prometer que si él la dirige tendrá un final feliz. Las proposiciones deben hacerse de tal manera que se las pueda absorber sin necesidad de proceso mental alguno, sea del signo o del significado que sea. Bajo ningún concepto emitir una oración subordinada y no digamos una palabra como escouldivo que obligue a consultar el diccionario. Debe sacarse de la manga e inesperadamente frases felices como un eslogan publicitario, eufónicas, aunque no vengan a cuento. Un método eficaz es la repetición sistemática, basta decir una mentira con gran aparato, repetirla mil veces para que la gente lo crea, y repetirla mil una para que quien la produjo la considere fríamente como una verdad. El líder verbaliza las actitudes y sentimientos vagos del común, además de al eslogan debe recurrir a mitos, leyendas y tópicos. Y recuerdos. Recuerda acontecimientos escogidos con el fin de despertar lo instintivo e incitar a la acción, o sea, revive los odios, los miedos e impulsos elementales del subconsciente canalizándolos hacia su propio interés. Las palabras deben perder su significado y su función comunicativa para convertirse en elementos retóricos persuasivos, deberán utilizarse no según el sentido o la sustancia, sino según la sonoridad y el quantum. Jamás partículas dubitativas como quizá. Las respuestas nunca deben supeditarse a las preguntas de periodistas o público y siempre serán contundentes. Para ampliar detalles puede consultarse el manual de manipulación Volkanfklaerung und propaganda, de Joseph Goebbels, Berlín, 1933, un libelo muy práctico y aún vigente. El capítulo de la praxis es toda una delicia: «Nunca permitan que el público se enfríe. Nunca admitan un error o una mala acción. Nunca concedan que puede haber algo bueno en su contrario. Concéntrense en un enemigo a la vez y atribúyale a él todo cuanto salga mal. Ofrezcan un objetivo concreto intermedio como si fuera el último y convenzan al pueblo de que todo depende de su capacidad para conquistar ese objetivo particular, aquí y ahora, sin tener en cuenta nada más». Las normas para la puesta en escena también son encantadoras, esa de reunir a la gente de tal forma que haga imposible las relaciones cara a cara, individuales y críticas, sustituyéndolas por las del contacto estrecho del tipo hombro con hombro generadoras de una cierta estimulación sicosomática y un cierto sentimiento de poder masivo. Se recomienda la utilización de banderas, canciones, gritos y fanfarria, todo eso tiende a inhibir los hábitos e ideas racionales y a reemplazarlas por el entusiasmo emocional que despierta el partido y sobre todo el destino de la patria. Una buena hora es el atardecer, mejor aún la noche, la gente está más cansada y se vuelve más susceptible. Lo increíble es que estas recomendaciones mitineras sigan siendo igual de válidas y eficaces para las modernas redes de comunicación e Internet, no digamos escouldivo, digo televisión, donde se cumplen a rajatabla. Y lo perenne no siempre resulta estimulante, en realidad las elecciones me deprimen. Otro día hablaremos de Indignaos.
Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

No aprendemos. Nos emocionamos con los desfiles que llenan los senderos de gloria, las canciones acompañan a los jóvenes e invocamos a la divina verdad para tejer los uniformes y los e ...

Como presidenta del comité organizador del IX Congreso Nacional de Farmacéuticos Comunitarios (www.congreso-sefac.org), me siguen preguntando por la decisión de no suspender o r ...

Cuenta Regina Revilla que, en los primeros años de la carrera de Farmacia, lloraba encima de los libros, pero que, como tenía una beca, estudió sin parar y acabó con prem ...

Aunque el uso del término «depresión posvacacional» está muy extendido, desde el punto de vista científico resulta más oportuno referirse a un trastorn ...

Este año la vuelta al cole ha sido muy diferente a otros años y ha estado marcada por las medidas que los centros han tomado para evitar la propagación del coronavirus SARS-CoV- ...

El ciclo de vida es el proceso vital de un organismo que va desde el nacimiento hasta su muerte. De manera general, este ciclo se divide en cuatro etapas: nacimiento, desarrollo, reproducción ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 590, págs. 33-35) se puso el acento en varios aspectos re ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Dentro del mundo de los vinos, hay una pequeña zona llamada Franciacorta situada en la provincia de Brescia, en la región de Lombardía. El nombre de Franciacorta define tres con ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Aristóteles decía que la naturaleza tiene horror al vacío, un concepto que fue ridiculizado por Blas Pascal cuando preguntó irónicamente: «¿Y lo aborr ...

Como regla general, parece que la duración de la vida de los animales está relacionada con su tamaño al alcanzar la edad adulta, de manera que, cuanto más grande es la es ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.