Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

Dos pasos perdidos

¿Son los sándwiches de Rodilla un símbolo masónico? Heteróclita, caótica y esdrújula visión de la capital del reino la que en su libro, ¡Quemad Madrid!, propone la periodista Raquel Peláez, ponferradina afincada en las páginas del Vanity Fair.

¿Quién quemó el edificio Windsor? Muchas preguntas insólitas y algunas respuestas erráticas (eso de que gané el Planeta en los setenta, pecado venial) en una guía original para turistas curiosos y en la que se recuperan algunos pasos perdidos. ¿Puede pelear por la modernidad una ciudad que desayuna churros? Error conceptual lo del desayuno y acierto definitorio de los churros: trilobites de la gastronomía madrileña. Dos Passos que me fascinan desde que leí Manhattan transfer, y ahora me ciño a la versión de Raquel. Dos Passos frecuentaba mucho una cafetería que todavía existe y lleva su nombre, en la esquina de la calle San Bernardo con la del Pez. El local no ha cambiado de nombre porque en realidad se lo debe todo al escritor norteamericano: los primeros dueños regentaban una tienda de ultramarinos y coloniales que no acababa de funcionar, y fue el escritor quien les sugirió la idea de montar una tasca y les dio el dinero para hacerlo. Eran tiempos de guerra. John estaba en España intentando esclarecer el paradero de José Robles Pazos, un traductor progresista (su traductor al español) que había desaparecido en la zona republicana; cuando en el edificio de la Telefónica un miembro del contraespionaje le confesó que su amigo y traductor había sido ejecutado por los de su propio bando, ingresó en el nihilismo político. Muy cerca de la cafetería, en la plaza de Callao, frente al cine, en el hotel Florida, residencia de los corresponsales de guerra extranjeros y gente de las brigadas internacionales (más ese mosconeo de arribistas, prostitutas y suicidas varios), John Dos Passos escribió el más sentido artículo de aquel trance. «Habitación con baño en el Hotel Florida». Entre dos párrafos de aparente serenidad: «Cuando los bombardeos no paran, un hombre se siente más seguro afeitándose y respirando el olor familiar del jabón», y «una ciudad sitiada no es un buen lugar para un turista». Esta anécdota entrecruzada de la cafetería y el asesinato de Robles está descrita no exactamente, pero sí con abundancia de detalles, en la novela de Michael Atkinson Hemingway, días de vino y muerte. Al desencuentro entre Hemingway y Dos Passos en nuestra incivil guerra no le presté la debida atención en mi La Gran Vía es New York, y quizá la cosa ya no tenga remedio, pues no suelo, pura pereza, retocar las reediciones. De todas formas la anécdota es entrañable y se puede rememorar echándole imaginación en la barra de la cafetería sita en San Bernardo 42; el único rastro que queda, además del nombre, es el logo: un libro abierto sobre el que se apoyan una pluma de ave y una humeante taza de café con el nombre del escritor en mayúsculas. Antier desayuné allí un chocolate con churros echándole un pulso a memoria y modernidad. ¿Es moralmente reprobable emborracharse en un Vips? De todos los interrogantes que plantea Raquel Peláez el más enigmático es «¿desde qué lugar de Madrid se ve el cielo más azul?» De su ¡Quemad Madrid! el mejor piropo es el que viene en el prólogo: Esta colección de maravillas es una máquina pinball de seis petacos y tres pares de bolas, con luces flúor y microcalambrazos en los mandos para mayor excitación. Definitivamente, soy como el sándalo que perfuma el hacha que lo hiere.

Valorar este artículo
(1 Votar)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.