Publicidad

banner-lainco


Tertulia de rebotica

No hables

Nada debería hablar de él puesto que no le he leído. De él dicen que se pasó años haciéndose pasar por mudo y él dice de su niñez solitaria que hablaba con las vacas. Se llama Guan Moyé y desde su primera obra utiliza el seudónimo Mo Yan, que en su chino natal significa «no hables».
Le acaban de conceder el premio Nobel de Literatura y como nuestra cita anual con el nuevo premiado casi resulta una tertulia ineludible aquí le cito. La reiterada frase de «el Nobel hace de un escritor desconocido en su país un escritor mundialmente famoso» en este caso no es cierta, no es mundialmente desconocido alguien a quien conocen en China. E indirectamente en todo Occidente, la película Sorgo rojo está basada en su novela pero la autoría cinematográfica es de Zhang Yimou (una estrella del régimen, suyo es el espectáculo de los Juegos Olímpicos de Pekin), en cualquier caso una poderosa ficción que dijo al mundo algo sobre la existente cotidianidad, poderosa y terrible, de la China postrevolucionaria: magnífica parrafada para quien se recomienda no hablar. La editorial Kailas, la del escritor Ángel Fernández Fermoselle, ya había puesto a disposición de los lectores españoles varios títulos suyos, empezando por Grandes pechos, amplias caderas, pero los perezosos no las habíamos leído. Ahora es el momento de corregir el fallo. Dice Ángel de su editado que es un hombre discreto, sobrio, reservado, alguien que mantiene un equilibrio entre las autoridades chinas y una cautelosa actitud crítica contra los excesos que a veces comete la oficialidad de su país. Ese «a veces» es el fulcro y la polémica de Mo Yan. En las fotos nos muestra un rostro limpio e inexpresivo pero de mirada inteligente. La Academia sueca define sus méritos: «Realismo alucinatorio, leyendas, historias y elementos contemporáneos». Y que describen el sufrimiento y superación del pueblo chino, suelen añadir invariablemente las notas de prensa, para a continuación resaltar las voces críticas de los disidentes chinos que le acusan de tibio, de un frágil empuje crítico para así mantener buenas relaciones con la oficialidad comunista. Según opinan los críticos, ahora los literarios europeos, su realismo brutal y mágico le aproximan a García Márquez por una banda y a Kafka por la otra, y uno piensa que dada la administración de su país, allí y hoy, Kafka pase por un escritor costumbrista. Plagio opiniones: la historia se acompaña de la fábula, el folclore rivaliza con el dogma oficial, los animales aleccionan a los hombres, la violencia es atemperada por un hondo lirismo, la naturaleza brilla tan bella como simbólicamente y la actitud narrativa puede variar de una sátira de ironía sutil a un humor abierto a la carcajada. Siempre con unos personajes de humanidad cautivante. No es nada mala recomendación para su lectura. La crítica política no puede evitar que en sus novelas se resalte la injusticia opresiva, la intromisión en la vida privada que llega hasta la prohibición de engendrar más de un hijo, la descripción de un imaginario cuyo parecido con la realidad es coincidencia inevitable. Me fascina el seudónimo por cómo despierta mi memoria: No Hables. Algunos quisieran gritar en la calle y otros callan y escriben haciendo ejercicios malabares para evitar la censura. La memoria del exilio interior, la fastuosa pintada de «di en la calle lo que hablas en casa». Ese fulcro imposible que en España generó tantos desgarros, tantos rechazos al exilio interior. Puede que quien no haya cumplido aún los 60 no alcance a comprender en toda su profundidad el drama de tan equívoco exilio. En fin, hay que leerle.
Valorar este artículo
(0 votos)
Raúl Guerra Garrido

Farmacéutico. Escritor. Premio Nacional de las Letras 2006. /www.guerragarrido.es/

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.