Banner_Prospantus

Responsabilidad social de los colegios profesionales

Los presidentes de los colegios de Tenerife y Sevilla, Guillermo R. Schwartz Calero y Manuel Pérez Fernández, respectivamente, expresan sus ideas sobre la responsabilidad social de los colegios profesionales.

GUILLERMO R SCHWARTZVoluntad de servicio al bien común
Guillermo R. Schwartz Calero
Presidente del COF de Santa Cruz de Tenerife
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Son numerosas las definiciones de responsabilidad social corporativa (RSC), pero hay dos que quisiera destacar.
La primera es la que da la ISO 26000: «Es la responsabilidad de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y en el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente que contribuya al desarrollo sostenible, incluyendo la salud y el bienestar de la sociedad, que toma en consideración las expectativas de las partes interesadas, que cumpla con la legislación aplicable y sea coherente con la normativa internacional de comportamiento, y que está integrada en toda la organización y se lleva a la práctica en sus relaciones».
La segunda es una reciente definición de la Comisión Europea (2011) que señala que la RSC «es la responsabilidad de las empresas por sus impactos sobre la sociedad».
Llevar a la práctica la RSC es adoptar una responsabilidad ética por encima del marco legal al que estamos obligados.
¿Debe estar el cumplimiento de la RSC sólo vinculado a las grandes corporaciones? ¿Es posible que una oficina de farmacia desarrolle una RSC? ¿Y un colegio profesional?
Una oficina de farmacia puede y debe desarrollar su propia RSC. No se trata de resolver los problemas de la Humanidad ni de ejercer una actividad filantrópica. Se trata de llevar a cabo sus actividades de acuerdo con los principios de la eficiencia: generando el mayor valor social posible a partir de sus recursos disponibles. No se trata de hacer una lista de acciones que emprender y, llegado el 31 de diciembre, poner una marca de «realizado» al lado. Se trata de dar una visión absolutamente positiva de lo que se hace, dejando que lo negativo también se haga transparente y pueda ser dado a conocer. Voluntad de servicio al bien común, más allá de los intereses de cada parte.
Podemos poner un ejemplo simple: si un paciente acude a nuestra oficina de farmacia con una receta de un antibiótico y se lo dispensamos en los términos previstos estaremos cumpliendo con la legislación y nuestra actitud profesional sería intachable. Pero no aporta nada a la RSC.
La RSC se ejerce, además de cumpliendo con la ley y dispensando ese antibiótico, explicándole al paciente las consecuencias que tiene el abandono antes de tiempo del tratamiento y que tendrán efecto no sólo en él mismo por no curarse adecuadamente, sino en el resto de la sociedad por hacer que una bacteria adquiera resistencias a ese antibiótico que la hagan más patógena en futuras infecciones a otras personas. Y también forma parte de la RSC no sólo recordarle que el envase con los restos del medicamento debe eliminarse utilizando el punto de recogida del SIGRE, sino que tenemos que verificar que así ocurre. Es sólo un simple ejemplo.
Así que la RSC es algo más que cumplir la ley, es asumir ante nuestra sociedad que nuestros actos bien realizados tienen resultados positivos en su conjunto.
Y la RSC del Colegio, como corporación que aglutina a todos sus colegiados, estaría vinculada a que todos sus profesionales ejercieran esa responsabilidad en sus respectivos puestos de trabajo.
La mayoría de estas líneas se han obtenido tras la lectura de diversos artículos publicados por la Cátedra "la Caixa" de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE y quisiera finalizar con un párrafo de su autor, el profesor Antonio Argandoña: «La responsabilidad social no hace perfectas a las personas ni a las organizaciones, ni las protege de perturbaciones como la caída de las ventas, la restricción del crédito bancario o el impago de sus clientes. Pero, sin duda, es una buena manera de hacer frente a esos acontecimientos, con la mirada puesta no en el resultado a corto plazo, sino en la sostenibilidad y permanencia de la empresa». 

M PEREZ FERNANDEZEn defensa de los intereses de la sociedad
Manuel Pérez Fernández
Presidente del COF de Sevilla
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Desde tiempo inmemorial, los profesionales se agrupan legítimamente para defender sus intereses. Con ese objetivo, en la Baja Edad Media los farmacéuticos sevillanos pertenecían a la Congregación de Boticarios bajo la advocación de San Cosme y San Damián, que pasa a denominarse «Congregación de Boticarios de San José» en 1625. Como tal llega hasta el siglo XIX, fecha en que se fundan la mayoría de los actuales colegios profesionales, y hasta nuestros días, tras ser refrendados por la Constitución Española de 1978 y normas específicas posteriores. La legislación actual los capacita para ordenar la actividad profesional dentro de sus competencias, estableciéndose la obligatoriedad de pertenecer a ellos para ejercer determinadas profesiones. Precisamente, la obligatoriedad y la independencia económica y política de que gozan han sido utilizadas por muchos para criticarlos ferozmente, al punto de establecer continuos debates públicos interesados para conseguir sus objetivos. He dicho repetidamente que los colegios profesionales están sometidos a un doble despotismo: el de los malos profesionales a los que no interesan y van a hacer todo lo posible por desprestigiarlos, y el de los malos políticos, a los que tampoco interesan y que también van a hacer todo lo posible para desprestigiarlos... y para destruirlos vía Boletín Oficial.
En ese ataque sin fundamento se les califica de anacrónicos, gremialistas, preconstitucionales... intentando elevar una cortina de humo con la que encubrir la verdadera importancia que tienen en la sociedad actual y argumentando que sus funciones ya las desempeñan otras instituciones, como la propia Administración. Se olvida, interesadamente, que la Administración se rige la mayoría de las veces por criterios de rentabilidad política, claramente contrapuestos a los de necesidad social.
Uno de los ejemplos más ilustrativos del papel que los colegios profesionales desempeñan en la atención de las necesidades sociales de los ciudadanos lo encontramos en las actuaciones que el Real e Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla ha desplegado en el campo de las llamadas enfermedades raras. Han sido numerosas las ocasiones en las que esta actuación ha sido calificada como «imprescindible» para conseguir el conocimiento social de las necesidades de los enfermos y, en paralelo, el empuje necesario para avanzar en la prevención, diagnóstico y tratamiento de estas patologías. Fue un farmacéutico, Moisés Abascal, el primero en dar el paso para abrir el camino a los pacientes que padecían patologías poco frecuentes, y fue su colegio profesional, el de Farmacéuticos de Sevilla, el que lo apoyó de forma incondicional para alcanzar las diferentes metas que, conjuntamente, se fueron fijando.
Tras la creación de la Federación Española de Enfermedades Raras, los seis congresos internacionales sobre éstas y los medicamentos huérfanos, las becas de investigación, los premios periodísticos, la participación en foros de debate y congresos nacionales e internacionales, la creación de la Fundación MEHUER e, incluso, la inclusión en el Grupo de Trabajo sobre Enfermedades Raras del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, se encuentran años de trabajo colegial en favor de los pacientes más necesitados. Tras ese sinfín de actuaciones en pro de personas a las que casi nadie escuchaba, se encuentra la vertiente social de los colegios profesionales, esa que intencionadamente se olvida cuando se trata de atacarlos sin piedad: la defensa de los intereses de la sociedad sin intromisiones de lo políticamente correcto, o sea, la denominada responsabilidad social corporativa de los colegios profesionales.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

xxxxxx

O soy muy viejo ya, o el tiempo se ha acelerado sin que me haya dado cuenta. Me acuerdo perfectamente de los conflictos generados por el servicio a dom ...

Los tres cerditos es un cuento habitual de la infancia. Desde mi perspectiva traslada los valores de la cultura del esfuerzo, de las cosas bie ...

Rosa María Arbonés es titular, desde hace 23 años, de la farmacia emplazada en la calle Pallars n.º 231, en el barrio barcelo ...

Vamos a abordar en este artículo de qué modo afecta a la oficina de farmacia el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Con ...

Un plan de marketing es un documento que ayuda al titular de una oficina de farmacia a conseguir sus objetivos a un año (ventas, fidelizaci&oacu ...

No cabe la menor duda de que las profesiones sanitarias suelen conllevar un alto porcentaje de continuidad familiar y empresarial de forma bastante gen ...

Hace ya varios años que existen las parafarmacias on line en España, y desde mediados del año 2015 es posible comprar medicamentos ...

«Pharmchain»: un modelo de «blockchain» para la farmacia comunitaria

José Daniel Carballeira Rodríguez*, Irene García Alfaro**, Jesús García Forés***,
Gestión de la farmacia

Todos hemos oído hablar de blockchain, pero ¿qué es la cadena de bloques? La blockchain es fundamentalmente una base de datos &laq ...

Ahora que está de moda luchar contra el contenido en azúcar (entre otras cosas) de los alimentos, voy a romper una lanza a favor de la gl ...

Aunque los vinos rústicos y el aguardiente todavía son parte importante de la industria vitivinícola mexicana, en los últim ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

En las suaves colinas toscanas podía verse, de vez en cuando, a un joven volar unos metros con unas alas diseñadas por Leonardo, para a c ...

«Todo lo que no es tradición es plagio.» En la fachada del Casón del Buen Retiro de Madrid, se reproduce esta frase de Eugeni ...

 

Lo más leído este mes

Los farmacéuticos destacan su papel como expertos en el medicamento en la conmemoración de su día mundial


Crónicas

Los 72.500 farmacéuticos colegiados españoles celebran hoy su día mundial, conmemoración organizada por la Federación Internacional Farmacéutica (FIP). Este…
Visto 5870 veces

Nace la red de farmacias Luda para cubrir desabastecimientos y solucionar la compra online


Notifarma

El principal reto de la farmacia española es combatir a los nuevos jugadores sobre el terreno de la distribución…
Visto 1854 veces

Programas de apoyo al paciente


Profesión

No cabe duda de que el manejo de las enfermedades crónicas es uno de los grandes retos que deben…
Visto 1136 veces

Confederación de pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa


Hablan los pacientes

En 1987, el doctor y paciente León Pecasse y otras personas afectadas por la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) crearon…
Visto 1091 veces

La verificación de medicamentos, una realidad a partir del 9 de febrero de 2019


Crónicas

La próxima entrada en vigor del Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVEM) y la situación de los proyectos…
Visto 1046 veces

Dolor musculoesquelético


Profesión

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP por sus siglas en inglés) lo define como «una experiencia…
Visto 901 veces

Medicamentos falsificados e implantación del SEVeM, temas de la próxima Jornada de Distribución Farmacéutica


Crónicas

El próximo 15 de noviembre de 2018 se celebrará en Madrid la 4ª Jornada Profesional de Farmacéuticos en la…
Visto 835 veces

Médicos, farmacéuticos y veterinarios homeópatas se unen en un sindicato


Crónicas

Médicos, farmacéuticos y veterinarios españoles que prescriben o aconsejan homeopatía han decidido unir sus fuerzas para luchar contra el…
Visto 807 veces

Revista El Farmacéutico

HTML 5La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.