Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas


Editorial

Las musas

Estaba en la barra del bar con unas tapas y unas cervezas, y con mis colegas colgados de mis hombros de hombretón. Todos nos reíamos de las anécdotas que nos habían ocurrido durante la semana. Soy un sentimental. Puedo soñar, aún.

Ahora la barra del bar está en el WhatsApp. No es lo mismo, no. No soy de esos que se empeñan en ver esta mierda de pandemia como una normalidad reformada, pero es cierto que lo más importante es con quién compartes las anécdotas, con quién discutes las ideas y con quién elaboras los proyectos. Las musas de este editorial habitan en uno de esos hilos efervescentes de Twitter que después continúan en un más sosegado encuentro en los reservados del WhatsApp.

Procuro no caer en la tentación de equiparar la realidad tuitera con la de la calle. Los que nos paseamos por esa jungla digital no somos el reflejo de la realidad, pero tampoco somos unos extraterrestres. A veces creo que las redes sociales son como una sala de espejos cóncavos y convexos en los que la realidad se refleja. Es evidente que la deforman, pero no se la inventan. En la moderación está el truco para saber traducir esas imágenes y no creer que eres tan gordo o tan alto como pareces.

Veintidós mil es el número mágico en Twitter. Sirve para un roto y para un descosido. Nos agarramos a él para reivindicar nuestro potencial logístico y sanitario, para hacer ofertas y para ofendernos cuando nos las rechazan. Lo cierto es que ese veintidós mil es un número que viene de un modelo regulatorio que ya tiene unos años, y que en la sociedad actual ofrece ventajas e inconvenientes, y, al menos nosotros, deberíamos dedicar una parte de los esfuerzos a buscar fórmulas que lo mejoren. Reforzar sus valores y minimizar sus defectos. Sorprende la facilidad con que nos llenamos la boca con ese número y cómo lo manejamos como si fuera un todo homogéneo. Nos equivocamos de mucho cuando proponemos actuaciones con la premisa de esa falsa homogeneidad. El sector es muy diverso, diverso en capacidades y en objetivos. Es lógico que sea así, ya que se trata de establecimientos privados que además están limitados por una regulación. Definir proyectos que aglutinen a una gran mayoría, facilitar instrumentos comunes que los posibiliten y reflexionar profundamente si lo esencial es realmente el número debería ser nuestra obsesión. Un amigo en Twitter escribió: «Lo esencial lo es hasta que deja de serlo». Pues eso.

Valorar este artículo
(7 votos)
Francesc Pla Santamans

Farmacéutico comunitario. Director de El Farmacéutico

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las palabras nos acompañan, nos emocionan, nos enfurecen, nos alegran, nos llenan hasta que descubrimos que están vacías, entonces se convierten en un ruido monóto ...

Soy optimista por elección personal. Estoy convencida de que nuestro camino por la vida es una gran aventura que merece la pena protagonizar con ...

El ojo seco, las úlceras, la blefaritis, el orzuelo o la conjuntivitis son algunas de las patologías oftálmicas que se atienden con más frecuencia en la oficina de farmac ...

Eduardo Senante
Farmacéutico comunitario.
Farmacia Senante. Zaragoza (https://farmaciasenante.com/)

Vivimos en un ...

El cáñamo o marihuana, en latín Cannabis sativa, es una planta herbácea anual dioica hirsuta que puede alcanzar hasta los 3 m de altura. Los tricomas (pelos glandulares) ...

El embarazo constituye una etapa más en la vida de la mujer, durante la cual se producen cambios fisiológicos, hormonales y estructurales que pueden provocar síntomas o ser la b ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La D.O. Ribeiro es una de las cinco denominaciones de origen existentes en Galicia. Se ubica en el borde noroccidental de la provincia de Ourense y en las confluencias de los valles formados por los ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Cuenta Ovidio en Las metamorfosis que Apolo se burló de Eros por su costumbre de jugar con el arco y las flechas. Resentido, Eros tomó una con punta de diamante que incitaba a ...

No hay que poner grandes nombres a lo que hacemos. Si lo que hacemos está bien hecho, su designación se ennoblece por sí misma y su permanencia queda asegurada. Con el nombre de ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.