Publicidad

banner-lainco

Obra maestra y fórmula magistral

El concepto de obra maestra, que hoy se aplica sobre todo a las obras de arte, tiene su origen en los gremios artesanales de las ciudades y en el examen que los aprendices debían realizar ante las autoridades de su gremio. Los aprendices se formaban junto a un maestro que pertenecía al gremio y que enseñaba sus habilidades al aprendiz.

Éste no podía establecerse por su cuenta ni formar parte del gremio y disfrutar de sus privilegios y obligaciones hasta que superaba un examen en el que evidenciara haber sacado provecho de las enseñanzas, y que estaba capacitado para ejercer la profesión que había aprendido bajo la autoridad de su maestro. Este modelo es el que funcionó en las boticas hasta la época, en el siglo XIX, en que la farmacia pasó a ser facultad universitaria y dejó atrás sus conexiones gremiales, aunque siguió organizada en los gremios descendientes de los colegios de artesanos medievales. A partir de ese momento, desaparecieron el periodo de aprendizaje, el examen ante los maestros boticarios y la posterior inscripción en el colegio, y ésta se realizó mediante la expedición previa por parte del Estado del título de licenciado en farmacia, que capacitaba para el ejercicio profesional en todo el territorio nacional y permitía la libre colegiación en cualquiera de los colegios provinciales, modelo vigente en la actualidad.

Con la desaparición del periodo de aprendizaje artesanal, desapareció también el examen que, como en todos los gremios, consistía en la elaboración de una obra maestra, que de satisfacer a los maestros establecidos permitía al aprendiz convertirse a su vez en maestro, en el caso de la farmacia en «maestro boticario». Recibía ese nombre precisamente por haber sido capaz de elaborar una obra maestra, que cumplía todos los requisitos establecidos por su arte y que le permitía pasar de aprendiz en formación a maestro establecido, plenamente dueño de su arte. El zapatero hacía un zapato que era una obra maestra, el carpintero una pieza que también lo era a ojos de los expertos, y el boticario elaboraba una de las fórmulas más complejas y difíciles, que no podía llevarse a cabo si el aprendiz no demostraba su pericia. La obra maestra que los boticarios hacían el día de su examen era una fórmula elaborada por él mismo con maestría, es decir, una fórmula magistral, denominación que se extendió a todos los medicamentos de la época preindustrial y que sigue siendo el nombre legal de los preparados no industriales, elaborados por el farmacéutico de forma individualizada en su oficina.

En farmacia, la obra maestra era un medicamento, una fórmula farmacéutica, y esa obra maestra de la farmacia era la fórmula magistral cuya denominación se conserva todavía, no como antes para designar el medicamento concreto que elaboraba cada aprendiz el día que pasaba a convertirse en maestro, sino para dar nombre a todos los medicamentos elaborados por el farmacéutico en su oficina de forma individualizada a partir de una prescripción médica que indique las dosis de cada ingrediente, conservándose la indicación de que se haga «según arte», entendiendo por éste la habilidad con que cada aprendiz conseguía elaborar su obra maestra el día del examen. Para confeccionar la obra maestra que era el medicamento preparado el día del examen, no procedía dar ninguna indicación concreta sobre cómo superar las dificultades que planteaba; bastaba con indicar que se elaborase según el arte de cada aprendiz. Si el arte era el apropiado, elaboraba una obra maestra, la fórmula magistral con la que superaba el examen. Y si carecía del arte necesario, fracasaba, la fórmula no satisfacía a los examinadores y el aprendiz no lograba convertirse en maestro ni ejercer su arte, y, por supuesto, tampoco formar parte del gremio ni abrir una botica de su propiedad de la que sería el responsable.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.