Publicidad

banner-lainco

Censura de la belleza

Este verano apenas encuentro libros que me interesen, de modo que recurro a textos sobre mi afición favorita, la historia del arte. He leído libros sobre Dalí, Botticelli, Caravaggio, Miguel Ángel, Van Gogh, el Bronzino y Balthus.

Me ha sorprendido saber que este último –hoy en día considerado sospechoso de pederastia por sus abundantes retratos de púberes en posiciones insinuantes, muchas veces rodeadas de gatos– era un ferviente católico, y que consideraba ángeles a sus ninfas. Pero una segunda lectura deja de sorprenderme: el arte católico está impregnado de sensualidad y erotismo. Miguel Ángel pintó cuerpos viriles, desnudos, titánicos, cuerpos de atletas y culturistas. La Capilla Sixtina es una exhibición de desnudos donde la belleza del cuerpo sirve para cantar la magnificencia de la creación divina. Eran tiempos neoplatónicos: Dios había creado las formas perfectas, las ideas puras, y el mundo de las cosas, degradado, era elevado por el artista a la perfección sublime de la obra del Señor. Cristo, la Virgen, los santos y mártires, los apóstoles, todos debían ser bellos porque la belleza es uno de los atributos de la creación. Era ésa la función última del arte: transmutar la realidad, pasar del mundo vulgar de lo existente al mundo sublime de las formas puras y perfectas. Por eso en la Sixtina no hay un solo cuerpo que no sea bello, y esa belleza se expresa a través de la perfección y armonía de su cuerpo desnudo. Lejos de ofender a Dios, el cuerpo perfecto era un homenaje a su obra, pues Dios había creado un mundo bello, no el mundo vulgar y feo que todos conocemos. Más tarde, el catolicismo se hizo moralista, pudibundo, se escandalizó de la propia obra del creador y cubrió con ropajes los cuerpos, en especial los genitales dibujados con toda naturalidad por Miguel Ángel. El cuerpo desnudo pasó de testimoniar la grandeza de Dios a ser algo pecaminoso, prohibido, que debía ocultarse. La Creación fue considerada escandalosa en una regresión artística y moral sin precedentes: se censuró nada menos que la obra de Dios.

Cristo desnudo fue un tema habitual en Miguel Ángel. En la Basílica del Santo Spirito de Florencia se conserva un delicado Cristo crucificado, totalmente desnudo. Tan frecuente era representar desnudo a Cristo que, en 1514, se encargó a Miguel Ángel una escultura de Cristo de mármol, de tamaño natural, desnudo, con una cruz entre los brazos. La obra se puede admirar en Santa María Minerva de Roma, pero la estatua está afeada por un paño que tapa sus genitales. En Bassano Roma se encuentra la primera versión, abandonada porque en el mármol del rostro apareció una veta oscura. El Cristo de Bassano Roma es bellísimo y la perfección de su cuerpo manifiesta en su insuperable armonía que es el Hijo de Dios. Sigue como fue creado y abandonado por Miguel Ángel, con la veta oscura en el rostro y completamente desnudo, porque la obra estuvo extraviada durante mucho tiempo y eso la protegió: ningún pudibundo moralista pudo escandalizarse del cuerpo desnudo de Dios.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.