Publicidad

banner-lainco

El único soberano

Las sociedades cerradas permanecían impermeables a los cambios. Las gobernaba la gerontocracia, amparada en las costumbres y las tradiciones, a veces fruto de la revelación de los dioses, seres superiores, muchas veces terribles, a los que no era prudente incomodar. La historia está plagada de prohibiciones extrañas, tabúes sexuales, ritos cuyo origen se pierde en el pasado, que cumplían la función de reproducir un modelo social, premiar un comportamiento y desalentar otros.

Todo estaba rígidamente establecido, sancionado por una autoridad indiscutida que exhibía su poder sin pudor alguno. Los castigos físicos eran terribles, pero acaso lo eran más todavía los castigos morales, la expulsión del grupo, la soledad y orfandad, el desprecio, vagar sin rumbo, convertido en extranjero en todas partes, carente de cobijo. Pocos osaban enfrentarse a ese discurso monolítico, y quienes lo hacían eran tratados sin contemplaciones. Si no había rebeldes, el poder sabía inventarlos, bucear en la mente de los sospechosos, arrancar confesiones con torturas, exigir vergonzosas autocríticas, fomentar la delación y premiar a los delatores. El Santo Oficio y Stalin alcanzaron la perfección en esa modalidad de la historia universal de la infamia.

Cómo fue subvertido este orden pétreo e inflexible, nadie lo sabe. Unos lo atribuyen al cristianismo, otros al siglo de las luces o al marxismo, y no falta quien lo atribuye al individualismo y capitalismo o a la reforma protestante, factores todos ellos que supusieron la subversión del poder establecido y el reclamo de la soberanía individual. Y de repente, un día, surgieron las declaraciones de los derechos de los ciudadanos, y más tarde la de todos los seres humanos. Una lista de reclamaciones que hubieran hecho soltar una estentórea carcajada a los poderosos de antaño. Los huérfanos, los bastardos, los pobres, los airados, los desclasados, todos ellos unen sus fuerzas frente al poder, lo desafían y proclaman sus derechos, configuran un nuevo orden en el que todo debe ser subvertido, donde repetir lo antiguo carece de valor y de sentido. El artista contemporáneo es quizás el paradigma de esta nueva sociedad: está obligado a sorprender, a desafiar la tradición, a crearse un espacio propio, original, único, a subvertir el arte heredado, pues la ruptura con la filiación y el elogio de la orfandad es la principal característica de la nueva sociedad. Nada puede durar, cuanto es antiguo merece el mayor de los descréditos, lo nuevo, antaño denostado, vale hoy precisamente por ser nuevo, pero se desvaloriza pronto con el tiempo, al ser conocido y no suponer novedad alguna.

Antes los hombres duplicaban los valores heredados por sus padres y educadores, eran clones de sus antepasados, reproducían lo recibido a ser posible sin cambio alguno. Hoy eso parece el mayor de los despropósitos y todos quieren ser modernos, soberanos, progresistas. Según el nuevo modelo, quien no se indigna no existe, quien no reclama su soberanía es un reaccionario. Una sociedad de huérfanos airados, de bastardos que se han hecho con el poder, rechazando el papel secundario que la legitimidad antigua les atribuía. Existes porque estás indignado, vives porque alzas tu disconformidad, tu obligación es exhibir tu desacuerdo. Es un experimento social sin precedentes, lo que estaba antes arriba está ahora abajo. El pesimismo está prohibido, por ser atributo de los reaccionarios. El moderno, el hombre a la moda, el soberano, el progresista, es siempre optimista y está cargado de buenas intenciones. Una vida tan cargada de rituales, convencionalismos y obligaciones como la de los hombres del viejo orden, que aspiraba a clonar a sus ciudadanos, a producir copias idénticas a las anteriores. Algo aburrido y condenado al fracaso, como la historia ha demostrado. Mejor, mucho mejor, convertirse cada uno en el único soberano o, parafraseando al felpudo de Ikea, en el presidente de la república soberana de mi casa.

Valorar este artículo
(2 votos)
  • Modificado por última vez el Jueves, 20 Julio 2017 07:54
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace comentario Manuel Machuca Jueves, 27 Julio 2017 08:14 publicado por Manuel Machuca

    Muy buen artículo, Juan.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.