Publicidad

banner-lainco

El canto del cisne

Salvador Dalí, en uno de sus agudos escritos, reproduce un Picasso con los ojos desorbitados y la nariz desplazada y se pregunta: ¿de verdad es tan bueno? A continuación, reproduce una pintura de los academicistas franceses, nada menos que un Meissonier, uno de sus pintores favoritos, totalmente pasado de moda, y se pregunta: ¿de verdad es tan malo? Las cosas están cambiando, aunque no tanto como para que Meissonier reemplace en el favor del público y la crítica a Picasso, aunque en arte, como en todo, nunca se sabe.

Las vanguardias artísticas están agotadas, el público da la espalda a las exposiciones de arte contemporáneo y el Musée d'Orsay concede cada vez más espacio a simbolistas y academicistas. Gana terreno el arte contemporáneo neofigurativo, que en España tiene a Antonio López como referente obligado. Hay un cierto hartazgo de tanto Renoir, Manet, Monet, Degas, Van Gogh, reproducidos hasta la saciedad, convertidos en referencia canónica, en la nueva academia. La sobresaturación fatiga. El público anhela alguna novedad, otra cosa menos alabada y archisabida.
El consumidor del siglo XXI es caprichoso, exigente y un tanto displicente. Exige novedades, y gracias a las nuevas tecnologías se desvincula del canon impuesto por los críticos. Crea su propio canon: mi gusto contra el tuyo, es bueno lo que a mí me gusta. Y punto. Navega por donde le place, quiere hacer lo que se le antoja sin rendir cuentas a nadie y descubre que le gusta lo que muchas veces la crítica no bendice con su docto aplauso. Y por tanto prescinde de la crítica. Hay un cierto anarquismo en las nuevas tecnologías, que favorecen la vanidad, la comunicación y el exhibicionismo: éste soy y estoy haciendo esto porque me gusta. Vota a nuevos partidos políticos que sustituyen a los anquilosados partidos convencionales, grises y que producen hastío, se entusiasma con los nuevos líderes, aunque quizá por poco tiempo, disfruta con el arte que a él le complace, se construye su propio canon. En el mío tienen cada vez más cabida Odilon Redon, Gustave Moreau, Jean-Léon Gérôme, Henri Gervex, los prerrafaelitas, Van der Weyden, Alma-Tadema, Valloton y Bouguereau. Este último, muy representativo de las contradicciones morales del catolicismo y buen representante del sensualismo católico, experto en desnudos, vírgenes y martirios, tiene, con Ingres, el mayor número de carne desnuda femenina por metro cuadrado. Véase Les Oréades, su cuadro más desconcertante, con una pléyade de mujeres desnudas elevándose en el cielo en caprichosas posturas, contempladas por faunos de espaldas. Esa característica no le impidió pintar dos de las vírgenes más hermosas y serenas, ambas de toques bizantinos: la Virgen con los Ángeles, que se conserva en el Petit Palais de París, y la Virgen de la Consolación, con un bellísimo manto negro y una expresión a la vez serena y doliente, pintada en circunstancias familiares muy difíciles para el pintor, que había perdido recientemente a su hijo.
La Fundación Mapfre expone la sensual Virgen de la Consolación esta primavera, formando parte de la exposición «El canto del cisne», una recopilación de las mejores pinturas del salón academicista anterior a la insurgencia impresionista. Contemplo esos cuadros, todos ellos denostados hasta hace muy poco, ocultos en los almacenes de los museos, que casi se avergonzaban de haberlos adquirido hace tiempo, cuando esos pintores estaban de moda y alcanzaban altísimas cotizaciones; contemplo esos cuadros, algunos de los cuales rozan la perfección en su estilo, y me pregunto, con Dalí: ¿de verdad son tan malos? Y me respondo que son magníficos, y lo mismo parecen opinar los visitantes, algunos de ellos atónitos ante la belleza y el perfeccionismo de un estilo que les era desconocido y del que, si habían oído hablar, era en términos despectivos. ¿El canto del cisne o el resurgir del Ave Fénix? El tiempo lo dirá. Mientras, mejor admirarlos y disfrutarlos sin prejuicios.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.