Publicidad

banner-lainco

El futuro de la farmacia

El Farmacéutico cumple 30 años (¡felicidades!) y me solicita que mi colaboración trate el tema del futuro de la farmacia, es decir, si la farmacia tiene futuro y cuál. La primera reflexión que se me ocurre va en contra del pesimismo generalizado. En 2007 empezó un ciclo devastador que ha destruido empleo, empresas, ha borrado del mapa financiero cajas de ahorro que parecían muy sólidas y ha endeudado al Estado español de modo espectacular. Se ha revisado el cálculo de las pensiones, obviamente a la baja, los funcionarios y millones de trabajadores han perdido no sólo poder adquisitivo sino salario real, y se ha reducido el número de funcionarios. España ha estado al borde de la bancarrota y del impago, con la prima de riesgo por las nubes e intervenida de facto como resultado de las cuantiosas ayudas al sector financiero.

Muchos españoles han perdido su trabajo, su empresa, su casa, sus inversiones o ahorros, y algunos, no pocos, todo ello. En ese escenario, del que por suerte el país ya emerge para crecer y mejorar en todos sus indicadores, la farmacia, como modelo, ha permanecido incólume. Es verdad que las farmacias padecen impagos, cobran a destiempo y que algunas han cerrado, agobiadas por las deudas contraídas en la época de la burbuja, pero el modelo sigue como en 2007: las farmacias forman parte del sistema sanitario y están sometidas a la planificación sanitaria en función del número de habitantes y de la distancia, parámetros que no han cambiado; sólo los farmacéuticos pueden ser propietarios de una oficina de farmacia y no pueden serlo de más de una; todos los medicamentos, con y sin receta, se dispensan exclusivamente en las oficinas de farmacia.
El núcleo duro de la farmacia se ha mantenido sin un solo cambio a pesar del tsunami que casi devasta el país. Si la crisis iniciada en 2007 no ha afectado a la organización farmacéutica, cabe preguntarse qué es lo que puede modificarla y si la farmacia no es mucho más sólida y poderosa de lo que los agoreros pretenden, pues mientras que en España nada ha cambiado, la ordenación farmacéutica se ha modificado en muchos países europeos en perjuicio de los farmacéuticos. Y sin embargo, muchas cosas podrían cambiar, no como resultado de una crisis, puesto que no es previsible otra como la que hemos padecido, sino del crecimiento. Lo que no ha cambiado la crisis podría ser modificado por la prosperidad y por la obtención de mayores beneficios.
Cuando la crisis acabe definitivamente los farmacéuticos no se contentarán con haber sobrevivido, querrán ganar más y padecer menos agobios, y no veo cómo podrán hacerlo sin aumentar el tamaño y los servicios de las farmacias y reducir su número. Será necesario aumentar la facturación para obtener beneficios dignos con márgenes necesariamente reducidos y deberán reducirse gastos, de personal incluido, mediante el uso de los recursos tecnológicos, que hacen innecesaria la presencia física de cuanto puede ser resuelto por internet. Los farmacéuticos no deben contentarse con sobrevivir trabajando cada vez más y ganando menos, con descapitalizarse y sobrevivir gracias a una economía familiar, deberían ser más ambiciosos y aspirar a mayores beneficios y a convertirse en propietarios e inversores de farmacias potentes, óptimamente gestionadas, que se alejen de la economía de las microempresas, siempre al borde del colapso.
¿Tiene futuro la farmacia? Desde luego que sí, y espléndido, pero será tanto mejor cuanto más opte por la innovación, la imaginación y la inversión, y será menor si se opta por el inmovilismo, la mera supervivencia, los brindis al sol y el conformismo.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.