Publicidad

banner-lainco

Emociones simbólicas

Vivimos un mundo de paradojas. Pocas veces habrá habido una mayor disociación entre el discurso imperante, con su materialismo economicista, y la realidad y las expectativas de las personas, de cada proyecto individual. El siglo XVIII planteó la tradición como ignorancia, la religión como explotación, los símbolos como irracionalidad.

El siglo XIX remató la faena: Darwin, Freud, Comte construyeron un mundo positivista, basado en hechos, en el que paradójicamente la ciencia, tan limitada en cuanto afecta a la solución de los problemas existenciales del hombre, había de sacarnos del atolladero. Íbamos a ser, suena cómico, felices y científicos. Profetas de pobladas barbas prometieron construir una sociedad sin clases, estructurada científicamente, en la que cada uno aportaría según sus capacidades y recibiría según sus necesidades. Increíblemente, se los tomaron en serio. La forma de alcanzar el paraíso fue implantar una dictadura policial y el sistema se derrumbó como un castillo de naipes.
Otro profeta, éste con un bigote recortado y el brazo en alto, prometió erradicar el judeocristianismo, recuperar el paganismo, construir una sociedad de hombres fuertes, más allá del bien y del mal, reconstruir Europa bajo el mando de una Alemania regenerada. El sueño condujo al genocidio y a la barbarie.
Vivimos sin ritos, desnudados, indefensos ante una realidad que no comprendemos. Dependemos de cuanto hemos olvidado: el inconsciente colectivo, los símbolos comunes a la humanidad, el inconsciente individual, la historia psicológica de cada familia y clan, la infancia, los desaparecidos. El individualismo es una ensoñación: el yo no es más que la cristalización de los procesos colectivos que nos han codificado y marcado. Crece la infelicidad, el desconocimiento, los desórdenes amorosos, y se llenan las consultas de los terapeutas, desde los psicoanalistas a los sanadores alternativos.
Allí donde la sociedad está más industrializada e individualizada, más alejada de los ritos y desconectada de las emociones y los mitos, más crece el malestar y las terapias alternativas. Millones de personas van de terapeuta en terapeuta sin encontrar las causas de su malestar, con heridas que no se cierran ni cicatrizan, acosados por fantasmas, suplantada su personalidad, viviendo la vida de otros.
Parece una comedia, pero es un drama: el malestar de la cultura, la ceguera de una época que ha perdido el contacto con su sustrato, con las emociones simbólicas. Muere un ser querido, se le entierra, y a otra cosa, y se olvida que si no se efectúa el duelo simbólico ese ser seguirá allí, como fantasma, colonizándonos y enfermándonos. Todos estamos colonizados, parasitados. También por la razón, un mito que nos aleja de las emociones simbólicas, sin las que el equilibrio psicológico es imposible.

Valorar este artículo
(0 votos)

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.