Publicidad

banner-lainco
09 Junio 2011
El 2011 ha sido declarado Año Internacional de las Mujeres Científicas y coincide con el centenario del Premio Nobel de Química otorgado a Marie Curie, quien consiguió esa distinción en dos campos diferentes: Física en 1903 y Química en 1911. Como ella, mujeres alcanzaron cotas impensables a pesar de las barreras que impedían su acceso a la investigación científica y en contra de la opinión, a lo largo de la historia, de hombres notables e ilustres:
30 Mayo 2011
Dice Mario Bunge en su Filosofía política que en el relativismo la verdad es local, depende de la tribu y es, en consecuencia, múltiple. Es fácil, pues, entender el porqué resulta tan popular esta actitud: nos permite darle la razón a todo el mundo –y con ello caemos simpáticos a los que nos rodean– y además reducimos al mínimo nuestra exigencia de rigor intelectual. Con el relativismo llegamos a justificar cualquier fanatismo ideológico y, a poco que nos descuidemos, hasta aceptaremos –en un ejercicio de negligencia disfrazada de falsa tolerancia– la xenofobia, el racismo, la opresión, la tortura e incluso el genocidio. Ponga el lector los ejemplos pertinentes, que son muchos.
09 Mayo 2011
Constantemente tomamos decisiones sobre temas que afectan a nuestras vidas, pero solemos dedicar poco tiempo a reflexionar sobre nosotros mismos, sobre el futuro o el sentido de nuestra presencia en el mundo. Entre el trabajo diario, las obligaciones reales y las que nos inventamos, los ratos de ocio o de relax, las aficiones –el que las tenga o pueda disfrutarlas– y el que pasamos durmiendo, nuestro tiempo se va consumiendo, y la arena del reloj que tenemos asignado va gastándose poco a poco. Dedicamos la mayor parte de nuestro esfuerzo en sacar adelante a nuestras familias, pero ¿basta con eso?, ¿hacemos lo suficiente por los demás?, ¿somos solidarios?, ¿para qué vinimos al mundo y cuál es nuestra misión aquí?

Para mí, que siempre he sido una persona normal (ni fui estudiante brillante, ni destaqué en ningún deporte, ni soy siquiera un buen boticario), la solidaridad es una de las empresas más loables a que puede dedicar su tiempo el ser humano. Puede que piense así por las raíces cristianas de la formación recibida de mis mayores y por haber cursado el bachillerato en un colegio laico y tremendamente liberal. O quizá por el conjunto de ambas, la formación cristiana y la educación liberal, sin imposiciones de cruces ni espadas.

Según la tradición cristiana, que debería ser tenida en cuenta tanto por el creyente como por el que no lo es, el carnaval termina con la Cuaresma, un periodo especial de preparación que deberíamos aprovechar para volver a hacernos, y contestarnos, las preguntas anteriores. Para mí está claro: no hay nada más vacío, desde el punto de vista del ser racional, que la frivolidad de vivir siempre en carnaval.

El tiempo de Cuaresma, de preparación, culmina con la Semana Santa, fecha cumbre para el cristiano, aunque muchos puedan verla sólo como un periodo de vacaciones. Me gustaría invitarles a vivir estos días de manera diferente: in vivo, participando, si es su deseo, en lo que para la Humanidad suponen los hechos desencadenados tras la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret; o in vitro, sin participar en nada, desde la barrera, pero sin dejar escapar la oportunidad para analizar nuestro compromiso con la justicia social y nuestro comportamiento como seres humanos.

Hace algunos años, en 1998, tuve el honor de ser designado Pregonero de la Semana Santa de mi pueblo, la villa ducal de Osuna. Para mí, aquella invitación supuso un punto de inflexión; un antes y después. Había que estar a la altura de las circunstancias –posiblemente no la conozcan, pero Osuna es mucha Osuna–, e intenté prepararme para no defraudar las expectativas; leí a los grandes pensadores cristianos: San Francisco de Asís, Santa Catalina de Siena, San Juan Bosco, San Ignacio de Loyola, San Juan de la Cruz, Santa Teresa, y otros, contrastando la grandeza de su magisterio con lo atrevida que resulta la ignorancia de quienes hablan de oído y cooperan, aborregados, con conductas irreflexivas que, en nombre de la libertad de expresión y la laicidad del Estado, coaccionan la libertad de los que no piensan como ellos.

Enseñanzas como: «De Dios hay que hablar con fe, del prójimo con caridad y de uno mismo con humildad»; «Sólo la verdad os hará libres»; «Nunca hay que decir no me toca, sino voy yo»; «Lee y conducirás, no leas y serás conducido»; «Enseñar y predicar más con los hechos que con las palabras»; «Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible, y de repente estarás haciendo lo imposible»... son todas ellas máximas útiles para cualquiera, máximas que rezuman sentido común y que nos invitan a mejorar como personas.

La Semana Santa ha cambiado mucho a lo largo del tiempo, pero no estamos ante el solsticio de primavera ni en el periodo vacacional entre el primer y el segundo trimestres, eufemismos empleados por mediocres intelectuales para ser diferentes y ganar notoriedad. Nos encontramos recordando la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Alguien que, según las Escrituras, pasó su corta vida curando, perdonando y ayudando a los demás.

Piénsenlo. Y, si les apetece, reflexionen sobre el papel que nos corresponde a cada uno en el momento que vivimos. Posiblemente encuentren que la solidaridad es una de las razones por las que merece la pena vivir alejado de la frivolidad perpetua del carnaval.

12 Abril 2011
Ha llegado el momento. Las calles farmacéuticas respiran un bullicio y una responsabilidad especiales, pero la tensión no se transparenta en las órbitas oculares de los candidatos. Las urnas van calentando motores, aunque no demasiado porque, de otra forma, se correría el grave riesgo de chamuscar las papeletas.
25 Febrero 2011
Puede que sea un sueño: lo sé, pero no me importa.

Ando con mi escaso babi a rayas blancas y rojas por la plaza de Tetuán. Trato de jugar al fútbol sin conseguirlo. Me disfrazo de cabo Rusty, pero los perros no terminan de convencerme; para ser totalmente sincero, y aún en el sueño, son animales que me dan miedo aunque lleguen a llamarse Rin Tin Tin.

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.