Publicidad

banner-bephantol

Publicidad

banner-ontex-mascarillas
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2935

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 2932

La felicidad

Este artículo no es un manual para alcanzar la felicidad. Hasta la fecha, no se han descrito efectos secundarios tras su lectura. Puede leerse tantas veces como se considere necesario. Ante cualquier duda, consulte con su ser interior.

La felicidad se asocia a un estado emocional positivo para la persona. Sin embargo, se trata de un estado de ánimo subjetivo. Lo que para unos es motivo de felicidad, para otros puede no significar apenas nada. Es posible ayudar a alguien a alcanzar su felicidad, pero no puedes prestarle la tuya.

La felicidad es muy personal y, además, evoluciona con la persona a lo largo de la vida. Sería prácticamente imposible listar todas las felicidades existentes, pero sí podría intentarse con los caminos que han de llevar hasta ellas. Más allá de debates filosóficos, podría existir una felicidad conformista (como la de Tolstói, que consiste en saber apreciar lo que uno tiene sin desear en exceso lo que no se tiene), una adaptativa (como la de Sartre, que consiste en querer lo que uno hace y no en hacer lo que uno quiere), una felicidad triunfadora (la del que no se rinde, aquella que se alcanza cuando uno consigue algo perseguido con ahínco), una felicidad ilusoria (aquella que la persona quiere autoconvencerse que tiene, aunque en el fondo sabe que no es así), etcétera. Albert Camus decía que «puede que lo que hacemos no traiga siempre la felicidad, pero si no hacemos nada, no habrá felicidad». Y en el fondo tal vez ahí esté una de las claves, que la felicidad sea más un camino que un fin. Y que se alcance esa ansiada felicidad «absoluta» a base de instantes fugaces que se concatenan.

En el fondo, puede que no importe cuál sea el camino escogido para llegar a nuestro estado de felicidad. Lo verdaderamente importante es ir a buscarla. Y en ese camino encontraremos de todo: tristeza, alegría, fracaso, amor, odio… Y también felicidad. Pero lo importante es avanzar decididos hacia nuestra meta sin miedo al fracaso. Si te caes siete veces, levántate ocho, reza un proverbio chino.

Para recorrer estos caminos, los niños nacen con un gran don: no tienen miedo a equivocarse. Y eso les permite aprender, probar, inventar o experimentar con más intensidad que los adultos. Tal vez por eso los niños son mucho más felices. Luego el sistema educativo les enseña que equivocarse no es bueno, penaliza el error y les marca unos caminos comunes que ya siguen todos los individuos de la sociedad. La sociedad enseña a sus nuevos miembros a elegir entre los caminos preestablecidos, pero no a construir el suyo propio. Sin embargo, los grandes avances de la Humanidad los han llevado a cabo personas que decidieron construir su propio camino.

Tal vez la capacidad de ser felices de los adultos resida en la capacidad de haber retenido esa parte de la inocencia de nuestra infancia. Escuché en una charla la anécdota de una niña que dibujaba en clase. El profesor le preguntó que qué estaba dibujando, y ella respondió que a Dios. «Pero nadie sabe cómo es Dios», respondió el profesor (como queriéndole decir que sin un modelo de referencia no podría hacerlo bien). Pero la niña no dejó de dibujar. Miró al profesor y le respondió que, entonces, todos «sabrían cómo era Dios en unos minutos». Ella perseveró. Era feliz dibujando. ¿Dibujó a Dios? Quién sabe. Pero probablemente fue feliz mientras dibujaba.

Entonces, ¿la felicidad es no tener miedo a equivocarse? ¿Así de simple es ser feliz? Tal vez la respuesta a ambas preguntas sea sí, aunque lo verdaderamente difícil sea conseguir ser así de simple.

Valorar este artículo
(28 votos)
  • Modificado por última vez el Lunes, 07 Marzo 2016 08:05
  • 1 comentario

1 comentario

  • Enlace comentario Lourdes Barragán Agorreta Viernes, 18 Marzo 2016 20:59 publicado por Lourdes Barragán Agorreta

    Qué sencillo parece todo dicho de esta manera. Gracias por el artículo

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

¿Qué misterios esconden este par de series de cifras? Seguro que muchos de vosotros, queridos lectores, lo habréis adivinado. La primera es el precio medio de la receta financia ...

«Había ganas de votar y, sobre todo, ganas de que en el Colegio se produjera un relevo con la entrada de un nuevo equipo». Así explica Paula Payá la alta par ...

Jaime Acosta Gómez se licenció en Farmacia por la Universidad Complutense en 1998. Una de sus primeras decisiones al acabar la licenciatura ya fijó su carácter profesiona ...

Actualmente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el deterioro articular es una de las diez enfermedades más discapacitantes a escala mundial y el tercer problema de ...

Según describe el profesor José María Pajares en su magnífico artículo «La historia de la úlcera péptica: ¿hemos llegado al final?» ...

Desde tiempos inmemoriales, las uñas han sido un elemento ornamental clave en el embellecimiento personal. Tanto es así que cuentan que la mismísima Cleopatra tenía reser ...

Tras el parto comienza una nueva etapa en la que la mujer se recuperará de los cambios fisiológicos ocurridos durante el embarazo y, además, deberá adaptarse a la nueva v ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Bullas es una denominación de origen cuya zona de producción se encuentra situada en el noroeste de la provincia de Murcia. La componen terrenos ubicados en los municipios de Bullas, C ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

No, no es mi intención elucubrar acerca de las propiedades de las diferentes formas de inmunizarnos frente a la dichosa COVID-19. Cuando aparezca el artículo quizá ya estemos va ...

El hombre del saco es la representación del miedo en la infancia. «No te vayas con extraños, no hables con desconocidos, cuidado, cuidado...» Existe. Embaucadores de ni&nti ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.