Venenos en la Historia

  • 29 Julio 2014
  • Beatriz Aznar Laroque

Desde siempre, el hombre ha conocido la toxicidad de algunas plantas, y también desde muy antiguo usó lo aprendido para sus propios intereses.

Lo saben muy bien los arqueólogos, pues entre los tesoros de sus yacimientos es fácil encontrar restos de posibles medicamentos, de venenos en flechas, armas y arpones, usados para cazar y con fines guerreros. Tan antiguo es, que Homero, en su monumental obra, nos insinúa que Ulises impregnaba sus flechas con veneno, y describe que de sus víctimas manaba sangre negra.
Los celtas utilizaban un letal compuesto de semillas de tejo en sus armas, y cuando los españoles llegaron al nuevo mundo, hallaron una sustancia muy apreciada y valiosa, el curare, que les servía tanto para curar como para matar. La conocían y usaban desde siempre y sus ingredientes fueron secretos durante mucho tiempo. Hoy se sabe que además de emplear los alcaloides de menispermáceas (tubocurarina) y de algunas especies de Strycnos (estricnina), lo mezclan con raíces de plantas venenosas que varían según su localización geográfica, incluso con venenos de serpiente. Imposible saber una única composición.
Roma extendió la costumbre de liquidar a sus enemigos mezclando venenos en comidas y bebidas. Durante la Edad Media las apotecas, abiertas al público, se surtieron de sustancias mortales, los medicamentos se emplearon para asesinar. Era cuestión de dosis.
El arsénico siempre dio mucho juego, se relanzó en el siglo XIII cuando San Alberto lo obtuvo en estado libre. Históricamente se empleó como medicamento, esencial para la vida y venenoso a dosis altas. Pero fue en el Renacimiento cuando, no sabemos muy bien por qué, llegan el auge de los hechizos, las brujerías, y el momento cumbre de los envenenamientos.
Los Borgia resolvían sus problemas políticos y familiares con la Cantarella. Era arsénico con un aspecto parecido al azúcar. Medicis, Borgias, Orsinis, Esforza... murieron por la acción de la Cantarella.
Entre la verdad y la leyenda de una Lucrecia Borgia, malvada o inocente (actualmente se busca rehabilitar su memoria), está la historia de su famoso anillo, una preciosa joya en forma de cápsula donde se escondía aquel falso azúcar. Era fácil abrirlo y verterlo en la copa del desgraciado elegido.
La maldad también evoluciona. Las sustancias radiactivas han conseguido en el siglo XX la perfección para matar. Aquellos estudiantes de La Sorbona que se preguntaban quién sería aquella polaca rubia y tímida sin más amigos que los libros, con el tiempo se quedarían asombrados de su trayectoria. Marie Curie trabajó, en muy precarias condiciones, en los misterios de la radiactividad, y el esfuerzo le provocó lesiones en las manos... y una leucemia.
Tras eliminar el uranio y el radio de la pechblenda, esta incluso era más radiactiva que los dos elementos juntos. ¿Sería posible que en la pechblenda hubiera otro elemento más radiactivo que el uranio? Sí, fue posible. Lo llamó polonio en honor a su patria.
Y con polonio asesinan los servicios secretos de algunos países. Siempre en nombre de la justicia y de ideas políticas. Litvinenko y Yaser Arafat fueron, presuntamente, dos de las victimas de la nueva arma para matar. No había sido ésa la intención de Marie Curie.

Valorar este artículo
(0 votos)

Beatriz Aznar Laroque

Miembro de AEFLA

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

«Las plagas, en efecto, son una cosa común, pero es difícil creer en las plagas cuando las ve uno caer sobre su cabeza.»
A. Camus

...

Sin prisas, pero con una gran constancia, Pilar Gascón se ha hecho un hueco importante en el mundo farmacéutico. Primero como farmacéutica comunitaria, pero al mismo tiempo tamb ...

Los farmacéuticos/as constituyen «la otra primera línea» de la batalla contra la covid-19, en la que no quedan al margen del ...

El sector farmacéutico ha demostrado su papel fundamental en la pandemia causada por el coronavirus. Los diferentes eslabones del sector –Farmaindustr ...

Después de dos meses de aislamiento en España y desde que Farmamundi activara su protocolo de emergencias el pasado mes de febrero, la ONG, con más de 25 años de experien ...

La actual crisis como consecuencia de la pandemia originada por el virus SARS-CoV-2 está teniendo unas consecuencias extraordinariamente graves tanto a nivel sanitario como económico y ...

El glutatión en la infección vírica1
El glutatión (GSH) es el principal antioxidante de las c&eacut ...

Imprescindibles en verano 2020

Mireia Ripoll Batlló y Joaquín Braun Vives,
Profesión

Tras los excelentes presagios que acompañaban el inicio de 2020, el inesperado estancamiento que ha supuesto la pandemia de la COVID-19 nos impele a encarar, enfundados de ilusión, el ...

Ácidos grasos omega-3

Ave Mari Aburto, Elena Castiella,
Profesión

Los ácidos grasos omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, con un grupo carboxilo en un extremo (terminal alfa) y un grupo metilo en el otro (terminal omega). La nome ...

En el día a día del farmacéutico el dolor es uno de los principales motivos de consulta, y debemos saber indicar al paciente qué tipo de solución es la mejor para ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

El sekt es un vino espumoso poco conocido que está avanzando a pasos agigantados. La mayoría de los vinos alemanes o austríacos sekt se elaboran utilizando el método del ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Escribo este artículo a principios del mes de abril, cuando España ha alcanzado la tristísima cifra de trece mil muertes causadas por la COVID-19. Nadie sabe a ciencia cierta, a ...

Benito Pérez Galdós es un canario tan ligado a Madrid, que se le considera el autor clave para conocer la vida y los personajes del Madrid del siglo XIX. Tanto, que Del Valle-Incl&aacu ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.