Publicidad

banner-lainco

Lou Reed

  • 19 Diciembre 2013
  • Juan de Dios Jódar Pereña

Acabo de leer la noticia: ha muerto Lou Reed en su casa de Nueva York, la ciudad donde nació y a la que dedicó muchas de sus canciones. Su disco New York fue uno de los últimos vinilos que compré; después vendrían los CD, antes de que la música se volviera algo intangible que puede viajar del ordenador al teléfono, al equipo de música, a la tableta o al «radiocasete» del coche (es curioso que sigamos llamándolo así) sin una referencia física, una portada o un soporte con los que identificarla.

Los comentarios que vierten los lectores de los medios digitales me hacen recordar la imagen que me transmitía un amigo de los años en que Lou Reed caminaba por el lado salvaje de la vida: ayudado por dos personas para llegar hasta el micrófono, tuvieron que sentarlo en una silla de la que también se caía y, aun así, el público salió encantado del concierto. Claro que muchos de ellos iban tan «puestos» como él. Esto sucedía en España cuando yo era aún un adolescente que casi no había oído hablar de la Velvet Underground, del punk o el glam.
Después llegaron los ochenta con su movida madrileña, y también con la periférica de Vigo o Barcelona, con las radio fórmulas y las madrugadas de Radio 3, con la new wave y el Britt-pop, y también con el punk anglosajón de la década anterior que llegaba con retraso al gran público español.
Puse casi tanto empeño en empaparme de todo aquello como en asimilar lo que me explicaban en nuestra nueva facultad. ¿Qué tiene de extraño? Me pilló recién estrenada la mayoría de edad, fuera del entorno familiar y envuelto en el ambiente en continua ebullición de Salamanca. Allí fui con el bueno de Chema, que sabía de esto infinitamente más que yo, a ver a Radio Futura, a punto de sacar un nuevo disco con el que intentar hacer olvidar la «moda juvenil».
Aunque parezca mentira, Lou Reed murió a los setenta y un años. Como él mismo reconoció, que hubiera llegado a esa edad era un milagro que tenía que agradecer al progreso de la medicina. Y es que en sus canciones había más referencias a los estupefacientes que en una clase de Farma (don Luis, perdóneme la exageración). Afortunadamente, mi padre era incapaz de entender las letras de esas canciones que salían de mi habitación, y que él calificaba sistemáticamente como ruido.
¿Un mal ejemplo para la juventud? Desde luego no era bueno, pero creo que los equivocados son los que esperan y exigen que los cantantes, futbolistas o actores sean buenos ejemplos para sus hijos. Ese papel deberían jugarlo científicos, filósofos, sacerdotes y, desde luego, los padres. Y, por supuesto, a quien deberíamos exigírselo es a los políticos.
Recuerdo que, hace muchos años, escuchando Romeo had Juliette en un bar, una amiga me dijo: «pero si no canta». Y era cierto, recitaba más que cantaba. Y eso es lo que yo esperaba del gran Lou, que escribiera poemas desgarradores acompañados de músicas que recorrían el espectro que va de la melodía al metal, no que fuera un «ejemplo a seguir».
Acabo de escuchar su Sword of Damocles. La espada de Damocles que tenía sobre su cabeza ha caído, cuando ya hacía mucho que no jugaba a la ruleta rusa con «su esposa» la heroína, pero la muerte, a la que persiguió durante tantos años, siempre te acaba alcanzando. Descansa en paz, rock´n´roll animal.

Valorar este artículo
(19 votos)
  • Modificado por última vez el Jueves, 19 Diciembre 2013 14:26
  • 1 comentario

Juan de Dios Jódar Pereña

Miembro de AEFLA

1 comentario

  • Enlace comentario  Nines Sábado, 21 Diciembre 2013 16:57 publicado por Nines

    Como siempre , el autor es tan genial como lou reed . Y además , lo tenemos con nosotros . Su amistad me hace más grande . Gracias , Juande , el hombre que llegó del Renacimiento para sacar una sonrisa incluso en los momentos tensos . Feliz año 2014.

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

El siglo pasado parece lejos, ¿no? Y aún más en estos tiempos en que, aunque nos digan que nada ha cambiado en lo que se refiere a su medida, lo que realmente percibimos es que ...

Carmen Peña finaliza esta entrevista con una frase que la retrata muy bien: «Yo creo –dice– que ese concepto de mirar al futuro, pero siempre con mucha información de ...

Macarena Pérez no le robó el novio adolescente a su compañera de habitación en el colegio donde estudiaba, pero ese chico fue su primer contacto con su profesión a ...

Se define la diarrea como cualquier variación significativa de las características de las deposiciones respecto al patrón habitual previo del paciente, tanto en lo que se refier ...

El cabello es una de las señas más fuertes de la identidad de una persona y cuando éste es saludable es, además, un símbolo de juventud y vitalidad. En este sentid ...

El ojo seco es una enfermedad crónica y compleja, en la que intervienen múltiples factores, que debe abarcarse desde distintos ángulos. Afecta a la superficie ocular, a la conju ...

En el anterior artículo de esta serie (El Farmacéutico n.º 589, págs. 40-42) llamábamos la atención so ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

Aunque estamos muy acostumbrados a la Rioja española, en el mundo del vino existe la que muchos llaman la «otra» Rioja. La provincia de La Rioja se encuentra en el noroeste de Arg ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Este oxímoron surgido durante la pandemia nos trae de cabeza a todos los habitantes del planeta. A los farmacéuticos también, por supuesto, porque nada hay más desconcert ...

Las epidemias nos han acompañado a lo largo de la historia. Si nos ceñimos al siglo XIX, 6 pandemias en sucesión acabaron con la vida de millones de personas en los cinco contin ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.