Publicidad

banner-lainco

El cristal roto

  • 26 Julio 2012
  • Manuel Pérez Fernández
En los últimos tiempos se habla de la «teoría del cristal roto» aplicada a diferentes campos sociales: político, económico, religioso, educativo, etc.
La mencionada teoría viene a decir más o menos así: «Si no reparamos con celeridad el cristal roto de la ventana de una casa, se irán rompiendo uno tras otro hasta la completa ruina de la casa». Paseando un atardecer por Sevilla («La Ciudad de la Gracia» de José María Izquierdo), pude contemplar atónito casas antaño espectaculares que son ruinas hogaño, así como otras en las que empiezan a aparecer los primeros cristales rotos.

A lo largo de la vida, consciente o inconscientemente, dejamos pasar situaciones que nos afectan sin darles la verdadera importancia que tienen (el primer cristal roto); seguidamente, por inercia, permitimos que esas situaciones se vayan repitiendo una vez tras otra, hasta verlas casi normales (los siguientes cristales rotos), y cuando queremos reaccionar, decir basta ya, es tarde (la ruina de la casa se ha hecho realidad). Además, y para completar el cuadro, a veces alguien da una patada a la puerta y entran en ella los famosos «ocupas» (identificables en nuestro ejemplo con ideas con las que estamos en completo desacuerdo o situaciones con las que discrepamos abiertamente, pero que consintiéndolas van a cambiar sustancialmente la fisonomía y el uso para el que fue construida la casa).

Ejemplos similares a estos los encontramos en todos los ámbitos de la vida. He vivido de cerca, en mi labor como farmacéutico, la suerte de familias ejemplares en otro tiempo y hoy rotas por la droga, y niños que pesábamos de pequeños echados completamente a perder. Por otro lado, contemplamos estupefactos cómo determinadas situaciones de ilegalidad y abuso social se solventan impunemente, bien por prescripción, por artilugios procesales o porque llegan tarde las modificaciones legales necesarias.

La violencia callejera desbocada aparejada al 15-M, los ERES fraudulentos, el enchufismo, la malversación de fondos, las comisiones ilegales, el nepotismo, la gestión ruinosa de los bienes públicos, la irresponsabilidad política y la persistencia en el error, los ataques a la Iglesia católica, la falta de respeto a los símbolos estatales (presencia de banderas anticonstitucionales en manifestaciones y ausencia de las constitucionales en edificios públicos), la frivolidad y la permisividad mal entendida, etc., son ejemplos que pueden servir para ilustrar la «teoría del cristal roto». «Alguien» –e inclúyase en ese «alguien» por orden de responsabilidad a la clase política que nos ha estado gobernando, a la Administración y a toda la sociedad– percibió el primer cristal roto en cada caso, y no tuvo reparos en consentirlo, o los arrestos suficientes para repararlo urgentemente. Por eso vinieron otros... hasta que se ha llegado, de nuevo, en España, a la ruina moral y ética de buena parte del edificio social, que ha llevado directamente al paro a millones de personas y a muchas de ellas a vivir sin perspectivas de futuro.

Hace unos años, y lo he vivido en primera persona en mi propia casa, los tratos se cerraban con un apretón de manos y una señal en metálico o un cheque al portador. Hoy ya no valen, en según qué casos, ni los contratos, ni los cheques, ni los pagarés, e incluso la palabra no tiene valor alguno.

Valorar este artículo
(1 Votar)

Manuel Pérez Fernández

AEFLA. Presidente del Real e Ilustre Colegio de Farmacéuticos de Sevilla

Más en esta categoría: « ¿Vender sangre? 99 euros »

Dejar un comentario

En el último número de la revista...

Los cajones olvidados, como la memoria, van acumulando polvo. La memoria va superponiendo estratos, uno encima de otro. Pero incluso los más antiguos siguen allí. A veces por olvido, y ...

«Toda noche, por larga y sombría que parezca, tiene su amanecer»
Macbeth

...

Margarita López-Acosta piensa que se debe seguir trabajando para lograr que exista «un balance de género real que permita que cualquier persona, sea hombre o mujer, pueda desarro ...

Ana Teresa Jódar Pereña se licenció en Farmacia por la Universidad de Salamanca y en la Isabel I de Burgos en Nutrición. Posee un máster en atención farmac& ...

Las infecciones no complicadas de las vías urinarias (cistitis) constituyen, después de las respiratorias, el segundo grupo en importancia de infecciones extrahospitalarias, y son una ...

¿Has oído hablar alguna vez de la relación entre el cerebro y el intestino? Existe un vínculo entre ambos: la microbiota o flora intestinal1. La microbiota se ...

Nuestra microbiota
La microbiota autóctona es esencial para los seres vivos. La relación que mantenemos con ella es habitual ...

En la serie de tres artículos que se inicia con el presente repasaremos numerosos aspectos relacionados con el volumen de existencias obrantes e ...

«Consulta de gestión patrimonial» es una sección dedicada a contestar preguntas que el farmacéutico se plantea diariamente sobre la gestión de su patrimonio.< ...

La versatilidad de un vino a veces es muy difícil de encontrar. Entendemos esta versatilidad como la capacidad del vino para combinar y maridar con un sinfín de platos y poder ser cons ...

Selección de las últimas novedades literarias.

...

Durante siglos, pensadores y políticos buscaron principios firmes y sólidos: la historia como una roca, el hombre como una esfera que se llenaba de contenidos que transmitía de ...

Cuando comienza a escribir estas líneas, el farmacéutico no sabe muy bien qué es lo que quiere contar. No es titular de una farmacia, no trabaja en un hospital ni en una f&aacut ...

 

Revista El Farmacéutico

El Farmacéutico

La revista El Farmacéutico y su web son un producto de Ediciones Mayo, S.A. dedicado a la formación e información de los profesionales farmacéuticos. Los contenidos de la revista y la web requieren de una formación especializada para su correcta interpretación. En ningún caso la información proporcionada por El Farmacéutico reemplazará la relación de los profesionales farmacéuticos con los pacientes.